Dr. Lakra: vivimos en la época de la saturación |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Dr. Lakra: vivimos en la época de la saturación

Jerónimo López, artista mexicano, deja ver lo que hay detrás de su trabajo a través de una colección de carteles, recortes de revistas, elepés y otros objetos que han influenciado su obra

  • Dr. Lakra: vivimos en la época  de la saturación
  • Dr. Lakra: vivimos en la época  de la saturación
  • Dr. Lakra: vivimos en la época  de la saturación
  • Dr. Lakra: vivimos en la época  de la saturación

Para Jerónimo López Ramírez no hay nada que decir, sino ver. Sólo después de esto último puede aclarar las dudas, pues su intención no es condicionar la mirada. Su comentario viene cuando lo presentan para el recorrido que se ha planeado a la exposición de su colección gráfica, Diario de viaje. Quizá a muy pocos sorprenda su respuesta, aunque no así su presencia o aceptación para este diálogo, en la que fuera su casa y desde hace tres décadas es el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO). El autor (Ciudad de México, 1971) no parece muy cómodo con los encuentros con los medios.

“Dr. Lakra”, como le conocen en el circuito de las artes, ha llegado con algunos minutos de retraso. Pero tan pronto atravesó la puerta se dirigió a una de las paredes. En segundos, más de una decena de reporteros y fotógrafos lo rodeó. Ahora está prácticamente atrincherado y sólo alcanza a apoyarse entre las ventanas y el gran fondo blanco tapizado de centenares (sino es que más de mil) de fotografías, carteles, recortes de revistas, elepés y demás piezas gráficas que ha coleccionado desde la adolescencia.

En su atuendo resalta una gorra con la leyenda “Lakras”, que recuerda el nombre de un equipo de basquetbol (sólo que tergiversado), y que a alguien le pareció ideal para regalarlo a quien se ganó su alias o nombre artístico por la costumbre de acudir a sus labores con un maletín parecido al de un médico.

¿Qué es lo que te llamaba la atención el coleccionar, el juntar afiches e ilustraciones?

No lo veo en pasado, es una práctica que llevo haciendo desde niño y creo que ha ido evolucionando. Dentro de esta colección hay muchísimas épocas y temas. Algunas cosas las empecé a juntar tal vez porque pensaba que me podrían servir en algún momento para intervenirlas o hacerles algo o copiar. Otras cosas, simplemente por una estética, por el color del papel, la tinta, la época que representan, como la posibilidad que te dan de viajar en el tiempo las imágenes y las fotos. Hay algunos posters que tenía colgados en mi cuarto cuando era adolescente. Y hay unas cosas que encontré ayer.

¿Es la primera vez que muestras tu colección?

No. Así de este tamaño, sí. Pero en otras ocasiones ya había exhibido portadas de discos, hace cinco años.

A varias personas les da por guardar cosas y pasado un tiempo revisamos y depuramos, ¿haces eso o te quedas con casi todo?
No. Siempre hay una depuración. Creo que justo esta exposición es parte de eso. Hay un archivo que no revisaba hace un montón de años, y al revisarlo hay cosas que ya no sirven, que vas depurando. Sí existe una selección.

¿A qué te refieres cuando ya no sirve algo?

Pues es difícil. Tal vez estéticamente ya no me gusta, el papel está muy maltratado o ya carece de valor, o ya ni siquiera me acuerdo por qué lo guardé.

Como coleccionista, ¿cómo ves lo que se genera actualmente en cuanto a carteles?

No sé si me consideraría coleccionista. Más bien soy acumulador. Pero no tengo un orden, no tengo un tema o un método para juntar las cosas. Las colecciones son más de un rigor, una temática. No lo veo como una colección.

¿Hay algún momento en que te sientas saturado por tantas imágenes?

Todo el tiempo me siento saturado. Creo que el mundo ya está súper saturado de imágenes. Nada más es abrir Facebook y ya está saturadísimo de imágenes, de fotos, de memes y de música. Vivimos en la época de la saturación.

