El cine en Oaxaca, en itinerancia |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El cine en Oaxaca, en itinerancia

De las poco más de 20 iniciativas detectadas en igual número de municipios, la mayor parte se concentra en la capital del estado

  • El cine en Oaxaca, en itinerancia
  • El cine en Oaxaca, en itinerancia
  • El cine en Oaxaca, en itinerancia
  • El cine en Oaxaca, en itinerancia

En el estado de Oaxaca, se estima que de los 570 municipios sólo una veintena se ha visto beneficiada con la presencia de iniciativas de proyección cinematográfica alternativa (es decir, las ajenas a las cadenas de salas comerciales). Varias de ellas, de tipo itinerante y con temporadas cortas en cada lugar. Otras más, desarrollan actividades de forma más constante, pero en la ciudad de Oaxaca. Es esta urbe la que, a su vez, concentra el mayor número de esfuerzos de la sociedad civil para la proyección.

Según el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine, 2018), el país cuenta con 614 cineclubes, 115 más que el año anterior (de acuerdo con datos de su anuario del año pasado). Asimismo, refiere que espacios como estos “tienen un papel relevante en la tarea de llevar la cultura cinematográfica a todos los estratos de la población, en todo el territorio nacional”. Sin embargo, y si se sigue el cálculo de la institución que dirige María Novaro, Oaxaca sólo cuenta con apenas 22 comunidades beneficiadas de manera más constante por estas iniciativas.

MUNICIPIOS CON INICIATIVAS

Los municipios a los que se refiere el anuario son: Ciudad Ixtepec (a través de su Casa de la Cultura), Guelatao de Juárez (con el Cine Too); Huajuapan de León (con el Cineclub del Museo Regional de Huajuapan), Juchitán (con la iniciativa Aquí cine), Mazatlán Villa de Flores (Nahmdia Cine), Mazunte (Foro Comunitario Mazunte), y Oaxaca de Juárez (con sitios e iniciativas como Cinema Sueños Volando, El Coso, OaxacaCine, La Jícara, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, BS Biblioteca Infantil, Biblioteca Andrés Henestrosa, Biblioteca Pública Central, Casa de la Ciudad, Centro Cultural San Pablo, la muestra El Lugar que Habitamos, la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y Ojo de Agua Comunicación).

Asimismo, Pueblo Nuevo (Cineclub Lugar Común) San Martín Tilcajete (Somos Tilcajete); San Miguel Amatlán (como parte del Campamento Audiovisual Itinerante), San Pablo Huitzo (Universidad de la Tierra Huitzo), San Pablo Huiztepec (UT Valles Centrales de Oaxaca), San Pedro y San Pablo de Ayutla (Centro Social Ayuuk) y Santa Cruz Huatulco (Cine Verde y Vivo, La Iguana Nómada y Comisión Fílmica de Huatulco).

Santa María Tlahuitoltepec, Tehuantepec, Teotitlán del Valle, Tezoatlán de Segura y Luna, Tlacolula de Matamoros, Tututepec de Melchor de Ocampo, Valle de Etla y Villa de Zaachila son otros de los municipios considerados en el conteo de Imcine. Sin embargo, tanto en éstos como los otros pueblos, se repiten algunas iniciativas, como Cineteco, la muestra El Lugar que habitamos o festivales como el del Puerto, así como La Iguana Nómada.

Asimismo, en el conteo del Imcine aún se consideraban espacios que han dejado de operar, como la biblioteca Profesor Ventura (de la agencia San Martín Mexicápam, Oaxaca de Juárez).

De diciembre de 2018 a agosto de este año, han surgido nuevos festivales, muestras y programas, que por lo general se concentran en la capital y municipios de los Valles Centrales. Hasta este 15 de agosto, cuando se celebra el Día del Cine Mexicano, se habla de otros esfuerzos como las muestras que desde hace unos años desarrolla Animasivo Nómada. Además de la muestra Verano Correspondencias o el proyecto Calo Chú (en San Jerónimo Tlacochahuaya).

EL RITUAL Y EL COMPARTIR

En iniciativas como éstas, ver películas no se remite sólo a ir a una sala, sino que implica una especie de ritual, como lo han descrito Yamurith Gallegos y Luna Marán (de La Iguana Nómada y Cine Too, respectivamente. Ir a ver una película implica en algunos casos el que los niños, jóvenes y adultos acudan a la explanada para ver la pantalla.

“Desde nuestra experiencia con La Iguana Nómada, hemos visto que las comunidades han estado muy receptivas a las cuestiones de llevar cine”, ha señalado Gallegos. De ahí que la iniciativa observe que el cine “sí es necesario en el sentido de que es una forma de comunicación, pero también de compartir, de dejar nuestra individualidad y de ver películas en el teléfono o en la tablet”.

Pero esas iniciativas tampoco se quedan con la mirada en el plano de la comunidad o del estado. También ha llevado a que, para seguir alimentando ese ritual, se opte por alianzas con otras iniciativas. Tal es el caso de la Comunidad de Exhibición Cinematográfica (Cedecine). El colectivo, del cual es parte la sala comunitaria Cine Too (de Guelatao de Juárez), agrupa a más de 150 iniciativas para la promoción y difusión del cine en el país y busca promover el cine hecho en el país, en más de 50 espacios.

“Estamos reuniendo el trabajo colaborativo de todos estos proyectos de exhibición, donde entran salas culturales, cineclubes y muestras itinerantes” de casi todos los estados del país, indicaba hace unos meses Luna Marán, programadora del Cine Too.