La verdad de los mitos de la insulina |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

La verdad de los mitos de la insulina

Algunos pacientes no quieren usarla por falsas creencias

La verdad de los mitos de la insulina | El Imparcial de Oaxaca

Actualmente existen muchos mitos de la insulina que dificultan el control y una adecuada atención, además de que creerlos eleva el riesgo de sufrir las complicaciones de la diabetes.

Por ello, te decimos cuál es la verdad acerca de los mitos más comunes de la insulina.

La verdad de los mitos de la insulina

La aplicación de insulina es la terapia más poderosa que hay para tratar la diabetes, sin embargo, algunos pacientes no quieren usarla porque creen en los mitos en torno a este tratamiento.

Es una hormona que se produce de manera natural y que ayuda a mantener los niveles normales de glucosa en el cuerpo.

En condiciones normales, el páncreas produce insulina pero con la diabetes, el cuerpo no es capaz de producirlo de forma eficiente.

Por ello, los pacientes con diabetes deben tomar o inyectarse insulina para controlar la enfermedad.

Desafortunadamente algunos mitos han hecho que la gente desconfíe de la insulina.

¿Insulina causa ceguera?
“Mucha gente tiene miedo a usar insulina porque creen que puede dejarlos ciegos, que solo la usan quienes está muy graves o simplemente tienen miedo de las inyecciones”, indica Ana Segundo, licenciada en Nutrición por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Esto dificulta el control de la enfermedad y puede favorecer algunas de las complicaciones de la diabetes en ojos, nervios y cerebro.

“El control se debe hacer oportunamente para evitar complicaciones a largo plazo como ceguera, daño renal, males cardíacos, problemas de neuropatía y amputaciones”, advierte la experta.

¿Aplicar la insulina duele?
No siempre. Según la experta, dependerá del tipo de aguja que usemos y de la forma en que lo apliquemos.

“Ya hay dispositivos con agujas muy cortas, hasta de 6 milímetros para jeringa y para dispositivos tipo pluma de 4 milímetros, que tienen diferentes tecnologías que hace que la inyección sea más cómoda y prácticamente imperceptible”, indica la Dra. Segundo.

Un tip es mantener la insulina en refrigeración pero sacarla cinco minutos antes de la aplicación para que esté a temperatura ambiente.

Así evitaremos que provoque ardor si está muy fría.

 

 

Relacionadas: