Sobre "la insoportable levedad del ser" de Milán Kundera
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Sobre “la insoportable levedad del ser” de Milán Kundera

Con la “Insorportable Levedad del Ser”, Milán Kundera, nos obsequia una obra filosófica que se desarrolla en la época de la ocupación rusa de Checoslovaquia, y  que se encarga a…


Con la “Insorportable Levedad del Ser”, Milán Kundera, nos obsequia una obra filosófica que se desarrolla en la época de la ocupación rusa de Checoslovaquia, y  que se encarga a través de un poco más de 100 de páginas de abordar las relaciones de pareja, explorando de manera psicológica emociones, conflictos y contradicciones que ocurren entre personas que “se aman”. Kundera logra hacer una radiografía de sus personajes, haciendo que podamos ver nudos internos, pasiones oscuras, frustraciones, miedos, inseguridades, apegos y traiciones.

Más allá del amor, el hablar de este texto magistral, surgió de la reflexión de dos temas que me resultaron de particular interés: la teoría del eterno retorno de Nietzsche y del Kitsh una opinión de Kundera  sobre los movimientos políticos. La teoría del eterno retorno es una de las ideas más impresionantes de Nietzsche, pues con ella vino a decir que toda acción u omisión puede repetirse e incluso en el infinito, lo que encerraría todos los acontecimientos de nuestra vida y por ende, los históricos en un bucle de tiempo, y afirmando que una vida que “no retorna, es como una sombra, carece de peso, está muerta de antemano y, si ha sido horrorosa, bella, elevada, ese horror, esa elevación o esa belleza nada significan”, por lo que cada decisión lleva consigo una enorme responsabilidad y es por esto que Nietzsche llamó a la idea del eterno retorno la carga más pesada.  Es con esta misteriosa y reveladora idea que Kundera se plantea la pregunta de si, ¿de verdad es terrible el peso y maravillosa la levedad? Porque por un lado el peso te oprime ras de  piso, al plano terrenal, y mientras más toques la superficie, más real y verdadera es la vida, y por el otro lado, la ausencia de carga logra que el ser humano se eleve y sea lejano a la vida terrenal, lo que hace que viva una realidad y verdad a medias, una pregunta que juega un papel crucial en el análisis de la obra.

Ahora bien, respecto al segundo tema Kundera lo establece diciendo que “los movimientos políticos no se basan en posiciones racionales, sino en intuiciones, imágenes, palabras, arquetipos, que en conjunto forman tal o cual kitsh político. Este término en que el ámbito artístico se define como de estética pretenciosa, cursi y de mal gusto pasado de moda, el autor, lo pone sobre la mesa en esta novela y otras más, como esa pareja que se pelea en lugares públicos y termina reconciliándose en la siguiente calle, felices porque sucedió como en una película romántica, como la sensación que nos aparta del individualismo, es la capacidad de movilizarnos aunque no estemos a favor de algo, ese sentimiento que nos sacude aunque escuchemos las mismas historias de siempre.