En Oaxaca el maltrato animal sigue sin castigo
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

En Oaxaca el maltrato animal sigue sin castigo

Hugo López Hernández, alcalde municipal de la capital, reiteró la vigencia del Reglamento Sanitario de Control y Protección a los Animales Domésticos de Compañía, en donde se sanciona cualquier tipo de maltrato a los animales.

En Oaxaca el maltrato animal sigue sin castigo | El Imparcial de Oaxaca

Al menos 27 quejas por maltrato animal recibieron autoridades municipales de Oaxaca de Juárez, sin embargo, tan sólo en un caso el autor material mereció un apercibimiento verbal.

Hugo López Hernández, alcalde municipal de la capital, reiteró la vigencia del Reglamento Sanitario de Control y Protección a los Animales Domésticos de Compañía, en donde se sanciona cualquier tipo de maltrato a los animales.

Y es que hace unos días, en redes sociales se viralizó un video en donde se observa a una mujer arrastrando a un canino con su automóvil, situación que llegó incluso a la Fiscalía General del Estado.

En junio de 2017, otro caso de maltrato animal se difundió en redes sociales: un taxista del sitio “San Dionisio”, de la población de San Dionisio Ocotepec, Tlacolula arrastró a su perro, como castigo porque se habría comido unos pollos.

El funcionario capitalino destacó que luego de recibir la queja, se inicia el procedimiento de cauce legal para determinar si existe o no la comisión de una falta a dicho reglamento y de haberla determinar la sanción correspondiente.

Asimismo, externó que el principal objetivo de la normatividad es regular la posesión de animales domésticos, provida y sano crecimiento, así como vigilar y regular su comercialización.

No obstante, dijo que se pone especial atención a sancionar los actos de crueldad o maltrato, prevenir su sobrepoblación y además promover la cultura de su protección, a través de las áreas correspondientes.

López Hernández manifestó que en caso que la ciudadanía conozca o sea testigo de algún caso de incumplimiento al reglamento o maltrato a los animales, puede presentar su queja en la oficina de la Alcaldía Municipal, ubicada al interior de palacio municipal, en donde un juez calificador les orientará sobre el cauce correspondiente.

Pero también anotó que se puede denunciar un caso en flagrancia o también para reportar la venta de perros y gatos en la vía pública, en donde las sanciones pueden ir desde una amonestación, multa o arresto.

El alcalde añadió que cuando se trate de un establecimiento que viole el reglamento, el propietario puede ser sancionado desde la clausura parcial, total o definitiva de su negocio.

Una multa por faltas al Reglamento Sanitario de Control y Protección a los Animales Domésticos de Compañía alcanza hasta los 4 mil pesos aproximadamente, “pero cada sanción es particular y no homogénea”.

“Estamos revisando los números que nos dejaron las anteriores autoridades y sobre el tema, nos encontramos 27 quejas y de éstas en una se apercibió al propietario”, explicó.

Los casos tipificados como delito son: crueldad animal y agonía, privación de la vida de los animales, abusos sexuales cometidos contra animales.

El último caso de maltrato animal que se viralizó en redes sociales, fue de una automovilista que arrastró a su mascota en Santa Cruz Xoxocotlán.

Impunes los agresores de animales
La presidenta de la Asociación Auxilio al Perro Amigo de Oaxaca (Apa-Oax), Hilda Toledo, lamentó que a pesar de existir una legislación de protección a los animales prevalezcan los casos de maltrato sin castigo.

Invitó a la ciudadanía a pasar de la denuncia en redes sociales a la querella formal, como una forma de erradicar el maltrato hacia los animales.

En tanto, la exdiputada local y exconcejal por el PAN, Leslie Jiménez Valencia, dijo que “hace falta un poco más de sensibilidad por parte de los propietarios de animales y compromiso por parte incluso de los ministerios públicos para recibir y atender las denuncias”.

Recordó que desde el 2015 se aprobó una reforma al Código Penal que castiga con cárcel el maltrato animal, por lo cual la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) está obligada, a través de los ministerios públicos, a recibir las denuncias.

No obstante, explicó que al no hacerlo, puede ser levantada una queja en la Visitaduría General, dado que es una obligación de los funcionarios ministeriales dar cauce a la querella y no “darle carpetazo” o pasarla como letra muerta.

La panista admitió que hace mucha falta por hacer en materia de prevención y cuidado de los animales, debido a que continúan apareciendo casos de maltrato y el nulo cuidado de los dueños o personas ajenas.

“Hace falta conciencia social, pero tanto la legislación como el reglamento en el ayuntamiento capitalino son unos primeros pasos para proteger la vida y el buen trato”, añadió.

Hace apenas unos días, se ventiló un caso que generó indignación en la ciudadanía dado que una persona arrastró por varios metros a un ejemplar canino con su automóvil, sin mayores consecuencias.

Solo buscan comida y refugio
Hilda Toledo dijo que “son actos que demuestran odio hacia los animales a pesar de que no les hacen daño a nadie, ellos buscan comida y un refugio y muchas veces reciben golpes e indiferencia”.

La activista pidió a las autoridades dar cauce a las demandas penales que se interpongan y no dejarlas al fondo del archivero, porque eso genera impunidad en una sociedad cada vez más violenta.

Sostuvo que la asociación pretende dignificar la vida de los animales y evitar que nuevos casos de agresión y violencia quiten la vida o marquen a los ejemplares en los municipios del estado.

Indicó que a 3 años de la ley contra el maltrato animal se han presentado más de 10 denuncias penales, pero en ningún caso se ha sancionado a los responsables, que en un 50% son mujeres.

Toledo convocó a la sociedad en general a ser más consciente y no maltratar o permitir el maltrato hacia los animales en el estado; “nosotros como asociación no nos cansaremos de denunciarlos”.