Día del Maestro
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Opinión

Editorial

Día del Maestro

 

Antes de 1980, esta fecha era una efeméride relevante en el calendario cívico de los mexicanos y en particular de los oaxaqueños. El maestro era entonces una pieza fundamental en la estructura de la sociedad. Era el consejero, el formador, el orientador, etc. Era un eje de la paz social, la concordia y la tolerancia. Sin embargo, cuando la política, el fanatismo y la sinrazón se impusieron, el papel del maestro mutó de aquel personaje digno de respeto, admiración y cariño, al de un fanático, falso revolucionario, acomodaticio y beligerante. En efecto, en 1980 nació la disidente Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). En sus orígenes, dicho movimiento recogió la simpatía y la solidaridad de las entidades en donde tenía presencia: Oaxaca, Chiapas, Estado de México, Guerrero y Michoacán. Pero poco a poco esa simpatía ciudadana fue entrando en un callejón sin salida para transformarse en una aversión y descalificación. En Oaxaca, la Sección 22, también llamado Cártel 22, se convirtió no sólo en una afrenta social sino en un pivote de afectación a la educación que imparte el Estado, daño económico y terrorismo, cuyo principal destinatario ha sido, lamentablemente, el pueblo oaxaqueño.

Hoy mismo veremos la marcha masiva en la que se protesta no por causas justas sino por las mismas demandas que se han convertido en un cartabón desde hace 38 años. No ha sido fortuito que se le haya llamado Cártel 22. Sus métodos de terror, de intimidación y aliento a la ingobernabilidad van de la mano con su eterna movilización y victimización. Ésta ha sido su escudo y bandera. Salvo las ceremonias oficiales, son raros los municipios o comunidades en donde se festeja a los mentores en este día, a la manera tradicional. Cada año, un día como hoy inician las afrentas no al gobierno estatal o federal, sino a la ciudadanía, al comercio establecido, a la gobernanza. No faltarán los bloqueos carreteros, a vialidades, a centros comerciales, bancos, oficinas y otros. Hoy en día los mentores son vistos no con los ojos de simpatía y respeto que algún día tuvieron de todo el pueblo, sino con ojos de encono. Es importante recordar que su lucha está encaminada no a mejorar la calidad de la educación, tan necesaria en nuestra entidad abatida por el rezago educativo, sino a mantener sus privilegios y sus espacios de confort; los vicios y las inercias.

IEEPCO: Una decisión histórica

Oaxaca se vio inmersa de nueva cuenta en un escándalo nacional. Resulta que para cumplir con la cuota de equidad de género que estableció el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO), ciertos partidos políticos, de manera señalada el Movimiento Ciudadano (MC) y el Partido Nueva Alianza (Panal), entre otros, validaron la propuesta de registrar ante dicho órgano, a 17 supuestos transgénero que habrían de entrar como sustitutos de los espacios destinados a mujeres. Obviamente se trató de una maniobra sucia y absurda: declararse muxhes, transexuales o ser miembros de la comunidad lésbico-gay sólo por lograr un espacio en las próximas elecciones, sin serlo, puso a Oaxaca en el escaparate de la crítica y el escarnio nacional. La protesta de organismos de mujeres, colectivos, organizaciones de homosexuales y lesbianas, entre otras, puso sobre la mesa esta situación anómala e ilegal, hasta que el Consejo General del IEEPO y la Comisión de Quejas sesionó para echar atrás tan burda maniobra. Hay quienes asumen que a los responsables debería fincárseles responsabilidades penales por la usurpación de identidad. Una vez desconocidos los 17 llamados cachirules, algunos medios trataron de realizar entrevistas a los aludidos, encontrando cerrazón y auto justificación.

Es importante subrayar que Oaxaca se pone a la vanguardia a nivel nacional, al admitir este tipo de inclusión. Los gays, muxhes, lesbianas, transexuales y otros, podrán aspirar a un cargo de elección popular adoptando nombre y sexo que ellos asumen como propio y sin soslayo de sus derechos civiles o políticos. Hace algunos años se tuvo ya la presencia de una persona de nombre Amaranta Gómez Regalado, que puso las pautas para el reconocimiento posterior a la identidad y diversidad sexual. Por lo pronto, los falsos transgénero que se inscribieron de manera ilegal, tratando de sorprender a los consejeros electorales y al mismo pueblo oaxaqueño, tendrán que buscar nuevas opciones para enchufarse en sus municipios. Hoy están exhibidos ante sus pueblos y ante la sociedad. Hay que reconocer que al tratarse de una situación desde cualquier punto de vista de exclusión, engaño y deseos perniciosos de sorprender, la decisión del IEEPO ha sido aplaudida y reconocida. Un antecedente histórico para evitar que una situación similar se pueda repetir en el futuro. No más simulación y engaño.