Jóvenes oaxaqueñas, los rostros de la esperanza
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Jóvenes oaxaqueñas, los rostros de la esperanza

Nueve mujeres entre 14 y 15 años, provenientes de diferentes comunidades ,que se esfuerzan por seguir estudiando ,fueron beneficiadas con becas que las ayudarán a concluir el bachillerato y en un futuro podrán convertirse en profesionistas

Jóvenes oaxaqueñas, los rostros de la esperanza | El Imparcial de Oaxaca

El ingreso a la educación medio superior y superior es complicado en las comunidades indígenas y aún más para las mujeres, así coincidieron seis de las nueve becarias quienes recientemente fueron beneficiadas por la asociación civil, Fondo Guadalupe Musalem.

Las adolescentes cuyas edades oscilan entre los 14 y 15 años tienen deseos de estudiar una carrera y de lograr un título profesional con la esperanza de alcanzar un mejor futuro para ellas y sus familias.

Muchas de las jóvenes que dejaron a sus familias para realizar sus sueños piensan en sus hermanos y hermanas, en cómo apoyarlos y también piensan en ayudar a sus padres para que salgan de las condiciones precarias en las que se encuentran.

Las jóvenes que recientemente se incorporaron son: Andrea Montserrat Jiménez Martínez de la región Valles Centrales; Leticia García Martínez y Edith Ruiz Merino, de la Sierra Sur; Citlali Alina Santiago Bautista y Karen Ithaliby Cuenca Maldonado, de la Mixteca; Yadi Esmeralda Pinacho Maya, de la Costa; Blanca Flor Leyva Robles, de la Mixteca; Krystel Zahiled Cruz Vásquez, de la Sierra Norte; y Frida Lizbeth Martínez Perales, de la Cañada.

En los rostros que guardan inocencia y timidez existen ganas de triunfar. Ahora será más fácil cumplir sus sueños, apoyadas por una beca económica de 2 mil pesos que recibirán durante su educación medio superior, además de tomar talleres de capacitación con perspectiva de género, asesoría académica, acompañamiento de una tutora, atención médica, despensa mensual, hospedaje, apoyo en traslado, entre otros.

En total son 24 jovencitas de diferentes comunidades quienes reciben este beneficio y para no perderlo deberán mantener un promedio mínimo de nueve durante los años que cursen el nivel medio superior.

El Fondo Guadalupe Musalem recibió 47 solicitudes este año. La entrega de becas 2017 se realizó a través un procedimiento que consistió en realizar una entrevista a las interesadas los días 23 y 24 de junio, informó la presidenta, Lina Herrera Martínez Negrete.

Quiere ser médica para ayudar a su pueblo

Blanca Flor Leyva Robles, procedente de la comunidad de San Miguel Ahuehuetitlán dijo que la falta de dinero dificulta la posibilidad de que las mujeres estudien.

“Es difícil porque cuando no hay recursos no podemos seguir en la escuela, la economía es lo que trunca sueños”, mencionó Blanca, quien recién egresó de la secundaria y proviene de una de las zonas más pobres de Oaxaca.

Para Leyva Robles esta beca le brinda una oportunidad para continuar con su formación en el bachillerato y posteriormente acudir a la Universidad.

A ella le gustaría ser médico cirujano para ayudar a la gente enferma de su comunidad, a su familia y a sus cuatro hermanos. Blanca es hija de campesinos mixtecos que le apuestan a la siembra de maíz y frijol.

Un sueño se forma entre las montañas de Zenzontepec

Proveniente de Santa Cruz Zenzontepec -uno de los municipios con más conflictos agrarios de esta entidad, hecho que le ha provocado una inestabilidad social al pueblo- llegó Edith Ruiz Merino, quien de no ser por este apoyo estaría en su casa ayudando en las labores del hogar sin la oportunidad de seguir estudiando.

Edith no vive en la cabecera municipal, es de la comunidad La Palma y para trasladarse a su escuela aborda diariamente una camioneta que recorre 30 minutos por un camino de terracería.

“No es fácil conseguir dinero, es complicado para mis papás porque se dedican al campo y a los quehaceres de mi casa”, expresó.

Edith de 14 años tiene otros dos hermanos de 30 y 12 años, pero el mayor no tuvo la oportunidad de seguir estudiando y conseguir un empleo que le permitiera salir adelante.

A diferencia de su hermano mayor, Edith busca concluir el bachillerato, e incluso, ya lo superó porque él sólo se quedó con estudios de primaria.

“De no tener este apoyo, no hubiera seguido con mis estudios porque no hay dinero”, confiesa la joven.

“Yo quiero y puedo”, dice Leticia

Leticia García Martínez sonríe y comenta que quiere estudiar Medicina y Obstetricia. Al lado de la feliz becaria están sus orgullosos padres quienes le brindan su apoyo.

Oriunda de San Juan Alotepec, Sola de Vega, Leticia tuvo que caminar cada día dos horas para llegar a su escuela y así concluir la secundaria.

El bachillerato lo estudiará en Santa María Lachixio, a dos horas de su pueblo y tendrá que irse a vivir temporalmente a esa comunidad.

“Yo creo que lo voy a lograr, porque tengo ganas de seguir y no sé cómo le voy a hacer, pero yo quiero y yo puedo”, señaló.

García Martínez tiene en claro que estudiar le abrirá muchas puertas para superarse y conseguir un mejor trabajo y así ayudar a sus padres y a su comunidad.

Yadi Esmeralda Pinacho Maya, de Santa María Colotepec, es otra adolescente que tiene esperanza y busca una oportunidad para seguir estudiando y así auxiliar a sus abuelos en sus necesidades.

La mayoría de las jóvenes caminan horas para llegar a sus escuelas, pero el caso de Yadi es más complicado, pues tiene que pasar por un río, trayecto que se complica en la temporada de lluvia.

“Yo le echaré muchas ganas, porque puedo y conservaré mi promedio”, indicó la adolescente de 14 años.
Andrea Monserrat Jiménez y Citlali Alina Santiago Bautista de Valles Centrales y la Mixteca, respectivamente, son otras jóvenes que buscan culminar sus estudios del nivel medio superior y después estudiar su carrera profesional.

Requisitos para solicitar la beca

  • Ser mujer menor de 20 años.
  • Vivir en alguna comunidad rural del estado de Oaxaca.
  • Haber concluido los estudios de secundaria con promedio mínimo de 9.
  • Tener el deseo y el compromiso de realizar trabajo comunitario.
  • Dar cumplimiento periódico a las obligaciones establecidas en el convenio que firman con esta asociación al aceptar la beca.