¿Realmente una cesárea duele menos que el parto natural? Acá te diremos la verdad |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Familia

¿Realmente una cesárea duele menos que el parto natural? Acá te diremos la verdad

La experiencia es diferente para cada mujer, algunas les parece más doloroso el parto natural que la cesárea, pero otras opinan que el proceso quirúrgico es incómodo.

¿Realmente una cesárea duele menos que el parto natural? Acá te diremos la verdad | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Es una situación difícil, especialmente para las madres primerizas, debido a que comienzan a preguntarse sobre cómo será la experiencia o si dolerá o no., el embarazo es una etapa única maravillosa y bella, van pasando los meses hasta que llega el momento de la verdad en donde a muchas mujeres les surgen muchas dudas.

Es una ocasión inquietante, y cada mujer tiene una opinión diferente sobre que es mejor o cual es el método menos doloroso, ten en cuenta que son experiencias muy distintas, sin embargo tienes que recordar y tener presente que lo más importante es ir a las consultas medicas que tengas con el ginecólogo, así de esa manera se evitará alguna complicación que pueda presentarse en el proceso antes del parto.

No tienes que preocuparte ni agobiarte, solo tienes que seguir bien las indicaciones de tu médico especialista y lo más importante disfruta de esta nueva etapa en donde te convertirás en madre, y donde dentro de poco podrás abrazar, besar y acariciar a tu hermoso hijo siendo la felicidad más grande en tu vida.

Existen dos maneras para traer al mundo a un bebé, y estas son; el parto natural, la más común en todas las mujeres y la cesárea, el cual es un procedimiento quirúrgico. Como mencionamos anteriormente, la experiencia es diferente para cada mujer, algunas les parece más doloroso el parto natural que la cesárea, pero otras opinan que el proceso quirúrgico es incómodo.

Es cierto que, luego de tener un bebé por medio de una cesárea, el dolor es cinco o siete veces más intenso que el de un parto natural. A continuación te proporcionaremos puntos que debes saber o conocer con el método de cesaría.

Malestar: ten en cuenta que este síntoma se presenta en la parte baja del abdomen, debido a que allí se realizó el procedimiento, centrándose el dolor en la sutura.

Complicaciones: la cesaría es difícil para las mujeres que sufren de diabetes o son obesas, dado a que la cicatrización es más complicada y lenta, siendo una molestia que dura hasta meses.

Los riesgos de complicaciones pueden a veces aumentar cuando en este caso la madre ya ha tenido algunas cesarías anteriormente, debido a la posibilidad adherencias de la vejiga a la sutura. Además, corren el riesgo de presentar inconvenientes de coagulación, entre algunos otros.

Infección: el dolor puede aumentar excesivamente si en las próximas 24 horas la herida se infecta o presenta irritación. Trayendo como consecuencia síntomas, como por ejemplo: pus en la sutura, fiebre, exceso de sangre, ombligo enrojecido, etc.

Por eso es de suma importancia que acudas a las consultas medicas con el especialista, ya que él podrá evaluar y determinar si puede existir alguna complicación y así se tomarán las medidas necesarias para poder mantener el bienestar tuyo y el del pequeño bebé que estás esperando con mucho amor.

El parto natural es muy diferente a la cesárea, sí, es doloroso, pero el dolor solo dura un cierto tiempo, dependiendo de cada mujer. A algunas mujeres les puede parece un dolor insoportable, pero a otras, es un dolor más ligero y liviano a comparación de una cesárea.

El punto es que, la parte más intensa pasa una vez que el bebé ya nació. Algunas de las ventajas de tener un parto natural son las siguientes:

  • El contacto con el bebé es inmediato: a diferencia de la cesárea, en el cual no puedes ver a tu bebé al cabo de unas cuantas horas, dejando a la madre en una incertidumbre.
  • Recuperación: este proceso es más rápido debido a que no hay suturas presentes.
  • No corres el riesgo de infección: evitaras los dolores que pasan las mujeres que sufren de infección a causa de un procedimiento quirúrgico.
  • Bloqueo de la hemorragia: la madre corre un riesgo menos elevado de tener una hemorragia o la excesiva pérdida de sangre.

Se puede concluir, que el parto natural es menos doloroso que la cesárea, debido a que evitas una serie de inconvenientes que se pueden presentar en la sutura.

En el parto natural, el dolor solo dura unos momentos y el bebé recibe mejor oxigenación cerebral.

Sin importar, después de haber pasado por un parto natural o una cesárea cuan doloroso haya sido, no se compara con el verdadero amor que siente una madre al tener a su hijo sobre su regazo convirtiéndose en un vinculo de amor irrompible entre madre e hijo que es para toda la vida.