El IAGO reabre a más de un año de la pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El IAGO reabre a más de un año de la pandemia

En una primera fase de reencuentro físico con su público, la sede de Alcalá albergó a un taller, y desde ayer recibe visitantes en su patio


El IAGO reabre a más de un año de la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Debió pasar más de un año con la pandemia para que el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), una de las primeras instituciones fundadas por Francisco Toledo, se reencontrara con su público, en su sede de la calle Macedonio Alcalá. Primero, con un taller impartido por Hazam Jara, su director –y este lunes– con el recibimiento del público general a sus instalaciones, en las que solo había abierto de manera parcial la tienda con diseños y obras del autor juchiteco. 

El cartel donde se anunciaba de su cierre, el 17 de marzo de 2020, aún lucía ayer en la puerta, en donde un moño negro y desgastado sigue evocando el luto por la partida del fundador de esta biblioteca, museo e institución académica. Unas fotografías enmarcadas y con avisos daban cuenta de la necesidad de seguir con las medidas sanitarias, también de una ruta para el recorrido, previa desinfección de calzado, manos y cuerpo, y de la toma de temperatura. 

Las salas de la biblioteca, aunque abiertas, siguen sin acceso al público. Solo se permite el uso del patio trasero, bajo un techo de bugambilias donde yacen seis mesas. Ya no las casi 20 que llegaba a tener. “La decisión estaba tomada porque pasamos a semáforo verde, y porque el patio es un espacio abierto que con la reducción de mesas y desinfección cumplimos con los protocolos”, cuenta Hazam Jara, quien una semana antes impartió el primer taller presencial en este espacio. Hasta entonces, el contacto se mantuvo desde la virtualidad.

No hay un tiempo máximo de estancia, pero sí de personas que al mismo tiempo estén en el patio: 10, sin contar al personal que trabaja en las salas. Lo que sí – explica Jara– es la obligatoriedad en el uso de cubrebocas durante la visita. Aunque se prevén ajustes, el director confía en que este sea el primer paso hacia la reapertura total del IAGO Alcalá, en donde se planean retomar las exposiciones con la obra de Carlos Franco. 

“Es muy emocionante”, dice Jara, sobre el recibimiento del público con el taller de la semana pasada y, ayer, con el público en general. “Estamos en la logística de cómo podemos reabrir porque todos los museos están empezando a reabrir, como el Mufi (Museo de la Filatelia). Y creo que también es necesario empezar a retomar la vida cultural, el acceso a los museos”.