Requiere Suprema Corte de Justicia de ministros apartidistas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Requiere Suprema Corte de Justicia de ministros apartidistas

Manuel Gonzalez Oropeza considera necesario que los candidatos a la Corte transiten más allá de las ideologías y los partidos

Requiere Suprema Corte de Justicia de ministros apartidistas | El Imparcial de Oaxaca

Luego de la renuncia de Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Manuel González Oropeza, miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, consideró necesario que los candidatos a este cargo transiten más allá de las ideologías y los partidos, sin dejar de ser comprometidos con las causas que una administración pueda tener.

En entrevista, el exmagistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confío en que la elección de nuevo ministro o ministra, se realice de manera transparente para evitar que éstos no pierdan credibilidad o legitimidad, como lo exige la sociedad.

Consideró también que el Senado no debe actuar por línea del Poder Ejecutivo y en estricta conciencia, debe seleccionar a los candidatos que representen la mejor opción para la administración de justicia, con experiencia judicial e imparcialidad.

Se requiere, insistió, de una persona que sea apartidista y transite más allá de los partidos y las ideologías, sobre todo en un órgano de administración de justicia, “porque ésta no debe reconocer ideología, sino argumentos jurídicos”.

El exmagistrado no descartó en que él sea considerado como un candidato, porque posee una trayectoria honesta, con el conocimiento y la experiencia necesarios. “Yo también aspiro a ser candidato”, expuso.

En otro tema, González Oropeza calificó al nuevo sistema de justicia penal, del cual Oaxaca fue pionero, como “un buen sistema, pero con metodologías que no resuelven los problemas de fondo como las grandes injusticias”.

“Para mí el problema es que el Poder Ejecutivo controla la persecución de los delitos y los agentes del Ministerio Público son personas que están a los vaivenes de la política, cuando eso debe ser un renglón totalmente bajo el control judicial”, consideró.

Finalmente, afirmó que el sistema de justicia es “mucho más allá de las formas como el sistema acusatorio. La oralidad no es la solución sola de la justicia penal; lo más importante es que haya un verdadero control de los que ejercen la persecución de la justicia, no torturen y traten de hacer su labor de investigación de los delitos”.

 

Relacionadas: