Motivan a contar historias de mujeres que inspiran | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Motivan a contar historias de mujeres que inspiran

A través de un taller, cerca de 30 menores se iniciaron en la radio, guiadas por la productora Cecilia González Landín y los talleristas Michelle Pérez Lazcano y Daniel Sandoval Valenzuela


Motivan a contar historias de mujeres que inspiran | El Imparcial de Oaxaca

Con el interés de retribuir, de compartir y de impulsar a las niñas, la productora Cecilia González Landín desarrolló en el estado de Oaxaca el primer taller de radio “Desde mi comunidad, historias de mujeres que inspiran”.

Apoyada en sus compañeros Ana Michelle Pérez Lazcano y Daniel Sandoval Valenzuela, la también tallerista desarrolló varias sesiones entre julio y agosto en los municipios de Ejutla de Crespo, Capulálpam de Méndez y Oaxaca de Juárez. En estas, hubo capacitación sobre qué es la radio, sus procesos, formatos y géneros, además de guiarlas para hacer las entrevistas.

En estas comunidades se reunieron más de 20 menores de entre siete y 13 años de edad, de las localidades sedes y aledañas, quienes en cada sesión conocieron y entrevistaron a mujeres de diversos ámbitos, pero cuya labor es esencial en estos sitios y el país.

A partir de ello no solo conocieron las historias de vida, logros y obstáculos de mujeres de su comunidad sino que se inspiraron en el quehacer de estas en ámbitos como la gastronomía, la cultura, el periodismo, la arquitectura, activismo, medicina tradicional, entre otros.

El taller es resultado de un proyecto que se gestó desde hace dos años, recuerda la productora, quien junto a su equipo buscó y consiguió el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). Elegir al estado de Oaxaca como sede, señala, es por su vinculación con la entidad, pues ha dado talleres en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

Se pensó como un proyecto dedicado a niñas “por la situación de la brecha de género y de la falta de acceso a las mujeres, sobre todo las niñas, a los medios de comunicación”, explica González Landín en entrevista. Además de remarcar que aunque parte del resultado es una serie de cápsulas radiofónicas del mismo nombre, lo primordial es el proceso, mediante el cual se detonaron o reforzaron la confianza y seguridad de las niñas.

La iniciativa se desarrolló también con el respaldo de enlaces en cada municipio, con quienes Daniel y Michelle buscaron a las mujeres a entrevistar por las participantes del taller.

Se trató, dice Cecilia, de un trabajo colectivo al que se sumaron Tomás Ramírez, en Ejutla de Crespo, en donde la sede fue la estación Ejuteca Radio; José Luis Pérez Cruz, en Oaxaca de Juárez, a través la plataforma Santa Cultura, y Arcelia García (de la Alianza de Mujeres Indígenas y Afrodescendientes) en Capulálpam de Méndez.

SOBRE EL TALLER

El taller “Desde mi comunidad, historias de mujeres que inspiran” es una iniciativa que se pretende llevar a más estados del país, como una manera de compartir la pasión por hacer radio y de esta manera motivar y empoderar a la niñez.

En el marco de los 100 años de la llegada de la radio a México, González remarca  que aunque los cambios tecnológicos han motivado otras plataformas de escuchar, la manera de hacer radio no ha cambiado, entendida esta como un ejercicio de equipo y colaborativo.

“Me parece importante que lo que implica hacer radio, los formatos radiofónicos, la locución, los elementos sonoros, el lenguaje, estén presentes”, subraya González, al tiempo de aclarar que “emitir mensajes es muy fácil, hacer radio es un reto”.

En la ciudad de Oaxaca, la sede del taller fue el domicilio de Santa Cultura, cuyo productor y conductor, José Luis Pérez Cruz, considera que el taller ha forjado a “niñas más fuertes, que tenían ganas de decir cosas”.

También ha servido para propiciar “lazos de identidad entre las nuevas generaciones con historias de mujeres que vale la pena conocer” y valorar las contribuciones diarias de personas cuya labor puede parecer cotidiana, pero que encierran una “historia muy fuerte”.