Fallece la poeta oaxaqueña Rocío González |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Fallece la poeta oaxaqueña Rocío González

El deceso de la autora y académica fue dado a conocer por su familia y amigos, quienes externaron sus condolencias por la muerte de quien hace unos meses cumpliera 35 años de trayectoria

Fallece la poeta oaxaqueña Rocío González | El Imparcial de Oaxaca

La poetisa oaxaqueña Rocío González (Juchitán de Zaragoza, 1962) falleció la tarde de este miércoles, a los 56 años de edad, en la Ciudad de México. El deceso de la autora y académica fue dado a conocer por su familia y amigos, quienes externaron sus condolencias por la muerte de quien hace unos meses cumpliera 35 años de trayectoria.

“Rocío González, hermosa flor, la más poeta, la grandiosa, que Xunaxido’ te abrigue en sus brazos”, compartió la también poeta Irma Pineda sobre la autora de títulos como Neurología 211, Azar que danza y Ángeles en vilo.

En su último libro (Literatura zapoteca, ¿resistencia o entropía?), la radicada en la Ciudad de México planteó varias reflexiones en torno a la escritura en este idioma, a partir de cuatro autores binnizá (zapotecos).

En febrero pasado, González conmemoró 35 años de trayectoria, en un homenaje efectuado en la ciudad de Oaxaca. Aunque no pudo asistir por cuestiones de salud, fue recordada por compañeros y amigos del medio: los poetas Araceli Mancilla, Guadalupe Ángela y Víctor Armando Cruz Chávez, así como el ensayista Jorge Pech.

Rocío González fue una poeta que nació el 29 de octubre de 1962, en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca; por varios años y hasta su muerte radicó en la Ciudad de México. Estudió la licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas y la maestría en Literatura Mexicana, en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1998, fue ganadora del premio literario Benemérito de América, que otorga la UABJO, gracias a su libro Las ocho casas. Con el volumen Lunacero obtuvo, en 2002, el Premio Nacional de Poesía Enriqueta Ochoa.

Sus textos aparecieron en publicaciones como Paraíso de Fisuras (1992), del cual fue coautora junto a la poetisa juchiteca Natalia Toledo. Asimismo, en revistas y publicaciones como Blanco Móvil, El Latinoamericano Internacional, El Nacional Dominical, Guchachi’ Reza y Ojarasca. También fue becaria del Instituto Nacional de Bellas Artes. En 2004, fue jurado del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas.