Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Los Municipios

Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco

A través de la música, la danza y el teatro se busca rescatar la segunda lengua en peligro de extinción en el estado de Oaxaca

  • Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco
  • Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco
  • Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco
  • Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco
  • Elmar Mendoza: Las artes al rescate del chocholteco

A través de la música, la danza y el teatro, Elmar Mendoza Cruz, originario de Tamazulápam del Progreso, busca rescatar la lengua Chocholteca, la segunda lengua en peligro de extinción en el estado de Oaxaca.

Actualmente es director de la Casa de Cultura Chocho-Mixteca, de su municipio. Recibió un reconocimiento al mérito por la LXIV Legislatura el 21 de febrero, Día Internacional de las Lenguas Maternas.

Esto fue porque ha participado en varios proyectos, algunos de ellos son con la obra de teatro de Atonaltzin, la creación de la Orquesta Alma Chocholteca que debutó el año pasado en la Feria del Mezcal, en la capital del estado.

También como solista ha puesto su granito de arena, con composiciones musicales propias, inspiradas en los pueblos chocholtecos y sus fiestas tradicionales, presentándose en más de 50 comunidades del estado.

Todo el trabajo, que incluye colaboraciones con más de 20 países, ha sido sin ningún apoyo gubernamental, pues refiere que al no tener ningún vicio, puede invertir sus ahorros en proyectos como éstos, gratificantes, que enriquecen el alma y que dan recompensas que no son precisamente reconocimientos, sino de la gratitud de la gente.

“Me lo entregaron a mí pero yo creo que mucha gente, amigos, familiares y muchos más son parte de este proceso, dado que hemos participado en más de un proyecto por el rescate del Chocholteco, así que es la suma de muchos esfuerzos”, explicó.

Aplaudió que estos temas sean tomados en cuenta porque en lo general son muy poco atendidos por las autoridades, y que el 2019 haya sido declarado por la Organización de las Naciones Unidas como el Año Internacional de las Lenguas Originarias.

SE REDUCE EL NÚMERO DE HABLANTES

Aunque dijo que no se ha confirmado si son 15 o 16 las lenguas que persisten en el estado, es necesario rescatarlas con acciones concretas.

En el caso del Chocholteco, dijo que hay personas que afirman que son 900 los hablantes de la lengua actualmente, pero el comité regional de la lengua, mencionaba que son 104 hablantes en los 18 municipios que comparten esta cultura en una micro región.

“Habrá que hacer una investigación a fondo para saber el número exacto, pero de que el panorama es desgarrador, lo es, creo que si no implementamos más acciones para su rescate y fortalecimiento, en un par de años el Chocholteco va a desaparecer dado que el gran porcentaje de los hablantes, si no es que todos, son adultos mayores, algunos ya están cansados, otros enfermitos”, advirtió.

LAS ARTES, EL SOPORTE

“Está comprobado que el teatro, la música, la danza, nos pueden ayudar a concientizar a la sociedad y en especial a los niños y jóvenes para poder preservar una cultura”, consideró.

Un ejemplo de ello, es la canción que compuso para Teotongo, una comunidad cercana a Tamazulápam del Progreso, que se llamó La Teotonguita y tuvo una gran aceptación.

Esa comunidad formó su delegación dancística y baila música de la autoría de Elmar Mendoza: “Es hermoso ver a un pueblo que no es el mío, que interpreta canciones escritas por mí y que jamás fue pensado para que se bailara, ahora es parte de su cultura, su identidad que se ha presentado dentro y fuera del estado de Oaxaca”, compartió.

Con el cargo que ahora tiene, dijo que están trabajando para tener la delegación de Tamazulápam con un grupo representativo en cuanto a danza, poniendo especial atención a las tradicionales mojigangas e implementando talleres tanto en Mixteco como en Chocholteco.

Además de tejido de palma y tapetes de aserrín, está en puerta otro taller de cucharilla junto con Santiago Cacaloxtepec, Zapotitlán Palmas pues junto con Tamazulápam son los tres pueblos más representativos en cuanto a la cucharilla.

NUNCA ES TARDE

Elmar tiene 31 años de edad y a pesar de los trabajos que ya ha implementado, se define a sí mismo como aprendiz del Chocholteco, pues asegura que nunca es tarde para aprender.

Tan es así, que comenzó a aprender música entre los 16 y 17 años y “aunque muchos mencionan que es una edad tardía para los músicos o danzantes, se va empezando poco a poco y de acuerdo al interés se puede avanzar”.

“Hasta hace poco tiempo yo tenía desconocimiento de mi identidad cultural. Tamazulápam es el único pueblo que puede ser considerado culturalmente mixteco y culturalmente chocholteco, me di cuenta cuando visité comunidades que estaba muy perdida en algunas de ellas y me preocupé”, dijo.

Debido a que en Tamazulápam prácticamente ya se perdió, mencionó que para aprender se ha apoyado de hablantes de San Miguel Tulancingo y San Pedro Buena Vista, principalmente.

Recordó el proceso de “castellanización” que implementó el gobierno federal hace varias décadas y que propició que en muchas escuelas comenzaran a prohibir que se hablara en una lengua diferente al castellano.

Pero ahora, el gobierno quiere hacer todo lo contrario, quiere implementar acciones para preservar y rescatar las lenguas y, aunque consideró que la iniciativa es un poco tardía, es buena si se involucran las comunidades.

Dentro de las cinco lenguas que va a rescatar el gobierno del estado, como lo anunció en la entrega de los reconocimientos en el congreso local, se encuentra en segundo lugar el Chocholteco, “es un primer paso y creo que es bueno”, dijo.

Esperó que la gente aproveche que el gobierno tiene la vista puesta en el rescate de la lengua, pues a veces en los pueblos, por la cotidianeidad, no se da el valor a lo que se posee, hasta que se está lejos o se pierde.