Mi pareja no quiere trabajar: ¿cómo puedo motivarle?
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Hogar y Familia

Mi pareja no quiere trabajar: ¿cómo puedo motivarle?

Cuando la pareja no quiere trabajar toda la familia se encuentra en un estado de alteración que afecta directamente la armonía del hogar. Es importante solventar la situación lo antes posible para evitar problemas mayores.

Mi pareja no quiere trabajar: ¿cómo puedo motivarle? | El Imparcial de Oaxaca

Algunas frustraciones laborales o personales tienen una influencia negativa en las personas. Es cuando suele aparecer el conflicto matrimonial ocasionado porque la pareja no quiere trabajar. Una situación difícil de convertir, pero no imposible.

En las condiciones desfavorables es cuando se notan las verdaderas personalidades y actitudes frente a los infortunios. Es imprescindible incentivar a encontrar el lado más positivo a las circunstancias. De lo contrario, se torna cada vez más grave el problema.

¿Cómo actuar si mi pareja no quiere trabajar?

1. Tener paciencia
Tener a la pareja todo el tiempo en casa, sin intentos por buscar un trabajo, puede convertirse en un hecho irritante. Sin embargo, hay que mantener la calma y evitar las discusiones. Es evidente, que no es una elección feliz sino que su propia autoestima está dañada.

Es necesario darle un tiempo para que pueda recuperar su energía, sin dejar de estar atentos a sus reacciones. Es típico que la pareja que no quiere trabajar esté de mal humor o nervioso. En realidad, se siente como un estorbo que no aporta nada en el hogar y eso lo golpea directo en su dignidad.

2. Identificar la verdadera causa
Depresión.
Aunque sea dificultoso, los problemas deben ser tratados en la pareja y conversar es la única forma de encontrar la solución. Hay que buscar cuál es el motivo por el cual esa persona no quiere trabajar.

En ocasiones, la dificultad para encontrar un trabajo por la edad, las capacidades y la experiencia generan depresión. Entonces, el hombre se autodenomina como un ser incapaz de llevar adelante la familia. En otros casos, no encuentra exactamente lo que desea y elige no hacer otra cosa.

También es probable que se encuentre en un estado de comodidad real y no tenga intenciones de ingresar al mundo productivo. Lo importante es poder identificar qué le sucede a la pareja, para saber qué hacer.

3. Reasignar las tareas del hogar
Si no quiere trabajar, que se encierre en la casa sin hacer nada, tampoco es la solución. Entonces, hay que reasignar las tareas rutinarias de la familia y darle mayor participación. La propuesta debe ser presentada como una situación momentánea y de colaboración.

Mantener su mente ocupada en actividades hogareñas o llevar a los niños a la escuela le permite valorar su tiempo desde otro lugar. Asimismo, puede aprovechar sus horas para hacer arreglos que estaban postergados en la casa o el jardín.

Es probable que retome las energías para comenzar nuevamente una búsqueda laboral, luego de un tiempo. Por otro lado, se generan nuevos contactos sociales que motivan a la acción.

4. Incentivar y fortalecer sus virtudes
La mejor forma de motivar a una persona a trabajar es fortalecer sus habilidades con halagos y afecto. Podemos ayudar en la confección de un currículum personalizado y comentar sobre búsquedas, sin presionar.

Es una buena ocasión para demostrar que en realidad nada es imposible, pero tampoco tan sencillo. El mejor consejo es que se atreva a experimentar nuevos trabajos y que tenga pequeñas metas. No siempre se consigue lo ideal, sin embargo es probable comenzar por algo.

5. Hablar sobre el impacto familiar

Poco a poco, es importante empezar a conversar sobre las consecuencias que esta crisis tiene en la familia. Por un lado, las expectativas que se tienen con respecto a los tiempos para cambiar la situación. Por otro, la necesidad de acotar algunos gastos del hogar para no caer en deudas.

Lo importante es siempre hacer los planteamientos desde una perspectiva positiva, como acciones parciales y temporales posibles de revertir. Visualizar, en la práctica, la influencia de su decisión logra mayor flexibilidad.

¿Qué hacer si mi pareja no quiere trabajar y no le afecta en nada?
Existen los hombres que, directamente, no tienen ningún interés por trabajar. Se siente muy cómodos y felices cuando dependen económicamente de sus mujeres. Siguen su rutina asumiendo, prácticamente, un rol de hijos.

Si es este el caso, es probable que haya que consultar con un profesional. Y si no hay mejoras, alejarse de esa pareja es la mejor opción. Las parejas deben tener la madurez para crecer y prosperar juntas, como un verdadero equipo. De nada sirve un compañero de vida que no se esfuerce por crecer.