Paisajes lunares |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Paisajes lunares

 

La analogía puede parecer exagerada, pero no lo es. Nuestras calles y avenidas asemejan verdaderos paisajes lunares, llenas de hoyancos y baches. A diario, en nuestra sección “La Capital”, publicamos notas y fotografías sobre el estado tan lamentable que presentan y la apatía de las autoridades locales para poner remedio. Es impresionante la forma tan ruin cómo le dan la vuelta a la responsabilidad que tienen asignada con la ciudadanía, como es el caso del comercio en la vía pública, al que –dijo el edil capitalino- propuso que no hay que comprarles, a ver si con ello dejan de invadirla. En el caso del mal estado de nuestras calles, hasta la fecha no han acusado recibo, pese a que ya ha iniciado la temporada de lluvias y con ello se hace más evidente el daño que presenta la carpeta asfáltica. Lo cierto es que el argumento clásico es que no tiene dinero el ayuntamiento, aunque sí haya 130 millones de pesos para rentar camiones recolectores de basura.

 

Es increíble que vivamos en una de las ciudades más bellas de México y Latinoamérica y haya tanto descuido para tenerla presentable, pese a ser Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Si la situación es tan deplorable en las principales vías de la capital, ya podremos imaginarnos en qué circunstancias están en las colonias populares y agencias municipales. Lo que resulta paradójico es que según datos que hay en este diario, desde hace al menos tres trienios el gobierno de la ciudad adquirió unidades de motor, especiales para el bacheo, pero cuyo destino nadie conoce. Esto es, hubo una inversión considerable para dicho equipo, pero se desconoce si están arrumbados en alguna bodega, como es usual en estos tiempos, o simplemente no se les dio el mantenimiento adecuado y el citado equipo está inservible. La ciudadanía espera que a la brevedad posible se tomen cartas en el asunto del mal estado de las calles y avenidas. No podemos terminar al período de lluvias con una ciudad con el pavimento deshecho y en pésimas condiciones. El edil y parte de su Cabildo deben darse una vuelta por diversos rumbos de la capital para constatar el daño y darle solución a dicha problemática. Estamos a poco más de un mes para que inicien los festejos de julio y llegue el turismo a la capital. Nada peor que recibir a los visitantes con una ciudad hecha pedazos. Y la responsabilidad es del gobierno de la ciudad. De ningún otro.

 

La infame manipulación

 

El lío que traen entre manos las comunidades mixes, San Pedro y San Pablo Ayutla, con su vecina Tamazulapan de Espíritu Santo, ha dejado entrever aristas que si bien eran del conocimiento de las autoridades, éstas se habían negado a reconocer como ciertas. La reiterada negativa a que el problema del agua entre ambas comunidades se resuelva, sólo se justifica cuando el asunto tiene ribetes de negocio, conflicto de intereses o ambición política. Y así es en efecto. Un video tomado recientemente a ciertos actores del conflicto devela la red de complicidades que se han dado para exacerbar no allanar el citado conflicto. La disputa tiene ya muchos años y ambas comunidades reclaman para sí el derecho sobre el paraje llamado “El Manantial”, que por ahora sólo es explotado por Ayutla en su soterrada negativa a compartirle el vital líquido a su vecina. Los llamados ayuuk o mixes, cuya leyenda afirma que nunca fueron conquistados por los españoles, exhibe asimismo que la lucha entre comunidades a las cuales liga una historia común y un lenguaje, es tan enconada o rapaz que cualquier otra. No es solidaridad la palabra que pudiera aplicarse aquí, sino un egoísmo infame.

Varios nombres figuran entre los responsables de minar la voluntad de las mismas comunidades de enterrar el hacha de guerra. En primerísimo lugar se menciona al actual titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) y algunos de sus operadores en la región y en municipio de Ayutla. Una de las activistas que se ha caracterizado por rasgarse las vestiduras y llevar el asunto ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Yasnaya Aguilar Gil, también ha sido señalada de ser una de las principales artífices de que el conflicto siga como un serio dolor de cabeza para el gobierno estatal. Se ha mencionado asimismo al ex diputado por el Partido Acción Nacional (PAN), Alejandro Martínez y al asesor del titular del INPI, Alejandro Moreno. Lo cierto es que el acuerdo de paz o la conciliación entre las comunidades aludidas no puede avanzar, simplemente porque dichos sujetos están empeñados en que así sea, lo que deja entrever la manipulación que ejercen sobre las autoridades municipales. Esta situación ha puesto sobre la mesa, la realidad de cientos de comunidades oaxaqueñas, las cuales viven sometidas a los intereses de grupos o cofradías perversas, a quienes sólo les interesa su particular bienestar.