Milagros Innumerables de la Virgen de la Soledad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Milagros Innumerables de la Virgen de la Soledad

En el museo de la basílica de la Virgen de la Soledad hay decenas de objetos que desde hace más de 200 años, los creyentes han dejado en agradecimiento.

Milagros Innumerables de la Virgen de la Soledad | El Imparcial de Oaxaca

La devoción de la sacra imagen de María fue creciendo en toda la región al contarse innumerables milagros que por intercesión de la misma Madre de Dios a través de su efigie se concedían y que se expresaban a través de las muchas ofrendas y exvotos que aún existen en el templo.

Un exvoto es una ofrenda que los fieles dedican a Dios, a la Santísima Virgen o a algún santo en recuerdo de un beneficio recibido. Se ponen en los muros u otro lugar de un santuario, templo o capilla como testimonio permanente de aquel favor divino.

Más de mil piezas se encuentran en el museo que pueden ser apreciados por los visitantes, así como pinturas al óleo donde se narran milagros, obras de arte sacro, ornamentos elaborados con hilo y brocados de oro.

Como también relicarios, orfebrería, imágenes de santos, relojes antiguos, billetes de otros países, entre otros artículos, destacóel rector de la basílica, NicolásTomás Ramírez García.

Ante su acompañamiento durante cuatro siglos y los cientos de milagros concedidos, la Virgen de Nuestra Señora de la Soledad se ha convertido en la madre del amor y de la esperanza, pero también en un símbolo de unidad e identidad de los oaxaqueños.

A los pocos años de llegar aquel 18 de diciembre de 1620, la devoción a la virgen empezóa crecer y a tener un gran arraigo, porque los prodigios existen debido a esa gran fe hacia ella, ya que nadie ha dejado de recibir una respuesta a sus peticiones y plegarias, apuntó.

Exvotos llevaron al lugar obsequios elaborados con piezas como conchas de mar, predominan en el museo, pues la imagen está considerada como advocación protectora de los marineros.

El fallecido cronista de la ciudad de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Beltrán escribióque el general José María Morelos y Pavón acudió con todos sus oficiales y tropas el 18 de diciembre de 1812, al templo de la Virgen de la Soledad, después de derrotar a las fuerzas realistas y ocupar la ciudad de Oaxaca, para agradecer su protección en la batalla y nombrarla como la Capitana de los Ejércitos Insurgentes.

Hidalgo encabezaba el movimiento de independencia nacional con la Virgen de Guadalupe, pero Morelos tomóa la Virgen de la Soledad como su patrona al ver que el pueblo de Oaxaca tanto la veneraba desde esa época.

Una de ellas dice: “José Hernández, de 63 años de edad, se vio gravemente enfermo de pulmonía y viendo que corría peligro su existencia invocóa esta divina imagen y quedo salvo gracias a Dios. 25 de noviembre de 1889”.

Otra más: “El 21 de noviembre de 1767, tendióa su casa Julián Castellanos, le salieron ladrones en la cañada de la hacienda de Don Benito… y lo dejaron como muerto, invocando a esta… se arrancóel cuchillo de la barriga, quedólibre y con salud”.

La Madre María de San José escribióuna experiencia mística con la patrona del convento, debido a la súplica de la religiosa que hace a la Virgen al interceder por el obispo de la ciudad Don Ángel Maldonado que pasaba graves conflictos sobre su propuesta a elección como arzobispo.

Ella relata lo siguiente: “Un día, sumamente afligida con este gran trabajo, me fui al coro y estando suplicándole a Nuestra Señora de la Soledad que serenase este pleito por sus extraños piadoso, que ya veía que no teníamos, después de Su Majestad, otro áspero que Vuestra Señoría, pues aquí me pasólo que voy a decir.

Esta imagen de Nuestra Señora de la Soledad está en su nicho y tiene vidrieras, pues dentro de este nicho vi a Vuestra Señoría Ilustrísima estando de rodillas al lado de esta soberana imagen. Díjome esta Señora que viese cómo le tenía a su siervo defendiéndolo de los trabajos en que se hallaba.

Ya se deja entender el consuelo con que quedé, y siempre pidiendo y rogando a Su Divina Majestad y a su Santísima Madre que se acabe este trabajo.

Y cada día estaban las materias de peor calidad y los ánimos de este lugar más turbados y más indignos en contra de Vuestra Señoría. Y cuando más estaban todos enfurecidos, estaba Vuestra Señoríamás sosegado…”

 

Relacionadas: