Naufraga proyecto de Libramientos Norte y Sur |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Naufraga proyecto de Libramientos Norte y Sur

Al parecer, durante el gobierno de Murat no se dará solución a los problemas de movilidad del estado y a pesar de que existen proyectos a medias o trazados en el papel, es complejo aminorar los embotellamientos sin vías adecuadas

Naufraga proyecto de Libramientos Norte y Sur | El Imparcial de Oaxaca

EL LIBRAMIENTO SUR:

2010

comenzó la construcción

952

millones 897 mil 656 pesos, la inversión

LIBRAMIENTO NORTE

1991

año cuando inició la construcción

17

kilómetros abarcaría

Los proyectos carreteros con los que se pretende reducir el tráfico vehicular en la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO), permanecen estancados, sin socialización ni aval de los habitantes de las comunidades.

En 2017, el gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, anunció que durante su administración se emprenderán obras carreteras en la zona conurbada de la ciudad como el Libramiento Norte y Libramiento Sur.

A dos años de su anuncio estos proyectos no han arrancado, el Libramiento Sur únicamente permanece en estudios realizados desde 2010, del cual desconocen las autoridades y la ciudadanía.

Libramiento Sur
En 2010, a petición de las autoridades estatales, la empresa Zambrano y Asociados, elaboró el proyecto denominado; Libramiento Sur de la Ciudad de Oaxaca, bajo responsabilidad de Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO).

Según datos de este documento que permanece archivado en esta dependencia, de construirse la carretera tendría una longitud de 56,468 metros dividida en dos tramos. El primero con especificaciones tipo A2 de acuerdo a la clasificación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), iniciando (0+000.00) en el km 237+200 de la carretera de cuota Cuacnopalan-Oaxaca y terminando (32+580.729) sobre la carretera federal 131 Oaxaca- Sola de Vega-Puerto Escondido.

El segundo tramo con especificaciones tipo A4 iniciando (33+000.00) sobre la carretera federal 175 Oaxaca-Pochutla-Puerto Ángel y terminando (56+887.246) en el km 27+060.664 de la carretera federal 190 Oaxaca-Tehuantepec.

De acuerdo a las coordenadas planteadas, recorrería 15 municipios de la Zona Metropolitana iniciando en Soledad Etla, San Lorenzo Cacaotepec, San Felipe Tejalapam, Santa María Atzompa, San Pedro Ixtlahuaca, Santa Cruz Xoxocotlán.

Así como Cuilápam de Guerrero, Villa de Zaachila, Trinidad Zaachila, San Bartolo Coyotepec, San Sebastián Teitipac, Santa Cruz Papalutla, San Sebastián Abasolo, San Jerónimo Tlacochahuaya y San Juan Guelavia.

Con esta ruta, los transportistas y automovilistas que transitan desde la autopista México-Oaxaca y que tienen como destino hacia las regiones de la Costa e Istmo de Tehuantepec y viceversa, evitarían circular por la ciudad capital.

En la justificación se establece que la planeación y desarrollo urbano de la ciudad no se ha expresado a un ritmo suficiente que permita satisfacer las demandas impuestas por el crecimiento poblacional en la región. En términos de vialidades y sistemas de transporte, la ciudad está experimentando un desequilibrio entre el número de vehículos en circulación, la demanda y oferta real de alternativas de transporte así como la eficiencia y calidad de las alternativas disponibles actualmente.

Se expone que el factor principal que justifica la planeación y desarrollo del proyecto es la falta de infraestructura vial dedicada específicamente a canalizar tráfico foráneo desde y hacia los extremos Noroeste y Sureste de la ciudad de Oaxaca de Juárez. En la actualidad los vehículos que circulan por la ciudad y que tienen orígenes o destinos foráneos se ven obligados a circular por la denominada Carretera Panamericana la cual ha quedado contenida dentro de la mancha urbana de la ciudad.

Otro de los factores de los embotellamientos viales que diariamente se vive en las principales calles, avenidas y carreteras alimentadoras, es el pésimo estado en que se encuentra la carpeta asfáltica como ocurre en Riberas del Río Atoyac y Circuito Interior.

Proyecto sin socialización
A la fecha, autoridades de los municipios de Santa Cruz Xoxocotlán, San Bartolo Coyotepec y Zaachila, por donde pasaría el libramiento desconocen la continuidad del proyecto, en tanto los artesanos de las comunidades aledañas, refieren que desviar el paso de los visitantes podría afectar sus ventas.

Funcionarios del ayuntamiento de la Villa de Zaachila, señalaron que desde que inició la nueva administración municipal el 1 de enero de 2019, desconocen el proyecto y no existe aún un acercamiento por parte de las autoridades estatales.

“Durante estos primeros dos meses no hemos tenido conocimiento sobre este tema, sabemos que en años anteriores estaban informados acerca de la construcción de un libramiento, pero hasta ahora como nuevas autoridades municipales, no nos han proporcionado información alguna”, informó uno de los funcionarios de la Secretaría Técnica municipal.

De la misma manera, autoridades de San Bartolo Coyotepec, expusieron que no cuentan con información alguna sobre la posible construcción del Libramiento Sur, pero quienes no ven con buenos ojos este proyecto son los artesanos del barro negro.

Máximo Fabián, representante de artesanos, señaló que la construcción de un libramiento afectaría severamente las ventas de los artesanos que se encuentran en comunidades como Atzompa, Xoxocotlán y de San Bartolo Coyotepec.

“A nosotros no nos beneficia porque ya no pasaría el turismo, ahora pasan algunos que van a Huatulco, Puerto Escondido y a Santa Catarina Juquila, pero si se desvían ya no nos verán, es como si les construyera una autopista y se van a ir libre, vamos a estar escondidos”.

Detalló que con la construcción y rehabilitación del libramiento que comunica Xoxocotlán-Zaachila hasta Zimatlán de Álvarez, disminuyó en gran medida el paso de turistas por la carretera federal 175.

“Cuando se hacen este tipo de obras en lo que menos piensan las autoridades es en el artesano, Oaxaca es un estado de mucha cultura y nos tienen abandonados, sería mejor que primero voltearan los ojos hacia lo que realmente requieren los pueblos indígenas, a nosotros nos prometieron un mercado de artesanía y hasta el momento no vemos nada claro”, mencionó.

Paso de peregrinos
Para las autoridades de vialidad de Santa Cruz Xoxocotlán, de construirse el Libramiento Sur, serviría como un paso importante de peregrinos que provienen de los estados de Puebla, Estado de México y la Ciudad de México.

“Durante todo el año cientos de peregrinos pasan por nuestro municipio para dirigirse a Santa Catarina Juquila, en diciembre la presencia de camiones pesados y particulares aumenta, lo que satura un poco más calles, especialmente la carretera Xoxocotlán-Zimatlán”, señaló Édgar Omar Juárez López, comisario de la Policía Vial de esta comunidad.

Detalló que en este aspecto reduciría la carga vehicular desde el Parque del Amor, Puente Ex Garita hasta el Monumento a Juárez. “Sería prácticamente por el paso de los feligreses porque el parque vehicular que circula en el municipio provienen de los fraccionamientos, escuelas e instituciones que se encuentran dentro o cerca del municipio”.

“Diariamente circulan al menos 10 mil vehículos por la comunidad, las horas más pesadas es de 7 a 9 de la mañana; de 2 a 4 de la tarde y de 6 a 8 de la noche, porque Xococotlán es considerado como un dormitorio de las personas que se van a trabajar a las ciudad de Oaxaca”.

