Ivonne Kennedy expone La ciudades Invisibles en la embajada de México en los Países Bajos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Ivonne Kennedy expone La ciudades Invisibles en la embajada de México en los Países Bajos

La artista oaxaqueña comparte una obra ligada a sus exposiciones en el extranjero, así como al libro del escritor italiano Ítalo Calvino

  • Ivonne Kennedy expone La ciudades Invisibles en la embajada de México en los Países Bajos
  • Ivonne Kennedy expone La ciudades Invisibles en la embajada de México en los Países Bajos

La artista Ivonne Kennedy (Oaxaca, México, 1971) expone La ciudades Invisibles en la Embajada de México en los Países Bajos, en La Haya. Con una serie de 12 pinturas que estarán abiertas al público hasta el 24 de enero, la autora se inspira en la obra homónima publicada en 1972 por el escritor italiano Ítalo Calvino. Asimismo, relaciona la predilección de la autora por las urbes y sus viajes efectuados en el extranjero para difundir su creación (desde 2004, con una muestra en Alemania).

En una entrevista concedida a este medio, la pintora y escultora menciona que las ciudades le parecen símbolos muy poderosos de la humanidad, pero que ella prefiere recrear sin incluir en sus cuadros a personas y otros seres. Y, de hacerlo, estos aparecen en formas sutiles o casi mimetizadas con el entorno, con la geometría de los edificios. Esa ausencia o recreación de las urbes es como una mirada a las calles del centro de la ciudad de Oaxaca por la madrigada, ha señalado la autora que reconoce que le “causa mucho placer ver las ciudades vacías”.

Para la cofundadora del colectivo Arte Guenda la intención de las piezas es propiciar un silencio y una paz en los “que pueda haber contemplación. Es procurar eso, la meditación”.

De acuerdo con la Embajada de México en los Países Bajos, en La Haya, esta exposición de Kennedy explora la “fantástica construcción de ciudades hecha por memorias, deseos y muerte”. Asimismo, y siguiendo el texto de sala de Tamara León, Las ciudades invisibles de Kennedy destacan “por su manufactura impecable y la madurez de su trazo”, en las que la autora guía a los espectadores por las urbes que conoce y que ha caminado, saboreado, vivido “y respirado tan profundamente que permanecen en su memoria”.

Nos empuja a conocerlas, a pasear con ella, agrega León sobre esta muestra en la que Kennedy “nos enseña a ver la obra de una artista que se presenta con voz propia, nos cuenta de todas las maneras posibles cómo lo inmaterial se manifiesta y se siente”.

En las 12 pinturas, la autora retoma algunas descripciones del libro de Calvino, por ejemplo aquella del viajero Marco Polo, además de remitirse a urbes como Dorotea y Despina (de la categoría de las ciudades y el deseo). A ello suma sus experiencias como un ser nacido en el entorno urbano, en el que encuentra tranquilidad y seguridad, incluso dependencia.

Aunque reconoce que nunca se propuso ser una viajera, las oportunidades para mostrar su obra la han llevado por diversas partes del mundo. “Realmente, yo nunca me propuse viajar, pero es algo que he tenido como regalo de vida porque no me considero viajera, aunque no he dejado de viajar”, ahonda la autora que en esa serie incluye una pieza basada en los colores de los museos de Ámsterdam.