Mantienen vivo legado de Luz María “Güera” González | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Mantienen vivo legado de Luz María “Güera” González

Su titánico trabajo influenció a las nuevas generaciones de investigadores e interesados por la historia de Oaxaca


Mantienen vivo legado de  Luz María “Güera” González | El Imparcial de Oaxaca

La querida y admirada Luz María “Güera” González fue recordada al cumplir su primer aniversario luctuoso, pues gracias a ella y su titánico trabajo influenció a las nuevas generaciones de investigadores e interesados por la historia de Oaxaca.

Falleció el 14 de febrero de 2020, a sus 89 años de edad, a causa de una enfermedad con la que había batallado durante sus últimas semanas de vida.

Fue una escritora e investigadora mexicana. Obtuvo el título de profesora de Inglés por el Millersville State Teachers College de Pennsylvania. Fue secretaria particular de Guillermo Prieto Pérez e investigadora y encargada de eventos especiales en el Instituto Oaxaqueño de las Culturas.

Autora de siete libros, en estos rescató las tradiciones, costumbres y personajes ilustres de Oaxaca. Colaboró en EL IMPARCIAL de Oaxaca y en una estación radiofónica. Dejó listo el manuscrito de una antología de poesía femenina de oaxaqueñas del siglo XX y XXI.

Falleció en la ciudad de Oaxaca la mañana del 14 de febrero de 2020, rodeada del amor de sus hijos Alicia, Félix y Claudia Fagoaga González. Siempre bella mujer, madre, abuela, conversadora, amiga, investigadora y escritora a la que todos llamaban cariñosamente como la “Güera González”.

AMOR POR SU CIUDAD

Aprendió de su padre el amor por esta ciudad y sus expresiones culturales como la música, la literatura y la danza. Heredera de una vena cultural irradiante por Oaxaca, pues fue su bisabuelo el licenciado Emilio Pimentel, el último gobernador porfirista del estado (1902-1911) y sus tíos Ignacio Fernández Esperón “Tata Nacho” y Manuel Esperón González, destacados compositores del siglo XX.

Querida y admirada por la sociedad oaxaqueña que la llamaba “la Güera González” o “la Güera Fagoaga”. Dejó con su partida un hueco en el corazón de los oaxaqueños que la conocieron, ya sea por sus interesantes charlas o por alguno de sus siete libros, mismos a los que les dedicó las últimas décadas de su vida. 

En ellos rescató del polvo del olvido las tradiciones, juegos, costumbres, a aquellos hombres y mujeres del Oaxaca en el que creció y que se enraizó perennemente en el país de su memoria.

Quienes la recuerdan elogian su don de la amistad no conoció límites y su partida fue muy sentida en esta ciudad a la que recordó no solo con textos, sino con cientos de imágenes que recopilaba por aquí y por allá, pues sus libros siempre iban ilustrados con fotos originales; algunas prestadas por sus amistades.

La tarde del 27 de mayo de 1994 en que se rindió un homenaje en vida al reconocido director de música Eduardo Mata, organizado por el Instituto Oaxaqueño de las Culturas y la Casa de la Cultura Oaxaqueña, doña Luz María fue invitada por Jorge Bueno Sánchez por su cercanía con la familia Mata para ofrecer un discurso anecdótico sobre la vida del connotado músico, debutando así con esta faceta suya como cronista y escritora.

Tal discurso agradó tanto a los asistentes que Margarita Dalton Palomo la invitó meses después a trabajar como técnica investigadora y encargada de eventos especiales del IOC.

Ahí creó múltiples semblanzas de oaxaqueños destacados a manera de homenaje en el medio tiempo de los conciertos dominicales de la Banda de Música del Estado.

SUS SIETE LIBROS

En 1997, el Instituto Oaxaqueño de la Cultura publicó en coedición con el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, su primer libro La celebración de muertos en Oaxaca.

Un año después publicó su siguiente trabajo bajo el nombre de Crónicas diversas de Artesanos Oaxaqueños (1998), descrito por ella como “un texto sencillo, directo y descriptivo, nacido del sentimiento de admiración y cariño por Oaxaca y por lo que aquí se produce, pero en especial por la manera de hacer bien las cosas, característico de los artesanos de esta región”.

Con el que ganó el primer lugar estatal y tercer lugar a nivel nacional en el concurso “Crónicas, tradiciones, relatos y memorias de pueblos y barrios 1996-1997”.

El 2 de noviembre de 1999 ingresa al Seminario de Cultura Mexicana corresponsalía “Ing. Alberto Bustamante Vasconcelos” que reunía a los intelectuales más connotados del Oaxaca de la época.

Durante su tarea en favor de la cultura oaxaqueña, acumuló una extensa colección de más de 2 mil fotografías del Oaxaca político, social y cultural del siglo pasado.

En 2004, compiló algunas de las biografías que escribió durante su labor en el Instituto Oaxaqueño de la Cultura y publica Perfiles de Oaxaca. El 15 de febrero de 2006 presentó en el Museo del Palacio de Gobierno su libro El tejate, una bebida prehispánica, con el que cubre un vacío bibliográfico que hasta entonces existía en la investigación oaxaqueña.

El 27 de abril de 2012 presentó su quinto libro: Oaxaca paraíso de mi memoria, un ambicioso trabajo que según la propia autora rompió un paradigma en la manera de hacer sus libros, pues a partir de ahí comienza a utilizar dos lenguajes, el fotográfico y el escrito.

El 3 de mayo de 2014, dentro del 482 aniversario de la elevación de Oaxaca al rango de ciudad presentó en el patio del palacio municipal su sexto libro Eternamente Oaxaca, con el que narra las crónicas sociales y exhibe inéditas fotografías de las bodas y los recuerdos de las familias oaxaqueñas.

Su último libro Ellas: Las esposas de los gobernadores de Oaxaca (1834-2016), a través del cual planteó la pregunta sobre “¿quiénes fueron ellas?, las esposas de los gobernadores de Oaxaca, ¿por qué sus nombres fueron cubiertos por el polvo del olvido?, ¿por qué nadie les había reconocido su inteligencia que no es privativa de ningún sexo?