Juárez López, expuso que ante el crecimiento poblacional que se ha registrado en la Zona Metropolitana, de no concretarse este tipo de proyectos, en pocos años las vialidades colapsarán por el paso de peregrinos, del transporte público y privado.
De acuerdo a los especialistas que elaboraron el proyecto del Libramiento Norte, la presencia de tráfico foráneo dentro de la mancha urbana impide el libre tránsito de vehículos locales y contribuye en la creación de severos problemas de congestionamiento vial que se extienden a partir de la carretera panamericana y repercuten otras vialidades conectadas a la misma.

Estos embotellamientos se traducen en la generación innecesaria de contaminantes atmosféricos, de ruidos y vibraciones y de consumo de combustible por parte de vehículos automotores en las principales intersecciones de la ciudad.

En 2010, para la construcción del libramiento se estimó una inversión de 952 millones 897 mil 656 pesos.

En lo que corresponde a los municipios que se ubican en la zona oriente de la Zona Metropolitana de Oaxaca, a dos años de haberse anunciado la continuidad del proyecto, no existe aún una socialización con los habitantes y autoridades municipales.

Libramiento Norte

Pese que las autoridades estatales anunciaron que se retomaría el proyecto del Libramiento Norte, hasta el momento no existe información alguna sobre el rescate de esta vialidad en las localidades colindantes.

Autoridades y ejidatarios de la agencia municipal de Trinidad de Viguera, señalaron que de concluirse el tramo faltante, beneficiaría de manera importante a los habitantes del valle eteco, principalmente los que laboran en la zona norte de la ciudad de Oaxaca.

“Sin duda va beneficiar mucho en esta parte de la ciudad, desde Telixtlahuaca hasta Hacienda Blanca ha crecido mucho en los últimos años, por eso se hace tráfico en la carretera federal 190”, señaló Bernardino Vázquez Caballero, agente municipal de Viguera.

Recordó que en 1991 cuando inició la construcción del Libramiento, los ejidatarios y autoridades de Viguera, apoyaron esta iniciativa que por diversas razones se quedó a medias y a 28 años el gobierno estatal pretende retomarlo.

“Desde donde inicia en la Y griega hasta la parte inconclusa que se encuentra en el tramo de las tres cruces, ya está en malas condiciones, el pavimento ya no existe y se tendría que volver a construir”, detalló Vázquez Caballero.

Los ejidatarios coinciden con la autoridad municipal, que de retomarse beneficiará a los ciudadanos que habitan en los fraccionamientos, quienes en su mayoría son trabajadores que tienen que trasladarse diariamente a diferentes puntos de la Zona Metropolitana de Oaxaca.

“A veces hay bloqueos en el centro de la ciudad y no pueden pasar cuando tienen que irse hasta Ciudad Administrativa o por la parte de Xoxocotlán, estamos de acuerdo en que se vuelva a retomar, pero hasta ahora solo ha quedado en buenas intenciones”, señaló la autoridad.

Según datos de los ejidatarios que habitan en el acceso al Libramiento, existen muchos factores que impidieron su conclusión.

“Los ingenieros que trabajaban en la parte alta del cerro nos comentaban que ya no podían avanzar porque el cerro no los dejaba”, expuso uno de los habitantes de Viguera.

Recuerda que sus abuelos le platicaban que el Cerro De Las Tres Cruces que se ubica en la colindancia con San Felipe del Agua, “es sagrado, es un lugar santo y suponen que el dueño, el cachudo ya no permitió que siguieran”, comentó el ciudadano.

Tras su abandono hace más de 28 años, “mucha gente fue a tirar basura, hasta cadáveres iban a tirar por eso la autoridad ejidal decidió colocar una pluma en el acceso”, informó Bernardino Vázquez.

Actualmente existen letreros donde se advierte a la ciudadanía del peligro que representa subir al cerro, pues se han denunciado múltiples asaltos desde el tramo de Viguera hasta San Felipe.

De los 17 kilómetros que se contempló para el libramiento, se construyeron 15 kilómetros hasta la parte alta de San Felipe del Agua.