“El Judo es parte de mi vida”: Carmen Hernández | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

“El Judo es parte de mi vida”: Carmen Hernández

Le deportista de 34 años de edad dijo que practica este arte de origen japonés desde que tenía 6


“El Judo es parte de mi vida”: Carmen Hernández | El Imparcial de Oaxaca

La ex seleccionada nacional y estatal de Judo, Carmen Hernández Cruz, reconoce que este deporte se ha convertido en parte de su vida, dándole confianza y seguridad.

Hija del pionero de este deporte en el estado Salvador Hernández Castellanos, Carmen expuso que empezó en este deporte a los 6 años, “no empecé antes porque no me gustaba, me metían a los entrenamientos y lloraba, fue hasta que me llevaron a una competencia cuando comenzó a llamarme la atención”.

Hernández Cruz dijo que gracias a este deporte representó no solo al estado en competencias nacionales, también al país en Juegos Centroamericanos y Panamericanos, incluso tuvo campamentos de preparación en República Dominicana, Canadá, Cuba, entre otros muchos países que visitó.

“El Judo me ha dejado grandes satisfacciones, muchas alegrías, aprendizajes y desde luego lesiones, se convirtió en parte de mi vida, dentro y fuera del área de entrenamiento, pues te da mucha disciplina, siempre pienso que si muero mañana y volviera a nacer volvería a este deporte”.

A punto de cumplir 34 años, recuerda que fue hasta los 19 años cuando tuvo sus mejores resultados, lamentablemente una lesión en una rodilla la marginó, aunado a que se trasladó a vivir durante dos años a Campeche.

Recuerda su regreso  

“Fue en el 2006, en pleno apogeo del conflicto social que se vivió en Oaxaca cuando regrese, las personas nos buscaban, querían entrenar Judo, en esa entonces era difícil encontrar un lugar donde hacerlo, gracias a una tía por el rumbo de 5 Señores logramos adaptar una cochera donde damos clases mi papá y una servidora”.

La judoka dijo que en su caso se le facilita trabajar con jóvenes de los 14 años en adelante, “me adapto bien a ellos, claro hay altas y bajas como en todo, por ahora se tuvieron que suspender las actividades, por la pandemia, pero esperamos que en un mes estemos de regreso”.

“Claro que no dependo del Judo, tengo dos carreras una licenciatura de criminalística que no ejerzo, y otra de podología que me ayudan para tener ingresos”.

Agradeció el apoyo de sus padres, que en todo momento la acompañaron e impulsaron a seguirse preparando, además del Judo que le sirve todos los días para seguir creciendo.

Finalmente invitó a niños y jóvenes a practicar una disciplina, como parte de una buena calidad de vida, pero en especial como terapia para tener una excelente salud, sobre todo en estos días, que es tan necesario.