Las empresas culturales enfrentan futuro incierto | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Las empresas culturales enfrentan futuro incierto

La gratuidad de contenidos implica un doble filo; Hugo Canseco, fundador de Córdoba Lab, aplaude los beneficios al público, pero no se muestra tan optimista al pensar en creadores y espacios artísticos y culturales.


Las empresas culturales  enfrentan futuro incierto | El Imparcial de Oaxaca
El regreso a la nueva normalidad se vislumbra incierto en el ámbito cultural.

Películas gratis por tiempo limitado o permanente, conciertos por internet sin pago alguno pululan por las redes sociales e internet. A veces, las ofertas son de parte de entes gubernamentales o generadas por creadores que han recibido una beca, aunque también hay casos de quienes las comparten sin pago de por medio.

Exposición del mes de agosto del año pasado.

“Muchas cosas se están yendo a lo digital y la verdad no sé qué tan viable sea porque todo mundo está viendo cosas gratis”, suelta Hugo Canseco, fundador y director de la galería y estudio Córdoba Lab frente a la avalancha de contenidos libres o gratuitos dada en tiempos de cuarentena por el Covid-19.

En los últimos dos meses, y junto al llamado al aislamiento social, al de no salir de casa para evitar contagios, algunos gobiernos, artistas y espacios han acudido a las redes sociales e internet para mantener el contacto con sus públicos o llegar a nuevos. Ha sido, en primera instancia, una estrategia temporal, mientras se vuelve a la ahora llamada nueva normalidad. Pero a la vez un planteamiento de que las dinámicas en el arte y la cultura deban cambiar.

UN ARMA DE DOBLE FILO

En tanto, la gratuidad de contenidos se ha vuelto un arma de doble filo. “Está padre que la gente se esté dando cuenta de que puede tomar un taller en línea y aprender carpintería, acuarelas o dibujar en internet”, reflexiona Canseco. Quién sabe qué tan redituable sea esto en el futuro para creadores o espacios en Oaxaca, dice. “Tengo dudas de a dónde pueda llegar todo esto”, expone quien está al frente de un espacio que junto a exposiciones ha desarrollado residencias y talleres.

Una de las últimas exposiciones en febrero pasado.

Hace casi dos meses, tras el inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia, Hugo lanzó una carta en Change.org para exponer la incertidumbre económica de artistas, espacios independientes y gestores culturales frente a la suspensión de actividades.

El documento iba dirigido no sólo a los tres órdenes de gobiernos sino a la comunidad artística y cultural del estado. Y no se quedaba en la exposición de problemáticas o el llamado a las autoridades gubernamentales para atenderlas. La acompañaba una serie de propuestas y directorio cultural para unir a la iniciativa privada, el turismo, los espacios y creadores y a los gobiernos. La intención: reactivar la economía de todos los involucrados, tanto creadores como empresas culturales y de otros ramos y la misma autoridad.

Muestra realizada en septiembre del año pasado.

Las respuestas u opiniones, cuenta Canseco, fueron varias y diversas de parte de gestores culturales y artistas. Aunque con la autoridad estatal no se logró el acercamiento a causa del entonces recién cambio en la titularidad de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Seculta.

OTRAS ESTRATEGIAS

Con llamado que al menos en lo gubernamental quedó en el vacío, Hugo optó por enfocarse en mantener a flote a su galería y estudio de fotografía y artes visuales. Así es como desde hace un par de semanas emprendió una tienda en línea en colaboración con otros artistas. Y con ellos apoyar al menos a seis familias involucradas en el espacio artístico. A esta tienda se han sumado las membresías o tarjetas de regalo para adquirir un producto o servicio ahora o en cuanto se transite a la nueva normalidad.

Las ventas, reconoce, no han sido tantas hasta ahora, pero al menos representan un aliciente y confort para la empresa e involucrados. Del futuro próximo, Canseco dice que aún desconoce las dinámicas a seguir en espacios como el suyo. “Van a tener que seguir con la higiene, la sana distancia y ver cómo afrontamos o cómo se va a percibir el arte. No sé cómo van a ser los eventos, si vamos a dejar pasar de cinco en cinco personas. No sé. Creo que hay mucha incertidumbre”.

En las calles de la ciudad de Oaxaca, al igual que varios comercios, varios espacios culturales permanecen cerrados: museos, galerías, talleres de gráfica y salas de conciertos o donde hasta hace dos meses había recitales de poesía.

En espacios como Córdoba Lab, pagar los gastos, las deudas y demás ha sido todo un reto. “Estamos, literal, en números rojos. Y si no se mueve esto, no sé qué va a pasar, pero ahorita estamos dando las más grandes brazadas para seguir en el agua y no ahogarnos”, apunta Canseco.

Córdoba Lab intenta sobrevivir con ventas en línea.

EL DATO
Hace casi dos meses, Hugo lanzó una carta en Change.org para exponer la incertidumbre económica de artistas, espacios independientes y gestores culturales. La intención: reactivar la economía de todos los involucrados. Las respuestas fueron diversas de parte de gestores culturales y artistas. Aunque con la autoridad estatal no se logró el acercamiento a causa del cambio en la titularidad de la Seculta.