"La inmaculada Virgen de Juquila quiere paz"
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“La inmaculada Virgen de Juquila quiere paz”

La Iglesia hace un llamado a la paz y reconciliación social entre las comunidades

“La inmaculada Virgen de Juquila quiere paz” | El Imparcial de Oaxaca

Al encabezar la Solemne Misa Dominical en honor a la festividad de la Inmaculada Virgen de Juquila, el Arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, Monseñor Pedro Vázquez Villalobos, hizo un llamado a la paz y reconciliación social entre las comunidades.

“Porqué se nos olvida que somos hijos de Dios, que Dios nos invita a ser hermanos, porqué vivimos como enemigos, cuánto dolor ante las divisiones de nuestros pueblos; un hijo de Dios no debe ser enemigo de nadie, un hijo de María no debe ser enemigo de nadie, la relación entre nosotros como comunidad debe ser donde sintamos amor porque eso nos hace felices, nuestra relación debe ser de paz y de reconciliación”.

Desde el Santuario de Juquila, el Arzobispo exhortó a los miles de feligreses que se dieron cita para venerar a la imagen de la Inmaculada Concepción de María, comenzar a trabajar en la unificación de las familias y las comunidades. “Hagamos a un lado nuestras ambiciones, nuestro deseo de poder y dominios, el único que tiene poder es Dios”.

Acompañado del rector del templo de Juquila, Jacinto López Montaño,Vázquez Villalobos refirió que la madre de Dios “nos quiere lleno de gracia, no podemos o no debemos de vivir olvidándonos de ser hijos de Dios”.

Por ello, dijo que así como se vive en un templo para pedir por el bienestar social, se debe vivir también en armonía en la familia porque “la casa es un lugar sagrado, la familia también, por eso debemos ver nuestra casa como una iglesia doméstica, por eso debemos practicar la misma vivencia de hijos de Dios y María como lo hacemos en un templo y contagiar a los demás para que esa iglesia doméstica esté creciendo”.

En el marco de la santa eucaristía, el Arzobispo dio la bendición a los miles de creyentes que acompañaron desde las primeras horas de este 8 de diciembre a la Inmaculada, donde con mañanitas y oraciones, le agradecieron por los favores recibidos.

“Que Dios los colme de gracia y la Madre María los proteja, regresen con bien a sus casas y que se sientan amados por Dios y la madre de Dios, pero muy comprometidos a vivir como hermanos. Disfrutemos por ser como grandes hijos de Dios”, apuntó.

 

Relacionadas: