Aniquilados de la Copa Confederaciones 2017 | Súper Deportivo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Aniquilados de la Copa Confederaciones 2017

La Selección Mexicana perdió contundentemente ante Alemania, que se vio como un equipo sobrado que jugó con un rival muy inferior en lo individual y en lo colectivo

Aniquilados de la Copa Confederaciones 2017 | El Imparcial de Oaxaca

Rusia

SOCHI, Rusia (AP).- Catalogada como demasiado joven e inexperta al comienzo del torneo, la Selección de Alemania no tardó mucho en madurar.
Contundente en ataque desde el silbato inicial, Alemania liquidó el jueves por 4-1 a México y avanzó por primera vez a la final de la Copa Confederaciones, donde se topará el domingo con una Selección de Chile curtida en estas instancias después de conquistar dos títulos consecutivos de la Copa América.
Leon Goretzka madrugó a México con dos goles antes de los 8 minutos, y Timo Werner y Amin Younes agregaron otro par en el segundo tiempo para mantener el récord perfecto de Alemania en cinco enfrentamientos ante el conjunto norteamericano. Marco Fabián descontó en el último minuto con un cañonazo desde afuera del área.
“Nuestro equipo ha aprendido muchísimo”, afirmó el técnico alemán, Joachim Loew, cuyo plantel es el más joven del torneo, con una edad promedio justo por debajo de los 24 años. “Realmente ha tenido la posibilidad de experimentar cosas muy diferentes, y ha habido una evolución. Se han desarrollado mucho, claro que han crecido mucho”.

Esa madurez quedó en evidencia desde el arranque, cuando Alemania no perdonó las desatenciones de un México que apenas empezaba a acomodarse en la cancha y Goretzka venció al portero Guillermo Ochoa a los 6 minutos con un remate desde la medialuna, tras un desborde y centro de Benjamin Henrichs por la banda derecha.
El segundo llegó apenas dos minutos después, con un pase de Werner. A partir de entonces, México tuvo que remar contra la corriente frente a un oponente que defendió bien cuanto tuvo que hacerlo, y que también contó con buenas intervenciones de su portero Marc-Andre Ter Stegen en algunos momentos aciagos.
“Es complicado recibir dos goles tan rápidos al inicio, ante un rival como Alemania”, señaló Ochoa.
Asimilados los golpes, México empezó a ordenarse en la cancha y a partir de la media hora controló las acciones el resto del primer tiempo.
Giovani Dos Santos tuvo dos remates casi sucesivos a los 32 y 33 minutos, que fueron atajados por Ter Stegen, el segundo con una estirada de la pierna derecha. Poco después, Javier Hernández falló un mano a mano con el portero alemán, al enviar la pelota por encima del arco, y a los 39, un tiro libre de Héctor Herrera pasó cerca del travesaño.

El entretiempo ayudó a los germanos a reagruparse, y Werner amplió la delantera con el tercero a los 59, tras un pase de Hector Jonas.
“A veces la adrenalina nos gana, a veces cometemos errores que ellos aprovechan muy bien”, lamentó Fabián. “Nosotros tenemos que aprender eso, a ser contundentes, a aprovechar los errores”.
México tuvo otra oportunidad cuando Raúl Jiménez estrelló un cabezazo en el travesaño a los 75, uno de 11 jugadores mexicanos que tuvieron al menos un remate al arco. El equipo del técnico colombiano, Juan Carlos Osorio, finalmente pudo remecer las redes a los 89, cuando Fabián anotó con un inesperado y potente remate. Pero Younas volvió a ampliar el colchón casi de inmediato en el último minuto.
“Considero que merecíamos más”, afirmó Osorio. “El equipo fue siempre al frente, buscamos, continuamos con la idea de juego, a pesar de ir en desventaja, y ante un equipo replegado con tantos efectivos les generamos suficiente opciones como para haber hecho otro o dos goles más”.
México enfrentará a Portugal por el tercer puesto el domingo en Moscú. Los campeones europeos, que cayeron el miércoles en semifinales en una definición por penales ante Chile, no contarán con su estrella Cristiano Ronaldo, que abandonó la concentración por el nacimiento de sus hijos mellizos.