Impune, destrucción de campamento tortuguero en Colotepec, Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Costa

Impune, destrucción de campamento tortuguero en Colotepec, Oaxaca

Una familia de origen alemán reclama el predio como suyo; los afectados exigen a las autoridades frenar y sancionar la invasión y destrucción del santuario de tortugas

Impune, destrucción de campamento tortuguero en Colotepec, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
El campamento de “Boca Barra” cuenta con una autorización vigente para su operación por la Dirección General de Vida Silvestre de la Semarnat.

A unos días de la agresión violenta al campamento de tortugas “Boca Barra” localizado en Santa María Colotepec, la Vice fiscalía de la Costa no ha enviado a sus elementos a realizar la inspección ocular y recabar las pruebas de los hechos.

Y es que el miércoles pasado, encargados del sitio denunciaron a la opinión pública la quema del campamento y violencia en contra de dos de sus compañeros por parte de sujetos armados al servicio de una familia de origen Alemán que reclama el predio como suyo.

Bajo reserva de anonimato por riesgo de represalia por parte de los hombres armados e invasores, los afectados exigieron a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) aplicar la ley y garantizar la integridad de los cooperativistas.

De igual forma, recordaron que desde hace dos años, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no les ha otorgado el reconocimiento como santuario, a pesar de proteger a tortugas golfina, laud, prieta y carey.

Revelaron que al año llegan a proteger a cerca de mil 500 nidos de tortuga, de los cuales llegan a brotar cerca de 250 mil ejemplares, mismos que se encuentran en riesgo por las agresiones y quema de las instalaciones.

Dos jóvenes activistas fueron violentados.

Pidieron a las autoridades terminar con la invasión e impunidad de la familia de origen alemán, quienes de forma violenta y apoyada de hombres armados se han posesionado de terrenos a orilla de la playa.

“Su interés es económico, ellos quieren vender o rentar el espacio junto a la playa, pero no conservar el medio ambiente y menos las diversas especies de tortugas que arriban cada año a Colotepec”, denunciaron.

Lamentaron el desinterés de los gobiernos estatal y federal para atender una problemática que ha escalado en el grado de violencia y que ahora tocó a dos cooperativistas a quienes les quemaron los pies y golpearon con total impunidad.

Comentaron que la extensión que ocupa el Campamento de Tortugas conocido como “Boca Barra” es de 240 metros de largo por unos 80 de ancho y es ambicionado por personas que carecen de documentos legales.

Así quedó el campamento luego del allanamiento.
Dos jóvenes activistas fueron violentados.
El campamento de “Boca Barra” cuenta con una autorización vigente para su operación por la Dirección General de Vida Silvestre de la Semarnat.
Aseguran que el predio no pertenece a dicha familia y carecen de documentos legales para comprobar dicha posesión.
El acusado, de nacionalidad alemana, emitió una réplica por las acusaciones hechas en su contra deslindándose de los hechos.
Cientos de nidos eran protegidos en este lugar.

Explicaron que después de la agresión violenta ocurrida a mitad de semana, únicamente la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) visitó el lugar para tomar fotografías y evidencias.

“Llevamos seis años cuidando el medio ambiente, pero ahorita seguimos en el campamento pero tenemos miedo de que nos maten, porque son personas armadas, dispuestas a todo sin importarles la vida de los demás”, alertaron.

Los integrantes del campamento apelaron a la voluntad de los gobiernos para intervenir de forma inmediata y frenar tanto la invasión de terrenos junto a la playa por parte de extranjeros y castigar la contratación de hombres armados para agredir a ciudadanos.

Condena agresión ONG internacional

La organización internacional Sea Shepherd México demandó una investigación y sanción de los hechos sucedidos en la Barra de Colotepec, municipio de Santa María Colotepec, a mitad de semana.
Urgió investigar y sancionar los hechos violentos sucedidos el 24 de abril de 2019 en el campamento tortuguero de “Boca Barra” municipio de Colotepec, Oaxaca donde fueron destruidas las instalaciones y los equipos de manejo y conservación de tortugas marinas de esa playa.

El campamento de “Boca Barra” cuenta con una autorización vigente para su operación por la Dirección General de Vida Silvestre de la Semarnat expedida con número de oficio SGPA/DGVS/0029989 de fecha 5 de abril de 2018 para actividades de protección y conservación de tortugas marinas.

Lo anterior al haber cumplido con los lineamientos de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, La Ley General de Vida Silvestre y las especificaciones de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 y la Norma Oficial Mexicana NOM-162-SEMARNAT-2012.

Por lo que las actividades de conservación realizadas por los operadores del campamento tortuguero están bajo el marco legal en materia de protección y conservación de quelonios marinos, relataron.

Sea Shepherd México exhortó a las partes involucradas a dirimir sus diferencias en los tribunales agrarios e instancias administrativas ambientales competentes en su caso.

Pero reitera que sobre la base de la razón y el derecho se debe privilegiar siempre el diálogo de las controversias y no el uso irracional de fuerza y menos la destrucción de bienes y patrimonios destinados a la conservación de especies en riesgo como es el caso de las tortugas marinas, lo cual seguimos reprobando.

Por lo que nuevamente reiteramos la solicitud a las autoridades competentes el realizar de manera expedita las investigaciones necesarias y sancionar conforme a derecho, indicaron.

Así quedó el campamento luego del allanamiento.

Los datos

En su momento, autoridades de Bienes Comunales de Santa María Colotepec, Pochutla expusieron en un documento fechado el 24 de mayo del año pasado, no haber encontrado en sus archivos nombre del titular del predio en disputa.

A su vez, el presunto invasor de origen alemán a través de un escrito negó las acusaciones y afirma que no ha mantenido conversación alguna con los quejosos, así como no ha causado molestias ni perturbación en sus actividades.

En cambio, los integrantes de la cooperativa mostraron un acta de asamblea en donde autorizan el uso del terreno comunal para la operación del campamento de tortugas “Boca Barra”.

 

Relacionadas: