Eliseo Martínez: Sinfónica de Oaxaca debe ser una realidad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Eliseo Martínez: Sinfónica de Oaxaca debe ser una realidad

A unas semanas de su primera temporada del año, la agrupación que lidera por tercer año consecutivo abre espacios para 25 intérpretes “desempleados”

  • Eliseo Martínez: Sinfónica de Oaxaca debe ser una realidad
  • Eliseo Martínez: Sinfónica de Oaxaca debe ser una realidad

La Orquesta Sinfónica de Oaxaca “se está armando”, dice su director Eliseo Martínez. Quien desde 2018 está al frente de la agrupación refiere que a la treintena de músicos permanentes y algunos que se han integrado en este par de años busca sumar otros. La idea es mantener a los 64 intérpretes con que ha trabajado desde su ingreso. “Soy de la política de que vamos con la misma gente, pero si tienen otros proyectos y dejan una vacante, inmediatamente la cubrimos”, afirma.

Hasta el 24 de enero, la agrupación mantiene abierta una convocatoria para conseguir a 25 músicos con quienes desarrolle sus dos temporadas del año. De ahí que sus director invite a “todos los músicos desempleados, locales y nacionales” para inscribirse y ser parte de las audiciones del 28 de enero. Quienes logren pasar el filtro comenzarán labores el 3 de febrero, a unos días del arranque de temporada, programado para el 7 de ese mismo mes.

¿Qué repertorios podrán ejecutar con los 64 intérpretes que logre la orquesta?

—Como director uno tiene que programar obras del agrado del público. Desde que estuve en la Banda de Música del Estado conozco muy bien al público oaxaqueño y sé más o menos lo que le gusta. Obviamente, no voy a tocar 10 piezas que duren tres minutos. Vamos a intercalar una sinfonía de Beethoven, una de (Franz) Schubert, de César Franck, solistas que toquen el Concierto para violín de (Max) Bruch y otras. Serán programas accesibles para la Orquesta Sinfónica, no arreglos para orquesta sinfónica. Además de algunas sorpresas.

¿Cuál es el estado que guarda la agrupación en este su tercer año al frente de ella?

—Entré en el 2018 y vamos a ver si duro el tercer año.

¿Por qué?

—Es un decir… Los problemas que hay, ya no estoy para problemas.

¿En qué se ha enfocado para compaginar la parte de resistencia al frente de la orquesta y que esta tenga una estabilidad?

—Obviamente, ya debes de tener lo musical, pero hay que lidiar política y administrativamente, que es lo difícil. La música ahí está. Esos tres factores hacen una unión. Cualquier director que esté se va a enfrentar a esos tres monstruos.

¿Ha impactado la política federal de austeridad a la Orquesta Sinfónica?

—Hasta ahorita no la sentimos. Yo sí lo siento porque la Orquesta Sinfónica debe  ser una realidad, deben de ser todos (los músicos) con su nombramiento. No puede haber de honorarios o de contratos. Todos con sus nombramientos y crecer la orquesta a 80 o 90 (músicos). Eso le pedí a los Reyes (Magos), pero no me lo trajeron. A lo mejor me lo van a traer; no sé, sería un sueño bastante grande. Y los sueldos (que sean) un poquito más altos para que haya mayor competencia y calidad musical. No es que no haya calidad, la hay ¿Pero te imaginas una orquesta de 90?

¿Ya ha analizado quiénes estarán como solistas en estas temporadas?

—Sí, lo que pasa es que estamos esperando la programación que hace Seculta. Estoy esperando. Cuando me toca dirigir yo hago mis programas.

El año pasado la orquesta colaboró con la grabación de un disco del director Enrique Barrios, ¿hay planes similares para la agrupación?

—Ese (disco) era parte de un programa de becas que tenía Barrios, uno de los requisitos era hacer una grabación con una orquesta foránea, y él eligió a la Orquesta Sinfónica de Oaxaca. Y así puede que aterrice un programa, pero nosotros estamos supeditados a nuestra temporada.