Quieren regresar los colores a Ixtaltepec |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Quieren regresar los colores a Ixtaltepec

Programa con el que se pretende con una serie de murales sanar a través de los colores todas las preocupaciones y tristezas que dejó el terremoto

“Regresemos los colores a Ixtaltepec, busca mostrar que lo bonito, fuerte y hermoso de éste pueblo, no son sólo sus paredes, sino la gente que habita en ellas y que son guardianas y guardianes de los oficios tradicionales, por lo que con los murales queremos brindar un homenaje a los personajes que de una u otra manera le han dado vida a la población, con su trabajo, con su arte, con su don de gente”, explicó Perseida Tenorio, integrante de la organización Una mano para Oaxaca que surge a raíz del terremoto del pasado 7 de septiembre del 2017 que sacudió al Istmo.

Este movimiento telúrico de magnitud 8.2, dejó macado a los habitantes de esta región, convirtiéndose en una fecha que difícilmente olvidarán, ese día la tierra decidió sacudirse y generó un fuerte terremoto que causó severos daños a poblaciones como Juchitán, Unión Hidalgo, Tehuantepec, Chicapa de Castro, Santa maría del Mar, Santo Domingo Ingenio, Tehuantepec, Ixtepec e Ixtaltepec, entre otros, este último fue uno de los municipios que tuvo el mayor daño en sus viviendas, se estima que por lo menos el 80 por ciento de su población tuvo severas afectaciones.

Los habitantes de Asunción Ixtaltepec vieron cómo la naturaleza les arrancó de tajo su patrimonio, muchos de estos hogares se convirtieron en escombros y esta situación comenzó a crear una situación de zozobra e incertidumbre en las familias que lo perdieron todo.

Durante esta etapa crítica surgieron organizaciones como “Una Mano para Oaxaca”, de jóvenes entusiastas que ante la tragedia se unieron para ayudar a los damnificados, encabezado por Perseida Tenorio, han implementado diversas actividades para lograr apoyar a quienes los pidieron todo, primero con la construcción de los hornos tradicionales de pan, con apoyo a los artesanos de la población y ahora con murales para devolverle el color a Ixtaltepec.

REGRESEMOS EL COLOR

“Comenzamos con el proyecto Regresemos los Colores a Ixtaltepec, como una manera de sanar a través de los colores todas las preocupaciones y tristezas que dejó el terremoto y ha sido increíble toda la unión y amor que ha surgido en cada uno de los murales, explicó Iris Alejandra Piñón Ramos, otra de las jóvenes que a través de Una mano para Oaxaca, está ayudando a sus paisanos.

“Hemos estado realizando talleres de oficios tradicionales como es el tejido en huipiles, la elaboración de hamacas, elaboración de artesanías con palma y ahora con estos murales, con los que se pretende de cierta forma reactivar la economía, con las personas a las cuales les hacemos el homenaje con los murales, pues son personas de la población que se dedican a elaborar artículos tradicionales”, señaló.

Indicó que hasta el momento llevan realizados por lo menos nueve murales y esperan lograr muchos, los más que puedan, esto de acuerdo a los patrocinios que se logren conseguir para el material y que se pueda traer a los artistas.

Comentó que se sentía una gran tristeza por lo ocurrido y la gente pensaba que Ixtaltepec ya había quedado destruido, sin embargo, poco a poco se va reconstruyendo y retomando la vida misma en la población, volviéndose necesario dotar de espacios visuales que hagan que la gente sienta paz y alegría, que con el colorido de los murales sientan confianza que se podrán levantar.

Mencionó que primero se enfocan en los oficios tradicionales, buscando la manera de rescatarlos, por lo que se ha tratado que los murales sean en homenaje a personajes del pueblo, representativos por su trabajo, como es el caso de don German Toledo Cruz, quien se ha dedicado toda su vida a hacer huaraches o Na’ Ersita que hace totopos y su hijo Erik que es alfarero, o Na’ Elba se dedica al tejido de cadenilla desde que era una jovencita.

LOS MURALES

Uno de los murales con el que comenzó el proyecto se realizó en los salones de la escuela de nueva creación que alberga al Jardín de Niños y a la Primaria Teodoro Toledo Núñez, ahí en los salones de madera se pintó la historia de Xipe Totec, Dios del Maíz, conocido como Nuestro Señor el Desollado, por el artista visual Amauri Esmarq de Tlaxcala

El artista dijo que un estudio ha demostrado que los murales tienen un efecto terapéutico en las personas, toda vez que los colores regresan a las zonas de desastre donde solo se tienen destrucción, escombros, casas caídas y la pérdida del colorido de las casas tradicionales.

En el caso de Na’ Elba, ella se dedica al tejido de cadenilla desde que era una jovencita, el oficio lo heredó de su abuela y madre el oficio, con su particular maquinita singer de principios del siglo pasado.

Na’ Elba sigue elaborando trajes regionales y ha enseñado a su nuera, Nereida; quién conservará el oficio por una generación más.
El mural lleno de historia y colorido, se realizó sobre el único muro que no se derrumbó de su casa y lo realizó el artista Irvin Cano, como un homenaje a este ejemplar personaje

Mientras que Oscar Sandoval fue el artista encargado del mural como homenaje a Na´Ersita y al tradicional totopo Ixtaltepecano, así como a la alfarería del poblado, muy reconocida en la región.

“Durante el sismo, su casa se derrumbó y solo la fachada quedó de pie. Al conocer esa historia de viva voz, entendí que debía dar todo mi esfuerzo en este muro simbólico·, dijo el artista quien indicó que durante mi estadía se percató de las terribles huellas de los sismos del año pasado y que todavía se sienten. Pero también pudo reconocer el coraje del pueblo zapoteco del Istmo, que lucha todos los días por levantarse, por reconstruir su ciudad, su historia y su cultura.

Cada uno de los artistas y murales tienen un especial significado, de acuerdo a la historia de cada personaje, pero con el único fin de mostrar que lo bonito y fuerte de este pueblo no solo son sus paredes sino la gente que habita en ellas y que son guardianas y guardianes de los oficios.
Como el caso de don Germán Toledo Cruz, de los pocos talabarteros que quedan en la población y sigue dedicándose al oficio tradicional de hacer huaraches de cuero y suela de llanta, por lo que en las paredes de su casa se pinta el noveno mural de la serie.

Ahí Julio Cesar Sánchez Morales “Doner One” originario de Tlaxcala, está participando en el proyecto de darle color y vida a Ixtaltepec, por lo que el mural a su cargo lleva elementos relacionados al Istmo.

“Lleva unas manos, que son las manos de don Germán y en sus manos está agarrando unos huaraches, de ahí han surgiendo más ideas, en la parte posterior se ve un cenzontle que es un ave también muy típica, vemos flores, que son el bordado típico de la región y por último un armadillo como animal representativo de la zona”, apuntó.

 

Relacionadas: