Niega INAH Oaxaca abordar advertencia de sindicalizados | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Niega INAH Oaxaca abordar advertencia de sindicalizados

El delegado del Centro INAH-Oaxaca, Ilan Vit Suzan se ha negado a hablar sobre las problemáticas en la delegación y zonas y museos del estado pertenecientes a este.


Niega INAH Oaxaca abordar advertencia de sindicalizados | El Imparcial de Oaxaca

“No, por el momento no hay ningún comentario”, dijo el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Oaxaca, Ilan Vit Suzan, ante la pregunta sobre la postura del instituto frente a las problemáticas actuales que atraviesa con trabajadores sindicalizados de la dependencia.

Desde el pasado 9 de julio, técnicos y profesionistas adheridos a la sección Oaxaca del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC) manifestaron su inconformidad por las condiciones en que desempeñan sus labores (por falta de recurso para la operación mínima en zonas arqueológicas y museos de la red INAH). Asimismo por la falta de transparencia en el manejo de los presupuestos en al menos los dos últimos años en la delegación de la entidad.

Ante ello, advirtieron el inicio de un paro de labores a partir de este 22 de julio, justo en las fiestas de “Julio, mes de la Guelaguetza”, que se desarrolla en la capital del estado y municipios conurbados, y que coincide con la temporada vacacional de verano.

Como lo ha documentado EL IMPARCIAL, zonas arqueológicas como la de Mitla y Monte Albán guardan un estado deplorable, con afectaciones por humedad y otros factores.

Con una ocupación hotelera al 55 por ciento hasta el pasado 16 de julio (más del 10 por ciento que en las mismas fechas de 2018), la ciudad de Oaxaca se ha llenado de turistas que visitan la urbe para las fiestas de Guelaguetza. Asimismo, de quienes aprovechan las vacaciones de verano para conocer sitios arqueológicos y museos como el de las Culturas de Oaxaca o Monte Albán.

Este sábado, y aprovechando la programación de Guelaguetza, el Instituto Nacional de Antropología e Historia abrió al público la exposición La Máscara de Calakmul. Universo de jade, en el Museo de las Culturas de Oaxaca. El recinto ubicado en el exconvento de Santo Domingo de Guzmán (y que data del siglo XVI) es el más visitado entre los seis museos de la red, aunque en afluencia le supera la zona arqueológica de Monte Albán.

La curadora María del Pilar, de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH, señala que ante “situaciones o incidencias” como la de los sindicalizados de parar labores, el instituto siempre ha apostado por el diálogo, “para brindar un espacio para escuchar y poder llegar a una solución antes de llegar a esto”.

La funcionaria confió en que así sea en el caso de Oaxaca, pues hasta el momento se mantiene el diálogo. “Siguen en diálogo autoridades de ambas partes y esperemos que todo fluya para bien. Insisto, el objetivo de todos es la conservación y difusión del patrimonio cultural”.

El martes 9 de julio, a través de un desplegado en las puertas del Museo de las Culturas de Oaxaca, los sindicalizados dieron a conocer una serie de anomalías en la delegación estatal. Algunas de ellas se refieren a obras inconclusas de restauración y conservación en diferentes zonas y monumentos, falta de transparencia en el empleo de recursos de programas como el Fonden y falta de claridad en los proyectos.

El llamado de los sindicalizados que representa Omar Bautista García es hacia la Secretaría de Cultura Federal y al gobierno federal, a quienes piden analizar la situación del instituto que en meses pasados cumplió 80 años de su creación, pero que por los recortes a la cultura, explican, se ha visto afectado.

Los trabajadores también han pedido la renuncia de Diego Prieto, titular del INAH en el país, y de “su séquito de funcionarios”, a quienes acusan de no atender las necesidades de los centros de trabajos y del patrimonio cultural del país.