Fue 2019 el peor año para la industria de la construcción en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Fue 2019 el peor año para la industria de la construcción en Oaxaca

70% de empresas locales no fueron contempladas para obra pública: SMI.

Fue 2019 el peor año para la industria de la construcción en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Luego de que el año pasado la industria de la construcción operara al 30% de su capacidad, constructores locales confían en salir del megabache por la nula inversión en obra pública por parte de los gobiernos federal y estatal.

“Vivimos una crisis total en la obra pública por parte del gobierno federal, estatal y municipal, debido a que fue insuficiente para reactivar al sector de la construcción, debido a la escasa aplicación de recursos”, afirmó José Marcos Matus, presidente estatal de la Sociedad Mexicana de Ingenieros (SMI).

Lo cual -añadió- se vio reflejada en el despido de trabajadores de muchas empresas oaxaqueñas, “la primera mitad del año fue muy floja para la industria de la construcción, porque aproximadamente 70% de las empresas no tuvieron trabajo, mientras que el resto estuvo trabajando a la mitad de su capacidad”.

Desde su punto de vista, el 2019 el sector vivió la crisis más fuerte en muchos años, al afectar al 80% de las empresas oaxaqueñas, las cuales tuvieron que emigrar para salir adelante , ya que no hubo trabajo en todo el estado.

Confió en que con el proyecto “Escuelas al 100”, el gobierno federal haya planificado la construcción y remodelación de unas 30 mil escuelas a nivel nacional, pero de eso una parte toca a Oaxaca y ahí es donde alzan la mano.

“Pese a que se trata de obras menores, este programa puede proporcionar empleo al 50% de las empresas dedicadas al ramo de la construcción, mismo que reactivará la economía regional y estatal”, comentó.

Tomó con reserva los proyectos prioritarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, entre ellos, el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, el Corredor Transístmico entre los puertos de Salina Cruz, en Oaxaca, y Coatzacoalcos, en Veracruz, dado que participan grandes empresas extranjeras y nulas mexicanas.

Enfatizó la urgencia para que los gobiernos federal, estatal y municipal hagan partícipes a las constructoras locales, pero pagando a tiempo, “algo que pasa muy común como en el caso de IOCIFED en donde las empresas tuvieron que endeudarse para cumplir en tiempo y forma con las obras asignadas y hasta la fecha no habido pago en muchos casos”.

Las empresas oaxaqueñas sobre todo de la construcción, vienen de seis o siete años muy malos, se han visto afectadas por la falta de obra pública; en el sexenio anterior mucha de la obra que se licitó fue para compañías extranjeras o del Estado de México, las cuales luego subcontrataban a otras, pero con costos muy bajos, lanzó.

Anotó que el margen de maniobra que tienen las constructoras es muy bajo y ante la falta de obra y de pago oportuno, la capacidad financiera para sobrevivir es limitada y ese panorama se espera terminar para 2020, cerró.