Falsos cateos, el modus operandi de policías de Tuxtepec para saquear | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Falsos cateos, el modus operandi de policías de Tuxtepec para saquear

Investigan relación de atraco en el Rancho La Engorda en Tuxtepec con saqueos cometidos con el mismo modus operandi en la región de la Costa


Falsos cateos, el modus operandi de policías de Tuxtepec para saquear | El Imparcial de Oaxaca

El grupo DRAI de la SSPO, encabezado por un teniente de Infantería de la Sedena, conformado por al menos siete policías estatales y el resto de marinos procedentes de diversos estados, creado en 2015 y desintegrado tras el robo perpetrado en el rancho La Engorda, en Tuxtepec; podría estar relacionado con otros saqueos cometidos con el mismo modus operandi en la región de la Costa.

Una fuente oficial adelantó que, derivado de las investigaciones, es posible que el mismo grupo participara en varios robos que fueron denunciados a inicios de este año en ranchos de ganaderos. “No aseguro, pero se está investigando y existe el mismo tipo de operación, esperemos conforme avancen las investigaciones”, dijo.

Quince de los integrantes de este grupo especial denominado Dirección de Reacción y Alerta Inmediata (DRAI) de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) e identificados como probables responsables del saqueo al citado rancho el pasado viernes 13 en la carretera de Tuxtepec a Palomares, fueron vinculados a proceso la mañana del pasado sábado por delitos de robo con violencia, abuso de autoridad y allanamiento de morada.

Según las investigaciones, los uniformados llegan a bordo de tres patrullas al rancho La Engorda en Tuxtepec y someten al vigilante, para robar loros, pertenencias de valor y dinero en efectivo.
El saqueo disfrazado de cateo quedó al descubierto luego de difundirse en redes sociales una videograbación de las cámaras del rancho.

Se aprecia en el video que los policías con números 1914, 1910 y 1884 de la Secretaría de Seguridad Pública y sin orden de cateo ingresaron al referido rancho.

Las investigaciones revelan que participarían el teniente de infantería, Juan Benito, quien tripulaba la patrulla oficial 1884, acompañados de los policías Luciano, Javier, Julio César y José Luis.

En la patrulla 1914 presuntamente arribaron Jesús Adrián, Germán, Filiberto, Édgar, Alberto y José Luis.

Mientras que en el vehículo oficial 1910, se desplazaban el comandante Marcos, Julio, Ariel y Arturo.

El Manotas

De acuerdo con archivos periodísticos, Juan Benito, quien encabezaba el grupo También, fue nombrado como coordinador de la Policía Estatal Acreditable de Nuevo Laredo, en 2014, en sustitución de Juan Esteban, quien fue acusado de cargos por violación en contra de una oficial de la PEA.

Durante la toma de protesta, Juan Benito asentó que trabajaría con el personal destacamentado en Nuevo Laredo y que no permitiría abusos por parte de otros grupos de la misma corporación, como estuvo denunciándose por algunos elementos.

Un mes después de su nombramiento, en distintos puentes de Nuevo Laredo aparecieron mantas en el Centro de Emergencias C4 y ocho puntos más de la ciudad fronteriza. Las mantas tenían la imagen del coordinador, acompañado de un pequeño texto que decía: “Bienvenido Juan Benito Guzmán Vázquez, el que se lleva se aguanta!!!!!(sic)”.

En el 2015, se dio una jornada violenta en Nuevo Laredo, según medios locales.

El 26 de julio, dos elementos de la Fuerza Tamaulipas murieron y uno más resultó herido de bala, al ser atacados por hombres armados cuando se dirigían hacia Laredo, Texas, a realizar compras y traían consigo más de 50 mil pesos y seis mil dólares.

Las dos víctimas fatales y el sobreviviente, pertenecieron a la escolta del extinto general Ricardo Cesar Niño Villarreal, victimado el año anterior en Nuevo León y a quien le encontraron en su poder 240 mil pesos y una valiosa esclava de oro.

Uno de los elementos ajusticiados traía en su poder 51 mil pesos, cinco mil dólares y tres teléfonos celulares, dos de ellos BlackBerry; la otra víctima traía en su poder mil 900 dólares.
Los fallecidos fueron identificados como Francisco, originario de Matamoros y Jorge Iván, oriundo de Reynosa.

El sobreviviente, Omar Abdiel señaló que junto a sus dos compañeros se dirigían hacia Laredo, Texas, aprovechando que era su día de descanso, aunque no pudo explicar la procedencia de la fuerte suma de dinero.
Los tres elementos de la Fuerza Tamaulipas de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, tripulaban una camioneta Ford Expedition de reciente modelo, placas del estado de Tamaulipas.

Los efectivos, viajaban por el bulevar Luis Donaldo Colosio Murrieta, cuando a la altura de la calle Madero, fueron atacados a balazos.

Omar no fue presentado a declarar ante el Ministerio Público del Estado, porque fue concentrado a ciudad Victoria, en el complejo de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, para evitar fuera interrogado por el representante social en torno a la legal procedencia de la fuerte suma de dinero.

Durante ese año, en Nuevo Laredo la ciudadanía denunció públicamente supuestas extorsiones de que han sido víctimas por parte de los elementos de la Fuerza Tamaulipas, solapados por el delegado de la Policía Estatal Acreditable y Fuerza Tamaulipas, Néstor Daniel Medina Lugo y su coordinador Juan Benito, a quien identificaban como El Manotas.