Justino Damián Martínez , toda una vida al frente del micrófono
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Justino Damián Martínez , toda una vida al frente del micrófono

Justino Damián Martínez Luna durante más de cuatro décadas ha sido partícipe del cambio que se ha vivido en la radio locución de Oaxaca

  • Justino Damián Martínez , toda una vida al  frente del micrófono
  • Justino Damián Martínez , toda una vida al  frente del micrófono
  • Justino Damián Martínez , toda una vida al  frente del micrófono
  • Justino Damián Martínez , toda una vida al  frente del micrófono
  • Justino Damián Martínez , toda una vida al  frente del micrófono

Hace 44 años don Justino Damián Martínez Luna originario de Capulálpam de Méndez, Ixtlán Oaxaca, decidió abandonar la profesión de maestro normalista, para dedicarse con mucho amor a la radio locución en estaciones tanto de esta capital, como de la Ciudad de México y el Istmo de Tehuantepec.

Desde muy pequeño, dice, le gustaba la radio difusión, en su pueblo natal oía un aparato de radio que existía en un comercio que era de los mineros, porque la gente en general no contaba con este tipo de aparatos, primero porque nadie llegaba a venderlos a esa comunidad ubicada en la Sierra Juárez.

La mayoría de la gente, recuerda, era de clase muy humilde, pobres se podría decir, no había la oportunidad de contar con ese tipo de aparatos, pero a él le gustaba la radio difusión y cuando tuvo la oportunidad se vino a vivir a la ciudad de Oaxaca, donde estudió el cuarto, quinto y sexto de primaria.

Ingresó a la escuela secundaria de la Normal, estudió la carrera de profesor normalista, y concluyó en el año de 1957, más tarde con el apoyo de su amigo el locutor de la XEOA Gustavo Armado Calderón, ingresó como empleado administrativo; más tarde, recuerda, “le dieron chance de entrar al micrófono al aire”.

“Me gusta la radio difusión y hasta que me muera dejare de hacerlo, soy profesor; además estudié la carrera de Licenciado en Derecho en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), fui dirigente del sindicato de la Radio y la Televisión casi 20 años, me siento muy contento”.

SUS INICIOS EN LA RADIO

En ese tiempo, Martínez Luna viajó a la Ciudad de México en donde por dos años laboró en la estación de radio de onda corta y larga XERCH que se escuchaba en todo el país y en todo el mundo, así como en otra estación que aun existe que se llama Radio Chapultepec ubicada en la calzada del mismo nombre.

En esta empresa radiofónica la mayor parte de la programación es de música suave, bonita, dirigida principalmente a la gente que tiene sus domicilios en Lomas de Chapultepec. Posteriormente, le tocó fundar la estación de radio XEKZ en la ciudad de Tehuantepec, en donde permaneció otros dos años.

Posteriormente, 40 años consecutivos permaneció en la XEOA en los cuales tuvo la suerte y la oportunidad de ser dirigente del Sindicato de Radio y la Televisión por casi 20 años y en uno de tantos periodos tuvo la idea de crear el Día del Locutor y Trabajador de Radio y Televisión, el cual —en la época de los 50— ya había sido instaurado a nivel nacional como el Día del Locutor, por Francisco Neri.

Cabe señalar que para celebrar este día en la ciudad de Oaxaca existe una serie de actividades, una calenda, eventos deportivos. Este viernes se sirve un desayuno, comida o cena, anteriormente la ofrecía el Gobierno del Estado, o Municipal, u organismos que son amigos de los locutores.

NO SE GANA, PERO SE GOZA

Martínez Luna reconoció que antes era más difícil desempañar su trabajo, ahora la tecnología ha avanzado mucho, para hacer un control remoto se puede hacer con una grabadora o un teléfono celular, no es necesario llevar equipo. Antes los compañeros técnicos que ayudaban en las trasmisiones tenían que subir a los techos de las casas.

Había que conectar los cables desde la estación de radio al Palacio de Gobierno para trasmitir el 15 de septiembre, lo mismo sucedía con los encuentros de beisbol, así era antes, era muy primitivo hasta cierto punto, pero era muy bonito, se ponían los discos en la tornamesa, ahora en la computadora viene todo, el operador locutor actualmente nada más programa y saca al aire lo que tiene que salir.

Además, el pago en las estaciones de radio es muy bajo, no compensa, no es como para vivir de manera honesta. El locutor tiene que buscarle, vender publicidad, hacer una transmisión o ser maestro de ceremonias para poder completar su dinero, un compañero decía, “en la radio no se gana, pero se goza”.

UNA ÉPOCA ROMÁNTICA

Los tiempos han cambiado, ya no existe aquella época de la radio difusión antes era —hasta cierto punto— romántica. En la XEOA había teatro estudio, programas como “Las norteñas tan cotorras”, que dirigían Ángel Espinosa Llaguno y Rafael Ceja Martínez (Q.E.P.D), y el de Agustín Lara, que se trasmitía todos los días.

Martínez Luna subrayó que como no había televisión en Oaxaca la gente escuchaban las radio novelas, como la de Kalimán, el Hombre Increíble o El Ojo de Vidrio, entre otras. Las personas que iban al mercado en las mañanas acudían al teatro estudio a escucharlas.

Recuerda a los compañeros que se han ido, Rafael Ceja Martínez, José Luis Romero, Gonzalo Carlos Vega, Gabriel Hernando Cruz, el primer dirigente del sindicato, Francisco David García “La Voz de Terciopelo”, Humberto Fierro San Miguel, Leonardo Ramírez Narváez “Larry”, entre otros “algún día los seguiremos, ojalá que no sea muy pronto”, externó.

“Los jóvenes que quieran seguir los pasos, ser parte de esta institución tan bonita y hermosa, igual que el periodismo escrito, que se preparen, que estudien, que lean, un locutor tiene que preparase para el futuro”, acotó don Justino Damián Martínez Luna, decano de la locución en Oaxaca.