"Pocos se rehabilitan"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“Pocos se rehabilitan”

Apenas 5 de cada 100 personas se recuperan de las drogas y el alcohol, señala el pastor y representante de “Pescadores del Alma”, AC, Javier Avendaño Silva

  • “Pocos se rehabilitan”
  • “Pocos se rehabilitan”
  • “Pocos se rehabilitan”
  • “Pocos se rehabilitan”
  • “Pocos se rehabilitan”

Apenas cinco de cada 100 personas con problemas de alcoholismo y drogadicción pueden recuperarse y salvarse de ese mundo negativo, señaló el pastor y representante de “Pescadores del Alma”, Asociación Civil, Javier Avendaño Silva.

Desde el centro de recuperación “Betania” localizado en Santa Rosa Panzacola, de esta ciudad, Avendaño Silva, quien profesa la religión del Cristianismo está a cargo de 53 personas, de ellas, 8 mujeres quienes llegaron hasta este punto a petición de algún familiar.

Tiene 8 años la casa de rehabilitación en este proceso de recibir a hombres y mujeres con este tipo de problemas.

“Apenas ayer fuimos por dos hombres: uno en Huitzo, muy retirado, donde nos pidieron acudir por él, y otro en la colonia Alemán, nos llaman para acudir por sus familiares y tenerlos”, comentó el pastor quien dijo contar con la Norma Oficial 028 028-SSA2-2009, para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones.

En las paredes del cuarto de techo de lámina, cuelgan reconocimientos a favor de Javier Avendaño Silva, varios de esos de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) y de otras instancias.

Es más, aseguró que después del operativo de la Fiscalía General en un centro de rehabilitación en San Antonio de la Cal, donde se rescató a más de 101 personas, al grupo “Betania”, llegaron dos mujeres.

“Acá no hay malos tratos, sí les llamamos la atención para que se cumplan con las reglas que tiene cualquier espacio y permitimos los operativos cuando la autoridad lo indique”, dijo.

De acuerdo con la información de los folletos de Pescadores de Almas, A.C., ofrecen servicios de psicología cristiana, formación de valores, restauración familiar, atención médica, medicamentos, programa de 12 pasos para ser libre de adicciones.

El fundador, Javier Avendaño, contó que durante más de 20 años estuvo en el mundo del alcoholismo y la drogadicción; “anduve tirado en las riberas del Río Atoyac, comiendo de la basura, como vagabundo, a quien nadie quería apoyar hasta que escuché el mensaje de Dios quien me rescató”, expresó.

Desde esta casa, los hombres y mujeres reciben alimentación, hospedaje y sus familias los visitan los domingos para convivir con ellos.

La casa que se localiza en la colonia Educación, calle Enrique C. Rébsamen, de Santa Rosa Panzacola aguarda esas historias de quienes buscan salir del mundo de las drogas y el alcoholismo.

“Se trata de curar las emociones por medio del alma; son personas que vienen resentidas, de la desintegración familiar, de la violencia física, sexual y de la humillación”, expresó.

Ante eso, el principal eje de trabajo de este grupo es la oración, de enseñarles que Dios es amoroso y salva a sus hijos.

Para el pastor, de cada cien personas en estos procesos de rehabilitación, apenas 5 logran recuperarse y los demás vuelven a recaer después de salir de un grupo de ayuda.

El trabajo con quien enfrenta este problema, tampoco es fácil y rápido, se requieren de entre 1 a 2 años de rehabilitación cuando acuden ya en estados muy críticos.

“Hay quienes están varios meses y se recuperan, pero también, siguen acá quienes han sido abandonados por sus familiares; es decir, que los vinieron a dejar sin regresar por ellos”.

Ante este hecho, consideró que la prevención es una de las estrategias que deberá asumir la autoridad.

No obstante, Javier Avendaño Silva se quejó del desinterés gubernamental por este tipo de trabajo.

“Falta la generación de empleos para estas personas, tampoco existe apoyo para los grupos de rehabilitación. Para pedir respaldo es muy complicado que respondan”, comentó.

La Casa Betania se mantiene de donaciones ya sea en especie de manera económica, así como de las aportaciones de las familias que llevan a ingresar a sus familiares.

 

Relacionadas: