Porfirio Juárez lleva la música a la pintura
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Porfirio Juárez lleva la música a la pintura

La exposición se encuentra abierta al público en los pasillos de la hemeroteca, en la ciudad de Oaxaca.

  • Porfirio Juárez lleva la música a la pintura
  • Porfirio Juárez lleva la música a la pintura

Las artes coinciden. De esa afirmación, el artista Porfirio Juárez muestra un ejemplo a través de su obra pictórica, en la que la música se plasma a través de figuras alusivas a este arte. Y esa idea la comparte con el público en su exposición Sinfonía, lienzos musicales, que presenta en los pasillos de la Hemeroteca Pública de Oaxaca Néstor Sánchez Hernández.

En aproximadamente una decena de cuadros de tamaños varios, el autor originario de Oaxaca de Juárez y formado en arquitectura une música y pintura. Con esta obra, Flor Adriana Vásquez, autora del texto de sala, señala tal coincidencia general entre las “bellas artes”.

“En general, las bellas artes coinciden, a través de ellas se tocan las fibras más sensibles del ser humano. Música y pintura, notas y pinceladas, combinación de ritmo, armonía y color, estructura matemática perfecta para que llegue al alma”, comparte Vásquez sobre el trabajo del oaxaqueño distribuido en siete piezas pictóricas, apegadas a un estilo figurativo, pero en el que también observa guiños al cubismo.

Sinfonía, lienzos musicales es descrita como una muestra que rinde homenaje a quienes tocan instrumentos y a través de sus melodías generan emociones en quienes les escuchan, ya sea a través de una banda de música o en la ejecución solista de una guitarra o un saxofón.

La exposición se encuentra abierta al público en los pasillos de la hemeroteca, en la ciudad de Oaxaca. En sus siete piezas, se observa también el colorido del trabajo que Porfirio Juárez ha desarrollado por varios años, a partir de un interés cultivado en la niñez, a sus seis años. Y que lo ha conducido a recrear imágenes y recuerdos, mediante objetos o escenas.

“En cada obra se observa el manejo de la geometría, del equilibrio y de una estructura bien definida. Así como la música nos toca el alma, también por medio de la pintura se llega al corazón. El músico le da vida a la melodía por medio del instrumento, el pintor convierte su lienzo en toda una sinfonía”.