Central de Abasto de Oaxaca: en manos de la delincuencia | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Especiales

Central de Abasto de Oaxaca: en manos de la delincuencia

Los delitos en la periferia y dentro de este importante centro comercial han aumentado e inclusive los ciudadanos han grabado los atracos, hechos que pasan desapercibidos ante los elementos de seguridad

Central de Abasto de Oaxaca: en manos de la delincuencia | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Ni las cámaras de videovigilancia ni la presencia esporádica de elementos de seguridad han frenado los robos y asaltos en la Central de Abasto, donde los delincuentes operan de manera organizada en el robo de carteras, cadenas y celulares.
Desde las principales calles y avenidas de la Central, hasta en el interior del Mercado de Abasto, varios grupos se organizan para vigilar a los comerciantes y transeúntes, en la espera de una oportunidad para llevar a cabo la sustracción de objetos de valor que muchas veces se dan de manera violenta.

Importante la denuncia

En los últimos días usuarios de las redes sociales han divulgado videos en los que se muestra la forma en que operan los grupos delictivos en la periferia de este importante centro comercial, en uno de las últimas grabaciones se muestra cómo un grupo de sujetos sustraen un celular de un vehículo estacionado.

Pese a los diferentes dispositivos que se han implementado para reforzar la seguridad en el área como: cámaras instaladas por los propios locatarios, así como el Centro de Control, Comando y Comunicación (C4), los delitos siguen a la alza pues estos instrumentos de vigilancia se encuentran fuera de servicio por falta de mantenimiento, problema que ha estado presente desde la administración anterior.

De acuerdo a las autoridades de seguridad, la mayoría de las víctimas no se atreve a denunciar los robos o asaltos que se cometen sobre todo en la Central de Abasto, al considerar que dicho trámite representa una pérdida de tiempo, desconfían de la eficacia de las autoridades o temen represalias por parte del delincuente.

Según registros de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), el robo o asalto en la calle o transporte público representa el segundo delito con mayor frecuencia en la entidad, sólo después de la extorsión.
En algunos videos que circulan en Twitter y Facebook, se observa la manera de operar de los delincuentes, tanto para el robo de celulares como bolsos o carteras.

En uno de los videos que circuló recientemente, se advierte de la presencia de un hombre que vigila las unidades de motor que circulan por la avenida Margarita Maza, donde uno de los copilotos porta un objeto de valor.

Al notar que la circulación es a vuelta de rueda y la unidad tiene los vidrios abajo, éste realiza una señal a otro hombre que se encuentra a unos metros del lugar, que sin mediar palabra corre hacia el vehículo y le quita al copiloto lo que parece ser un celular.

Inacción de policías

La impunidad es tal en la Central de Abasto, que a través de videos grabados por transeúntes o locatarios, se ha evidenciado la pasividad de los elementos de seguridad, que en la mayoría de los casos prefieren observar riñas entre particulares o comerciantes, en lugar de intervenir.

Y es que tan sólo en abril de este año, un elemento de la Policía municipal fue agredido, desarmado y herido por un hombre que discutía con una mujer, luego de que el elemento intentara disuadirlo de su comportamiento.

De manera extraoficial, autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) advirtieron que se requiere de la denuncia de las víctimas para poder actuar contra el delincuente, que muchas veces opera en grupo o con apoyo de algunos locatarios.

Vigilancia ciega

La actuación de los delincuentes se facilita en diferentes partes de la entidad, no solo por la falta de denuncias, sino también por la falta de operatividad de las cámaras de videovigilancia, porque sólo operan 182 de las 497 existentes en todo el Estado.

La mayoría de las cámaras dejó de operar en la administración del entonces gobernador Gabino Cué Monteagudo, cuando no sólo se observó falta de mantenimiento del equipo, sino la destrucción de decenas de cámaras durante las movilizaciones de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sobre todo en la capital oaxaqueña.

En distintas protestas, los profesores destruían los aparatos con palos o piedras, que lanzaban con éxito con apoyo de algunas unidades de motor e incluso grúas.

Sin recursos para reparación de cámaras

Para llevar a cabo la reparación de las cámaras, de acuerdo a las autoridades de la SSPO, se requeriría de al menos 15 millones de pesos, que tendrían que autorizar las autoridades del Gobierno federal para el próximo año.

De obtener el recurso para el próximo año, la prioridad serían las 40 cámaras del primer cuadro de la ciudad, de las cuales, 8 requieren mantenimiento y otras más reparación total.

En su momento, el titular de la SSPO, José Raymundo Tuñón, había señalado que en breve se autorizaría un recurso destinado para resolver la problemática de las cámaras de seguridad, porque la mayoría de los servidores fueron adquiridos desde 2010 y no se les dio el mantenimiento requerido.

Pero ante la falta de presupuesto y ante los daños de este tipo de equipos, apenas hace un mes la SSPO inició la reubicación de cámaras de videovigilancia de zonas de menor incidencia delictiva a otras que han registrado un aumento.

La estrategia se consideró ante la ausencia de recursos en la institución, cuyo presupuesto se va en pago de salarios, operación y conectividad.

Por el aumento de robos y asaltos, comerciantes establecidos han solicitado en reiteradas ocasiones la implementación de operativos constantes entre policías municipales, estatales y federales, porque estos dos últimos solo intervienen y hacen presencia cuando hay operativos.

Datos:

  • 497 de cámaras de videovigilancia hay en Oaxaca de las cuales…
  • 182 están activas
  • 15 millones de pesos se requieren para reparar los equipos

Relacionadas: