Francisco Tort i Ràfols recobra su papel en la arquitectura de Oaxaca - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Francisco Tort i Ràfols recobra su papel en la arquitectura de Oaxaca

Junto al ingeniero Rodolfo Franco, el arquitecto es considerado clave en las construcciones del Porfiriato; una colección de sus dibujos y planos fue donada a la BIJC


  • Francisco Tort i Ràfols recobra su papel en la arquitectura de Oaxaca
  • Francisco Tort i Ràfols recobra su papel en la arquitectura de Oaxaca

La arquitectura porfirista, aquella que tomó parte de los estilos neo-gótico, del clasicista, el ecléctico francés y del art nouveau, caracterizó las ideas de progreso del gobierno de Porfirio Díaz. En otras partes del país, este tipo de arquitectura se comenzó a notar desde la segunda mitad del siglo XIX. Para Oaxaca, tomó unos años más, muy cerca del siglo XX, y tomó mayor fuerza en los inicios de los años 1900.

En él, las figuras claves para este estado serían el ingeniero Rodolfo Franco y su colega Francisco Tort i Ràfols. Fueron ellos los que incorporaron a Oaxaca en el panorama de la arquitectura porfirista ecléctica y una muestra de tales trabajos es el Teatro Macedonio Alcalá.

Sin embargo, y aunque se suela mencionar más a Franco cuando se habla del emblemático teatro centenario, el papel de Tort es clave para entender la arquitectura de este y otros proyectos en la entidad. Por ello, la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova (BIJC) conserva algunos de sus planos y dibujos, los cuales fueron donados en 2006 a la Fundación Alfredo Harp Helú, de la que depende la biblioteca.

Este viernes, a 13 años de esa entrega por parte de la familia del arquitecto, se formalizó la donación, con la firma del contrato respectivo, en las instalaciones del Centro Cultural San Pablo. En la actividad estuvieron descendientes de varias generaciones del arquitecto, quienes atestiguaron o firmaron los documentos del contrato.

Previo a ello, Sebastian van Doesburg, director de la BIJC, recordó que los planos y dibujos originales de la colección permiten conocer varios de los proyectos del arquitecto en los estados de Oaxaca y Chiapas, hechos entre finales del siglo XIX y la primera década del siglo XX.

“Francisco Tort i Ràfols, junto con sus hermanos, formaron parte de una generación de ingenieros y empresarios decimonónicos que lucharon por implementar en México la idea del progreso que dominaba en aquel entonces”, indicó.

Aunque ya en 2010 la Casa de la Ciudad había sido sede de una exposición en torno al trabajo de Tort, la colección de la BIJC podrá ser la base para otras muestras.

María Isabel Grañén Porrúa, presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú, destacó la valía de los planos y dibujos, y su disposición para la consulta y resguardo, de tal manera que se preserven lo más posible. Asimismo, que pueden servir para futuras exposiciones, así como ser ejemplos para otros profesionales del área para los proyectos de restauración o reconstrucción de inmuebles, respetando lo existente. “Sin tener que derrumbar todo”, añadió.


 

Relacionadas: