Sano, nace bebé que terminó de gestarse en el vientre de su madre muerta |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Viral

Sano, nace bebé que terminó de gestarse en el vientre de su madre muerta

El bebé habría pasado alrededor de tres meses en el cuerpo de su madre, que murió por una hemorragia cerebral.

Sano, nace bebé que terminó de gestarse en el vientre de su madre muerta | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet.

En República Checa, un bebé nació luego de pasar 117 días en el vientre de su madre, quien murió en su semana 16 de embarazo por una hemorragia cerebral.

El cuerpo de Eva, la madre del pequeño, se mantuvo “vivo” de forma artificial desde el momento en que ingresó al hospital, hasta el nacimiento de Eliska, su bebé.

“Lo más destacado es la duración de la hospitalización y, consiguientemente, el tamaño y madurez alcanzados por el feto, que llevó a superar los 2 kilogramos, lo que es único”, mencionó el Hospital Facultativo de Brno donde nació Eliska.

Desde el 21 de abril, Eva fue hospitalizada por presentar una hemorragia cerebral que se originó por una mala formación genética y ese mismo día le causó la muerte.

Para ese entonces, Eliksa era un feto que pesaba 250 gramos y los médicos, junto a los familiares del niño, fueron quienes tomaron la decisión de mantenerlo a salvo en el cuerpo de su mamá.

Éste se tuvo bajo observación en una buena condición física y recibió respiración artificial junto a otros cuidados que hicieron posible la gestación.

“El embarazo, a pesar de toda una serie de complicaciones increíbles, se desarrolló muy bien desde el punto de vista del niño. Como si no hubiera pasado nada”, aseguró Pavel Ventruba, jefe del Departamento de Ginecología y Maternidad.

A pesar de la particularidad de este embarazo, los doctores y familiares de Eliksa se encargaron de que el bebé llevara con normalidad todo su desarrollo, por lo que le ponían canciones, hablaban con él y le daban masajes a la barriga de su madre.

Para el 15 de agosto, se dictaminó que el bebé nacería por cesárea, y aunque hubo ciertas complicaciones en el momento del parto, la intervención médica fue un éxito.

Eliska nació pesando 2,310 kilos y midiendo 42 centímetros. Por ahora se encuentra al cuidado de su padre y de su tía, quien se encarga de amamantarlo.

Por la conmovedora historia y lucha de los médicos, los pobladores de Trebic, la localidad donde todo sucedió, se encargaron de reunir fondos económicos, junto a la policía del lugar, para apoyar a la familia.

Este caso es muy raro y entrará en los anales de la medicina mundial. Y confirma la gran fuerza de la vida humana naciente”, concluyó Ventruba.