Tesoros de papel que se digitalizan | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Tesoros de papel que se digitalizan

La Hemeroteca Pública de Oaxaca Néstor Sánchez reúne la historia periodística que data de mediados del siglo XIX y se extiende hasta 1943


En octubre de 1972, el fallecido periodista Néstor Sánchez Hernández (1918-2001) funda y entrega la Hemeroteca Pública de Oaxaca. Lo hace por medio de un tomo empastado que da al entonces gobernador del estado, Fernando Gómez Sandoval, en lo que fueran las primeras instalaciones de la naciente colección: una sala del Teatro Macedonio Alcalá.

Pero este personaje que laboró en medios nacionales, como el diario Novedades, o incluso en alguno de España (La Vanguardia), sabía del valor de la historia diaria que se plasma en las páginas de estas publicaciones. Lo supo al grado de crear su propio periódico, Carteles del Sur, donde promovió un quehacer crítico y guió a las nuevas generaciones de reporteros para ejercer este oficio.

A la sociedad, aquella para la que escribió por varios años, el nacido en Xía, San Juan Chicomezúchitl, Ixtlán, ese valor de la prensa escrita lo legó mediante los periódicos con que él, algunos coleccionistas y amistades comenzaron el acervo de la hemeroteca que recién cumplió 46 años, ahora en lo que fuera un cuartel militar. Desde entonces, los ejemplares que datan de mediados del siglo XIX han sido fuente esencial para investigadores, estudiantes y lectores ávidos de conocer lo que no está (o difícilmente se halla) en las páginas de los libros.

Ese ha sido el punto a favor de la hemeroteca pública que de lunes a sábado ofrece sus servicios en la esquina que forman las calles Reforma y Constitución, en el Centro de la ciudad. El punto en contra: el desgaste de los ejemplares que de tantas consultas parecen más avejentados de lo que son y con ello el riesgo de su pérdida.

Frente a estas situaciones, el reto ha sido la digitalización del acervo que el pasado 31 de octubre logró su quinto paquete y espera conseguir más. La labor inició hace varios años, en 2014, cuando el primer corte se enfocó en digitalizar los ejemplares más antiguos (desde 1860) y algunos de la primera mitad del siglo pasado (hasta 1941).

Entonces, refiere Javier Ángel Betanzos López (director de la misma), se abarcó a los diarios La Orquesta, El Ahuizote, Oaxaca en México y El Hijo del Ahuizote, con algunos diarios de provincia. La inversión consistió en 200 mil pesos, que sirvieron para la contratación de la empresa Soluciones Zago S.A. de C.V., dedicada a la captura y digitalización de acervos antiguos, y con la que se han seguido otras etapas del proceso.

En una segunda etapa, algunas publicaciones del Oaxaqueño (de entre 1932 a 1937), Antequera, Correo del Sur y Mercurio fueron las beneficiadas del trabajo para el cual ha sido esencial la labor del personal de la sala de archivos. De acuerdo con los temas, años y demás constantes en las consultas, es como este elige lo que se recogerá en los archivos, pues hay un límite de páginas y presupuesto a usar.

Hasta ahora, son cinco los discos que recogen igual número de etapas del proceso que se ha hecho con recursos federales y estatales, además de que para la primera y segunda digitalización se escogieron los diarios más desgastados y los de mayor valor histórico, aunque esto continuaría hasta en una tercera etapa.

“Cuando hicimos la tercera digitalización nos fuimos a escarbar más allá de lo que tenemos; encontramos periódicos y revistas que no se habían digitalizado y que son de 1830 o de 1840, donde tenemos (temas como) La batalla de la Carbonera, donde el general Porfirio Díaz hace un recuento de las bajas y heridos de la batalla”, explica el funcionario respecto a un volumen a partir del cual se seguirá un proceso cronológico.

“La cuarta digitalización fue de 1941 a 1942 porque los periódicos se hicieron más gruesos y había un acervo más grande”, detalla Betanzos respecto al compendio que se financió con recursos federales y que incluyó a publicaciones como El Mercurio, El Chapulín, El Oaxaqueño y Oaxaca Gráfico.

El pasado 31 de octubre, la hemeroteca recibió su quinto disco con ejemplares digitalizados, los cuales van de 1941 a 1943 y abarcan los diarios El Chapulín, Mercurio y Oaxaca Gráfico.

La digitalización, refiere Betanzos López, ha servido porque ha hecho más accesible la historia periodística de Oaxaca. “Ya nada más nos dan el oficio y estamos listos para prestárselas. Ya no tenemos el temor de que se deterioren los periódicos”.

Ahora, varios ejemplares digitalizados, especialmente los más antiguos, permanecen en una cabina de fumigación. En tanto, sus versiones digitales son prestadas a quienes las solicitan mediante un oficio. Este trámite, que el director descarta como engorroso, es necesario para que el personal busque lo requerido y así brindar un mejor servicio.

De Guelaguetza al 68

En la sala de archivos, donde el personal ha participado para la selección de ejemplares o páginas a digitalizar, existen varios criterios, que van desde temas o fechas que se han detectado como constantes en las consultas.

En meses como julio, generalmente se buscan noticias sobre la Guelaguetza, el Homenaje Racial. En otras fechas, lo habitual son publicaciones sobre momentos históricos como los protagonizados en 1968 por la comunidad estudiantil del país. Las celebraciones de Día de Muertos, de Noche de Rábanos, Navidad, entre otros, son algunas de las buscadas. Asimismo, todo lo referente a alguna comunidad, que usualmente se piden en proyectos de investigadores.

“Estamos buscando notas relevantes, que cuando el usuario nos la pida ya esté digitalizado”, apunta Javier Betanzos.