Tras concluir protesta, el Zócalo luce semi-despejado
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Tras concluir protesta, el Zócalo luce semi-despejado

Retiran plantón del Zócalo capitalino.

Tras concluir protesta, el Zócalo luce semi-despejado | El Imparcial de Oaxaca

Con el retiro de los maestros y a una semana de las festividades de la Noche de Rábanos, el Zócalo de la ciudad de Oaxaca, sede de esta tradición, luce semi-despejado.

En la Plaza de las Armas y Alameda de León aún se mantienen varios puestos de ambulantes, mientras que alrededor del Palacio de Gobierno, los desplazados de Santa Cruz Xoxocotlán y los indígenas de la región Triqui de Lorena Merino, continúan con sus protestas.

El campamento de los Triquis abarca los corredores del Palacio de Gobierno, así como la calle de Flores Magón, mientras los comuneros de Xoxocotlán se encuentran a un costado de la calle de Bustamante.

En los principales accesos del Zócalo y Alameda de León, los elementos de la Policía Municipal también mantienen un operativo de resguardo, pero hasta el momento permiten sin mayores problemas la entrada y salida de los vendedores ambulantes.

Por otra parte, los comerciantes establecidos del Centro Histórico denunciaron que los puestos informales siguen en aumento en el Andador Turístico, donde se comercializan productos provenientes de otros estados, incluso de otros países.

“Le pedimos a la gente que nos viene a visitar en esta temporada que no compren productos de dudosa procedencia, es mejor que vengan a los comercios establecidos donde les damos garantía y seguridad”, señaló la artesana Diana Alvarado, quien tiene un puesto con venta de artesanías en el Mercado Benito Juárez.

Los empresarios que se ubican sobre el Andador Turístico denunciaron que los comerciantes ambulantes que se instalaron en la zona, habrían pagado hasta 8 mil pesos por vender sus productos en uno de los lugares más visitados de la capital.

“Es una competencia desleal para los que pagamos nuestros impuestos porque ellos se colocaron justo en frente de nuestros locales, a quién beneficia esto, dónde se van estos recursos que se recaudan por otorgarles los permisos”, cuestionaron los comerciantes.

 

Relacionadas: