Jugando a vivir, el debut de Everest Isaac |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Jugando a vivir, el debut de Everest Isaac

El autor oaxaqueño presenta su primera exposición individual, con una serie de piezas en las que el juego marca la pauta

  • Jugando a vivir, el debut de Everest Isaac
  • Jugando a vivir, el debut de Everest Isaac
  • Jugando a vivir, el debut de Everest Isaac

Everest Isaac Montes cuenta que tuvo la fortuna de nacer en una familia inmersa en el arte. “Sería muy tonto si no lo aprovechaba”, reconoce el joven autor que este viernes debutó en la plástica y la escultura con su primera muestra individual: Jugando a vivir.

Abierta en la galería Alkaro21, en la calle Manuel Sabino Crespo, ciudad de Oaxaca, la exposición es antecedida por un par d muestras colectivas que el joven oaxaqueño compartió en 2018 en su estado natal y en Veracruz. Además de colaborar en otros proyectos con artistas de la entidad, por ejemplo en McAllen, Texas.

Esta exposición nace con base en su inquietud de exponer antes de sus 20 años, y que logró a sus 19, en este fin de semana. Jugando a vivir es una muestra en la que dejó ver su gusto por los arlequines, personajes de la antigua comedia italiana que también se observan en juegos de mesa, películas y otras áreas.

Everest, hijo del también artista plástico Ixrael Montes, recuerda que en su formación plástica ha influido mucho el contar con los recursos y el espacio para conocer las artes.

“Tuve el taller 24 horas abierto, experimenté, fallé, triunfé y sobre eso me fui en los últimos cinco años”, cuenta. Al inicio, desarrollarse implicó hacer dibujos y recibir las críticas de su padre. “Fue todo a base de prueba y error; varios amigos de la familia llegaron y también fue de crítica”.

Elegir el tema de su primera muestra fue complicado, reconoce. Pero vio en los arlequines, los juegos de cartas y en los animales un buen punto de partida. “Es muy infantil el tema, me gusta lo lúdico, y sobre eso me fui”, explica.

Entre arlequines, animales y otros personajes, Everest destaca la libertad que denotan sus piezas, el basarse en la etapa de la niñez y su inocencia. “Es una etapa increíble, mi favorita, tal vez, en la que no pensabas en trabajo o tareas, solo en si caías o si se volaba el balón. Y eso es lo que quiero transmitir, esa situación de ingenuidad”.

Esta exposición comenzó a desarrollarse hace un año, pero en los últimos tres meses cobró más fuerzas. Los animales son otros de sus motivos, en los que ve “una parte mágica, de dualidad”.

 

Relacionadas: