Ataque del Estado Islámico en Kabul deja 40 muertos |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Internacional

Ataque del Estado Islámico en Kabul deja 40 muertos

Una explosión de un centro cultural chiita en Kabul, dejó al menos 40 personas muertas y unos 30 heridos. El ataque se lo adjudicó el Estado Islámico a través de su agencia de propaganda Amaq.

Ataque del Estado Islámico en Kabul deja 40 muertos | El Imparcial de Oaxaca

Kabul

Al menos 40 personas murieron y otras decenas resultaron heridas en un atentado contra un centro cultural chiita de Kabul, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

El local en la mira “recibe apoyo de Irán y es uno de los principales centros chiitas de Kabul”, afirma EI en un comunicado de su agencia de propaganda Amaq.

Ghulam Mohamad Paikan, ministro delegado de Salud, informó que son “35 mártires y otros 20 heridos”, todos civiles fallecidos como consecuencia de quemaduras causadas por el atentado

Los talibanes se desvincularon inmediatamente del atentado, que también afectó a la Agencia Voz Afgana, un medio de comunicación situado cerca.

“El blanco del ataque era el centro cultural Tabayan. Se celebraba una ceremonia con motivo del 38º aniversario de la invasión soviética en Afganistán cuando se produjo una (primera) explosión”, declaró a la AFP el portavoz adjunto del ministerio del Interior, Nasrat Rahimi.

La explosión fue seguida de otras dos, menos potentes, que no causaron víctimas, añadió.

“Hay 40 muertos, 30 heridos, no es el balance definitivo, que todavía puede aumentar”, informó el portavoz.

En la cadena de televisión Tolo, el ministro delegado de Salud Ghulam Mohamad Paikan dio cuenta de “35 mártires y otros 20 heridos”, “todos ellos civiles” fallecidos como consecuencia de “quemaduras” causadas por el atentado.

>>>Kabul, una de las ciudades más peligrosas

Es el atentado más sangriento desde el cometido en octubre pasado contra una mezquita chiita, que ocasionó 56 muertos y que también fue reivindicado por el EI.

“Estábamos en el vestíbulo, en segunda fila, cuando la explosión se produjo detrás de nosotros (…) Después había fuego y humo en la sala”, contó Mohamad Hasan Rezayee, un estudiante con quemaduras en la cara y las manos.

“Era el caos. Todo el mundo gritaba y lloraba. La gente estaba presa de pánico. Todos pedían ayuda”, describió. Según él, entre las víctimas figuran mujeres y niños.

“Los terroristas volvieron a cometer crímenes contra la humanidad atacando mezquitas, lugares santos y centros culturales. Sus crímenes son imperdonables”, estimó el presidente afgano Ashraf Ghani

En las fotografías colgadas en su página Facebook, la Agencia Voz Afgana muestra su patio lleno de escombros y media docena de cuerpos en el suelo, uno de ellos ensangrentado.

Sabir Nasib, director del hospital Istiqlal, afirmó en la televisión local que 18 heridos fueron transportados a su establecimiento. “Cinco de ellos se encuentran en estado crítico y nuestros médicos intentan salvarles la vida”.

En este hospital, decenas de víctimas, casi todas hazaras, la única étnica chiita de Afganistán y reconocible por sus rasgos asiáticos, se golpeaban la cara y se tiraban de los pelos por la desesperación, constató la AFP. Otros maldecían al gobierno, incapaz, según ellos, de protegerlos.

“Los terroristas volvieron a cometer crímenes contra la humanidad atacando mezquitas, lugares santos y centros culturales. Sus crímenes son imperdonables”, estimó el presidente afgano Ashraf Ghani en un comunicado.

Las fuerzas estadunidenses en Afganistán condenaron un “ataque abyecto”.

Este es el último de una larga lista de atentados en Kabul, una de las ciudades más peligrosas del país. El 31 de mayo, un camión bomba mató a 150 personas e hirió a alrededor de 400.

El grupo yihadista Estado Islámico, que también reivindicó el atentado del lunes pasado contra una célula de los servicios de inteligencia, cometió recientemente varios ataques en Afganistán, sobre todo contra la minoría chiita en Kabul. Los talibanes también suelen atentar contra las fuerzas de seguridad.