Danzas y religiosidad, en Oaxaca de los espíritus
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Danzas y religiosidad, en Oaxaca de los espíritus

A través de 14 retratos, Enrique León explora el sincretismo entre las creencias prehispánicas y las de la religión católica.

  • Danzas y religiosidad, en  Oaxaca de los espíritus
  • Danzas y religiosidad, en  Oaxaca de los espíritus

Através de la fotografía de retrato, el cinematógrafo Enrique León se aproxima a las danzas y tradiciones del estado, expresiones en las que percibe el sincretismo de las culturas prehispánicas y las llegadas de Europa, a raíz del proceso de colonización. Oaxaca de los espíritus es la exposición en que reúne este trabajo desarrollado en los últimos dos años, y para lo cual visitó varias comunidades zapotecas de la entidad.

La muestra que desde ayer y durante un mes comparte en el hotel City Centro (Aldama 410, barrio de Jalatlaco) representa un recorrido por varias regiones del estado: Sierra Norte, Sierra Sur, Istmo y Valles Centrales. A color o en blanco y negro, los 14 retratos muestran a las creencias religiosas que desde hace siglos se han fusionado.

Oaxaca de los espíritus es el nombre que también alude al arraigo espiritual en que lo maligno (representado por los diablos) convive con espíritus “más puros”, representados por infantes que Enrique fotografió en Finca Alemania (región Sierra Sur).

“Todo tiene que ver con la idiosincrasia, de que estas festividades tienen que ver con este sincretismo que hay con la colonización y el catolicismo”, señala el también colaborador en documentales como Yuchi’ (hecho en la región del Istmo) y Semillas en la Sierra (en Finca Alemania).

La exposición Oaxaca de los espíritus reúne cinco series de igual número de comunidades y tradiciones o temas: los diablos, de Zacatepec; los Negritos, de San Pedro Cajonos; la danza de la pluma, de Teotitlán del Valle; “la regada”, que se realiza en Juchitán de Zaragoza, y una más sobre infantes de Finca Alemania.

Esta es la primera vez que la serie se exhibe en Oaxaca, refiere el también director de fotografía para el documental No oigo, no oigo, soy chilango (cinta ganadora a Mejor cortometraje documental, en el Reto DOCSDF 2015).

 

 

Relacionadas: