Artista mexicano refleja los más profundos sentimientos en esculturas hiperrealistas
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Artista mexicano refleja los más profundos sentimientos en esculturas hiperrealistas

Para el artista, la escultura hiperrealista no sólo consiste en recrear al máximo la realidad, sino de mostrar el interior de las personas.

Artista mexicano refleja los más profundos sentimientos en esculturas hiperrealistas | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet.

El artista mexicano Rubén Orozco Loza refleja las emociones humanas en sus esculturas hiperrealistas. A escala o tamaño real, sus piezas no sólo replican los rasgos físicos de una persona, sino son el espejo de su tristeza, alegría, miedo o tranquilidad. Sentimientos íntimos que él logra capturar para materializarlos en una obra de arte.

Así lo ha hecho desde hace dos décadas, y ahora lleva a las calles de Bilbao, España.

Se trata de la escultura de Mercedes, una mujer de 86 años de edad, con la que participa en la campaña Invisible soledad, para hacer consciencia sobre el abandono social en que viven las personas de la tercera edad.

En entrevista, el artista, quien también expone por primera vez su obra en el Museo de Arte Contemporáneo de San Luis Potosí, detalla que tardó más de un mes en capturar la esencia de la mujer, no sólo física, sino también emocional. Para ello ocupó 200 fotografías en diferentes ángulos para crear el molde de la escultura en tamaño real.

“Trabajé un mes con el modelado del rostro y las manos, y me invitaron a Bilbao a conocer a Mercedes porque ya me habían dicho que tenía que representar la soledad y la tristeza, pero al conocerla cambié mi percepción, porque también es una mujer fuerte y alegre. Entonces lo que quise representar es que si la ves sentada en una banca es como una persona triste, pero si te acercas se dibuja una pequeña sonrisa”, cuenta.

Para Orozco Loza la escultura hiperrealista no sólo consiste en recrear al máximo la realidad, sino de mostrar el interior de las personas; la esencia que tal vez no vemos a simple vista. Lo mismo ha hecho con personajes históricos como Frida Kahlo, Luciano Pavarotti o José Clemente Orozco de quienes maximiza detalles como la mirada o posición de las manos.

El trabajo del escultor, reconocido con el Premio Estatal a la Juventud 2006 en Guadalajara y la mención honorifica en el Premio de Escultura Juan Soriano 2005, se caracteriza por ser en miniatura, de hecho, confiesa que la pieza de Mercedes es la primera en tamaño real.

Tardo como tres meses en promedio, primero se hace un modelado en plastilina y luego un vaciado en positivo que es en silicona; el color de la silicona aparece como un color carne muy pálido y hay que aplicarle color, luego los ojos los hacemos en resina y el injerto del cabello que se hace uno a uno”, detalla del proceso creativo.

Precisa que la silicona, el cabello y el material para tallar la ropa de los personajes lo consigue sólo en Estados Unidos, y a veces el pelo lo importa de China. Éste es de animal y sirve para hacer las cejas, el bigote o la barba, y se inserta uno a uno. “La gente piensa -acota- que tenemos un gran equipo en el taller, pero todo el trabajo lo hacemos mi esposa y yo”.

Si bien la escultura hiperrealista tiene un mayor impacto en el espectador, Orozco Lozano considera que México aún no tiene reconocimiento. En el extranjero hay mayor aceptación por trabajos como el de Ron Mueck, afirma.