Discurso al calor del partido | Opinión
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Discurso al calor del partido

Detalles

 

 

La diversidad política debería ser vista como un abanico de opciones para que la democracia sea válida, por ende, que el pueblo elija a los mejores representantes para dirigir las riendas de este hermoso país.

Se supone que los precandidatos a la presidencia están emitiendo su mejor discurso a las militancias de sus partidos para ser ungidos como candidatos, lo siento, se me olvidaba que la mayoría sólo son un remedo de la figura partidista y una mala copia de la militancia de algún partido.

En fin, si un ciudadano sin partido podría ser presidente, mi cuestionamiento sería el por qué no se lanzó Meade como independiente, si en su discurso maneja que es un ciudadano sin partido, entonces no representa al tricolor ni al PVEM, y siendo fríos sin calor partidista, sólo está usando a una militancia que sí sigue los lineamientos de las instituciones partidarias, en pocas palabras los votantes de estos partidos tendrán que tener un candidato sin ideología política.

O un conservador blanquiazul que le valió el odio de muchos panistas clásicos, y la salida de varios cuadros, sólo por querer ser presidente, y fue el del PAN, pero quiere la silla presidencial y ni se diga del eterno Andrés Manuel López Obrador, que, aunque tenga equipo y una “propuesta” tampoco asegura que sería un buen gobernante, porque por la boca muere el pez.

El país está colapsado en todos los aspectos, parece un México sin mañana, cada vez más pobre y con más deuda, y los políticos con menos aceptación social, es obvio que el poder siempre está en ciertos grupos, porque es parte de la historia, algunas familias desde la Colonia y otras desde el Porfiriato y la postrevolución, pero ahora el grupo se acorta a excompañeros de universidad tecnócratas, que sólo se palmean la espalda entre ellos, porque la población que padece hambre y miseria no los acepta, y menos las incipientes acciones positivas que han tenido el asistencialismo aplicado a través de las políticas públicas, que según deberían mermar la pobreza y generar fuentes de empleo, pero la realidad es otra.

Ojalá que los precandidatos que parecen hienas alrededor de la carroña, lloriqueando y mordiéndose unos a otros, hablando mal del otro, denostando desde la precampaña a los posibles contrincantes, se supone que debería ser en sus partidos, pero, a veces se les olvida y creen que ya están en campaña.

Los temas principales deberían ser la disminución de la pobreza, el cubrir las necesidades básicas de los mexicanos, que exista empleo formal con todas las prestaciones de ley, que decrezca la inseguridad, no es posible que de enero a noviembre de 2017 se hayan registrado más de un millón 668 mil delitos en el país.

Terrible situación que vimos hace unos días, Enrique Peña Nieto, un jefe de Estado respondiendo visceralmente las acusaciones presuntamente sustentadas por un gobernador que es de otro partido político.

Y es más catastrófico que Meade haya dicho en un acto de precampaña en Querétaro que Javier Corral era un gobernador que “tortura” y “engaña”, o sea que reconoció públicamente que existe la tortura física realizada por las autoridades de algún estado, o que este gobierno permite estos latrocinios, y que la inseguridad creció presuntamente en Chihuahua.

Qué significa, que no hay control ni que trabajan en favor de la ciudadanía, entiendo que cada estado sea una federación y que tengan su propia constitución, pero regida por una nacional, que los recursos sean federales y estatales, que existan diferencias ideológicas entre los gobernadores y el representante del ejecutivo nacional, es parte de un Estado plural.

Pero no entiendo y se me hace depresivo que se señale la corrupción de la presente administración a diestra y siniestra, es como si cada quien viera por sus propios intereses, se supone que los servidores públicos trabajan para los ciudadanos, pero parece que a muchos sólo les importa enriquecerse de las arcas públicas o señalando el pésimo desempeño del otro.

Por favor pónganse a trabajar, políticos mexicanos, dejen el circo y la campaña eterna, lo más importante es sacar adelante sus administraciones, pero creo que a la mayoría se le olvida en cuanto se sientan en su silla.

@fuaper