Ataque a puñaladas | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

Ataque a puñaladas

Hieren a un franelero en la Central de Abasto luego de discutir con un compañero por un chaleco antirreflejante; capturan al acusado de la agresión

Ataque a puñaladas | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Gerardo, alias El Grande, de 45 años de edad, resultó con lesiones de gravedad la tarde de ayer al recibir cinco puñaladas de arma blanca luego de discutir con un compañero por un chaleco de trabajo en el estacionamiento de la Central de Abasto. El Pantera después de herirlo lo golpeó e intentó escapar, pero fue detenido por elementos de la Policía Municipal.
“¡Ya cabrón, déjalo, mira cómo lo dejaste, casi muerto”, le reclamó un comerciante al acusado de la agresión; sin embargo, cuando vio que El Pantera empezó a patear al herido, alrededor del cual se empezaba a formar un charco de sangre, corrió a resguardarse a su puesto. “Creí que se me vendría encima con el cuchillo, pero no me hizo nada”, explicó.
Otro mercader contó que Gerardo fue agredido cuando estaba parado a un costado de una camioneta en la Central de Abasto, donde “se desempeña como franelero y ‘viene, viene’, de los vehículos que se estacionan”.
Alrededor de las 15:30 horas Gerardo comenzó a discutir con uno de sus compañeros, Carlos, de 40 años de edad, conocido en el lugar como El Pantera. Peleaban por un chaleco con antirreflejante, después de haberse tomado unas copas de mezcal juntos.
La acalorada discusión subió de tono, El Pantera sacó de entre su bolsa un cuchillo con el que primero lo amenazó.
Gerardo, al ver el arma, le dijo que ahí “moría la bronca”, pero El Pantera no escuchó y se le fue encima, dándole de cuchilladas en cinco ocasiones en diferentes partes del cuerpo.
Al ver que Gerardo cayó boca arriba, con el cuchillo en la mano El Pantera lo siguió pateando, en tanto un comerciante le pidió que lo dejara de golpear y en cuanto vio que el intercesor corría, dejó de patear al herido y caminó rápido como si intentara alejarse del lugar.
Al instante, elementos de la Policía Municipal que ya habían sido alertados, llegaron cuando pretendía marcharse el acusado de agredir a Gerardo y lo detuvieron.
Lo encaminaron a una patrulla a la que lo subieron para llevarlo a los separos de su cuartel general. Se observaba que el detenido tenía huellas de sangre en su zapato derecho.
Minutos después, al lugar llegaron paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, quienes le brindaron los primeros auxilios a Gerardo; sin embargo, al ver que sus lesiones eran de gravedad lo trasladaron al Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso donde quedó internado y su estado de salid se reporta como delicado.
Asustado y con una escoba en la mano, un testigo que observó toda la escena, contó a los policías municipales, “El Pelón apenas tiene tres meses que salió de la cárcel, así nos contaba; en la mañana le pegó a uno de los compitas que nos juntamos aquí en el estacionamiento, pero mira cómo terminó”.
Se esperaba que la trabajadora social del Hospital Civil diera aviso de lo sucedido a la autoridad ministerial para que éste acudiera a la camilla en la que lo atendían y, previa autorización del médico encargado, le tomara su declaración en torno a lo sucedido.
En tanto, el detenido lo dejarían a disposición del agente del Ministerio Público que inicie la carpeta de investigación ya sea por tentativa de homicidio o lesiones calificadas y sea quien decida su situación legal.