¿Y andas en esas redes?

A veces. No colecciono nada de esas redes ni tengo carpetas de fotos. Ahí sí soy mucho más selectivo.

¿Cómo decides intervenir las revistas con una especie de tatuajes?

Empezó primero con el coleccionar, juntar o acumular esas revistas y luego a intervenirlas. Es casi por falta de papel o por hacer un comentario o gesto de niño que está aburrido dibujando en la carpeta mientras no está poniendo atención en la clase. No es algo que haya pensado como hacer un comentario sobre la sexualidad de las mujeres. Fue más orgánico.

**********
La colección que expone en el IAGO abarca más de 30 años de labor, pero con un periodo más amplio en cuanto a temporalidad, incluso del siglo XIX. Sin embargo, Jerónimo reconoce que entre los más antiguos en cuanto a tiempo en que lleva guardado por él es un cartel de 1981. Con un orden un tanto arbitrario, lejos de la curaduría, “Dr. Lakra” dice que esta muestra es parte de la estética que ha tomado para su trabajo, es “una inspiración que buscas y que quieres copiar o cómo quisieras que se vea tu trabajo”. Pero también materiales que dan cuenta de una forma de ver distinta a las actuales y que muy difícilmente se pueden encontrar ahora. “Quienes están naciendo ahorita, no les van a tocar poster ni postales, o enterarse de un concierto por medio de un poster, menos que les venga un vinil con un poster dentro. Ya se perdió. Bueno, tal vez vuelva a surgir”.
Han pasado varios minutos y, en medio de una pregunta, sobre si conservará esta colección, Jerónimo ríe y contagia el gesto entre los asistentes. “Ni modos que la tire”, responde. Aunque también confiesa que hay momentos en que no le faltan ganas de ello.

¿Por qué esas ganas de tirarlo?
Para que entren cosas nuevas. A veces tienes que hacer espacio en tu librero para que lleguen más libros.

**********
Jerónimo remarca la influencia de esta colección en su trabajo, el que ha hecho sobre paredes, carteles, sobre la piel o en forma de esculturas con otros objetos que recuerdan a los “readymades” de hace varias décadas. También reflexiona sobre su quehacer y definición propia. “¿Cómo me considero? Sí, como artista. Creo que más como dibujante. Sí, artista, que es muy amplia la palabra”, explica quien como en esta selección, que para nada muestra creaciones propias, hace lo mismo con la música que escoge para compartir en una tocada en un museo o por las calles de la ciudad de Oaxaca. “Y ese conjunto de canciones puede decir algo, pero no es mi obra. Igual que este conjunto de imágenes”.
**********

¿Por qué compartirlo si no es algo que hayas hecho?
Porque me gusta compartir también lo que no he hecho. Creo que es parte de un proceso, tal vez para explicar de dónde viene (mi trabajo).

Hace poco más de un año se cuestionó uno de tus murales en el país, ¿cómo tomas la crítica hacia tu labor?
Lo tomo bien. Me da risa y es chistoso. Me gusta que exista la crítica. Sería aburrido hacer algo y que todo mundo te diga que está bien y te aplauda.

**********
Diario de un viaje es una exposición que hurga en el detrás de la obra de “Dr. Lakra”. Abrirá al público el 5 de octubre en el IAGO, traslada al propietario del acervo a la casa donde hace casi un mes se despidiera a su padre, el fallecido artista y activista Francisco Toledo.
**********

¿Qué te genera venir y no encontrar al maestro?
Tristeza, una horrible tristeza.
¿Él te comentó algo sobre esta colección?
Nunca la vio.
¿Ni nunca te regaló nada?
Tal vez alguna postal de por aquí.
¿Te hacía comentarios sobre tu trabajo artístico?
Pues, no mucho.

 

Relacionadas: