Ingeniera mexicana crea cerveza artesanal con agua de mar
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Viral

Ingeniera mexicana crea cerveza artesanal con agua de mar

Dragón Azul es una de las primeras cervezas artesanales mexicanas hechas con agua de mar.

Ingeniera mexicana crea cerveza artesanal con agua de mar | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet.

Todo empezó durante un viaje de intercambio en la universidad. Cristina Zenyaze Ramírez Pérez, que estudiaba Ingeniera en alimentos en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa, tuvo su primer acercamiento a la elaboración de cerveza artesanal en Chile.

Le gustó tanto, que al terminar la carrera hizo sus prácticas profesionales en una empresa cervecera y, al conocer cómo era el proceso de fabricación, se dio cuenta de que ella podría “crear una marca propia a partir de agua de mar como diferenciador”.

Su proyecto fue uno de los diez finalistas del programa Atrévete a Emprender, diseñado por el Fondo para el Desarrollo Social que impulsa la cultura del emprendimiento en universidades públicas de la Ciudad de México.

Y fue así que creó Dragón Azul, una de las primeras cervezas artesanales mexicanas hechas con agua de mar.

Peeero… no vayas a pensar que por venir del mar esta cerveza tiene un sabor salado. El agua para elaborar Dragón Azul se extrae de las profundidades del Océano Pacífico, luego se desaliniza y se purifica, haciéndola apta para el consumo humano.

Además, esta ingeniera en alimentos señala que la alta cantidad de minerales que tiene el agua de mar, intensifica el olor, cuerpo y sabor de la cerveza. O sea que, lejos de hacerla salada, el agua de mar intensifica el delicioso sabor de esta cerveza.

¿Y a qué sabe?

Si ya te dio curiosidad probarla, te contamos que la salida al mercado de Dragón Azul está prevista para febrero de 2020.

Estará disponible en dos estilos: Porter, con un 6% de alcohol y una IBU (unidad internacional de amargor) de 24, lo que lo hace levemente amarga.

Al probar esta oscura bebida, sentirás un sabor a chocolate amargo con café. Lo mejor, dice Cristina, es que la acompañes con cortes de carnes rojas y pescados.

El segundo estilo será Pale Ale, con un 9% de alcohol y una IBU de 30. Tiene un bonito color dorado-cobrizo y notas acarameladas con un aroma afrutado. Va perfecto con alimentos picantes o fritos, así como con mariscos.

¿Cómo logró crear su propia marca de cerveza?

La egresada de la Casa Abierta al Tiempo señala que la mayoría de las cervezas comerciales son de baja calidad, porque el principal interés de la industria es cumplir con la enooorme cantidad de cerveza que se consume.

Dato curioso: Se estima que en México se beben unos 65 litros de cerveza al año por persona.

Además, esta ingeniera de la UAM señala que al tener conservadores y ser pasteurizadas, las cervezas comerciales suelen perder algunas de sus características organolépticas de sabor, aroma y color. Algo que no ocurre con la cerveza artesanal, que contiene maltas base y especias, así como gran cantidad de lúpulo, lo que le da aroma y amargor, detalló.

Otra cosa que notó Cristina es que en el mundo de la cerveza “todos hacen lo mismo”. Aplican cambios o mejoras en tres de los cuatro ingredientes fundamentales (malta, lúpulo y levadura), pero no dan interés suficiente al cuarto elemento: el agua, que representa el 95% de la bebida.

Además del agua de mar, Cristina cuida los detalles de cada ingrediente en la producción de Dragón Azul y así obtiene un sabor único.

De proyecto escolar a prometedor negocio

Hasta 2015, el comercio mundial de la cerveza artesanal tenía un valor de 85 mil millones de dólares y se estima que para 2025 su valor será de 503 mil millones de dólares.

En esta millonaria industria, México es el cuarto fabricante de cerveza a nivel global. Y, dentro del mercado de bebidas alcohólicas, la cerveza representa un 80% de las ventas totales.

En 2018, la cerveza artesanal representó 0.2% del total de la producción nacional en el rubro cervecero. Desde hace siete años, las ventas no han dejado de subir, por lo que Cristina y su equipo ven “una buena oportunidad de negocio” para Dragón Azul.

Cristina estima producir unos cien litros de cada estilo al mes, equivalentes a 23 cajas con 12 botellas cada una para distribuirlas en diferentes comercios de la Ciudad de México a partir de febrero de 2020. Debido a sus ingredientes y su preparación artesanal, el precio inicial será de entre 70 y 100 pesos por unidad.