Robots apoyan a pacientes de Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Tecnología

Robots apoyan a pacientes de Covid-19

Covidia Robotina y Davinchito Robotino permiten un acercamiento integral a los pacientes infectados con coronavirus


Robots apoyan a pacientes de Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca

CIUDAD DE MÉXICO.

Una nueva especialista, procedente de Japón, llegó al Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, del ISSSTE, con la misión de  atender los estragos causados en los enfermos de Covid-19 por el aislamiento y el temor de padecer una enfermedad sin cura. No tiene un sólo rostro, puede ser la sicóloga, siquiatra o residente en turno, incluso la madre, el padre, el esposo o el hermano del paciente con coronavirus.

Su nombre es Covidia. Su apellido Robotina.

“Esta amiga es un robot fijo que nos permite acceder al espacio vital del paciente que se encuentra hospitalizado en situación de vulnerabilidad y, además, en aislamiento físico, y nos da la oportunidad de ver, hablar e interactuar con él. También podemos incorporar a una sesión a los familiares que tienen que mantenerse a la distancia”, describió la doctora Lucía Ledesma Torres, sicóloga y neurosicóloga clínica del Hospital 20 de Noviembre.

A simple vista, Covidia es sólo un pequeño dispositivo que mide 12 centímetros de largo y 6 centímetros de ancho. Pero para el personal del área de siquiatría y sicología de la institución se ha convertido en la coraza que les permite entrar hasta el cuarto del enfermo, sin riesgo de contagio.

“Covidia Robotina, que también debe entrar con su traje de protección, nos permite el acercamiento social afectuoso y afectivo con el paciente para poder intervenir de una manera adecuada. En una semana, con un solo equipo podríamos atender a todos los pacientes que se encuentran en este momento hospitalizados”, estimó la especialista.

En su fase de prueba, 10 pacientes interactuaron con esta inédita opción terapéutica para hacer frente a la pandemia, en el área de la salud mental.

“Generó mucha sorpresa en los pacientes, que no sabían qué íbamos a hacer; ya que veían la imagen y la conexión ahí entendían el sentido del procedimiento. El personal de salud también tuvo un impacto sicológico positivo. Robotina estaba espiando e interactuando y el personal participó muy bien estableciendo la comunicación con nuestra robot”, narró Ledesma.

Fue tal la complicidad que su alegría quedó registrada en un video de los doctores bailando ante Covidia al ritmo cubano de Estoy en Cero, de la orquesta El Noro y Primera Clase.

Pero no todo con Covidia será de tan buenos momentos. En el futuro podría convertirse en enlace para que un paciente con Covid-19 se despida de sus familiares.

“Tenemos que adelantarnos un poquito al tema de las defunciones o pacientes que se van complicando durante la marcha. En algunos países se están proporcionando aditamentos para que el paciente pueda despedirse de su familia. Hasta este momento no ha habido necesidad de implementar este tipo de estrategias, pero estamos listos para empezar a probar alternativas que le den una calidad de atención más integral a los pacientes y sus familiares”, adelantó.

DAVINCHITO ROBOTINO

Covidia no está sola. El pase de visita a los enfermos en el hospital 20 de Noviembre será también revolucionado por la robótica. Desde el lunes, Davinchito Robotino está listo para recorrer los pasillos de la unidad COVID, con sus zapatitos de colores motorizados.

También de origen japonés, el robot móvil, que mide 14 centímetros de ancho por 10 centímetros de alto, se integró al equipo de salud mental de la institución.

“Davinchito tiene la particularidad de poder hacer el pase de visita desplazándose por todo el pasillo o los pasillos en los que se encuentran nuestros pacientes hospitalizados con Covid-19”, explicó.

Al igual que Covidia, tiene una cámara de video integrada y micrófono para que el paciente pueda comunicarse.

“Es un recurso bastante benévolo. Hay que cuidar la salud mental, más en situaciones de emergencia sanitaria como ésta, que nos representa a todos una sensación de incertidumbre terrible, y más a los pacientes.  Tenemos que ser creativos para acercarnos a ellos de la mejor forma posible, con una visión interdisciplinaria, integral y de calidad humana, pero también apoyándonos en la tecnología”, consideró la experta.

Covidia y Davinchito no son los protagonistas de una película de ciencia ficción. Tampoco habitantes de Tokio, la capital mundial de la tecnología, sino aliados del presente en la lucha contra el Covid-19, con domicilio en la colonia  Tlacoquemécatl del Valle, Coyoacán, Ciudad de México.

 


 

Relacionadas: