Tiran cuerpos torturados en riberas del Río Salado | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Tiran cuerpos torturados en riberas del Río Salado

Se trata de un hombre y una mujer, con huellas de ser martirizados antes de ser asesinados a balazos


Tiran cuerpos torturados en riberas del Río Salado | El Imparcial de Oaxaca

Los cuerpos de un hombre y una mujer, con huellas de tortura y disparos de arma de fuego, fueron encontrados a un costado de las bodegas de materiales Rodi Rabán, en las riberas del Río Salado.

El hallazgo se realizó precisamente frente a los campos de sembradío de San Antonio de la Cal, en inmediaciones de 5 Señores. Todo indica que sólo fueron a tirarlos después de asesinarlos.

Tiraron los cuerpos

Elementos de corporaciones policiacas que iniciaron las diligencias indicaron que les avisaron que un vehículo y una camioneta fueron vistas estacionadas cerca, antes de encontrar los cadáveres.

“No, a estos chavos los vinieron a tirar aquí, se ve que en otro lado los torturaron y al joven le dieron el tiro de gracia, la mujer todavía tiene las manos atadas por atrás”, comentó uno de los policías que observaba los cadáveres tirados en el camino de terracería.

Aviso oportuno

El llamado a los cuerpos policiacos se recibió en la madrugada, a las 02:00 horas.

Una automovilista que circulaba en las riberas del Río Salado se dio cuenta que de un vehículo bajaban personas y llevaban lo que parecía un bulto, por lo que dio parte a las autoridades por teléfono.

Al recibir la llamada de emergencia, el operador activó la señal de alerta. Elementos de diferentes corporaciones policiacas se dirigieron a las riberas del Río Salado, a un costado de la bodega de materiales de Rodi Rabán, frente a los sembradíos de San Antonio de la Cal, entre la agencia de 5 Señores y la colonia La Cieneguita.

La zona estaba oscura, ya que justo ahí, está en mal estado la luminaria.

Alumbrándose con lámparas de mano, comenzaron a buscar.

Encontraron tirado a un joven, al que le calcularon entre 33 y 35 años de edad. Vestía una playera blanca y pantalón de mezclilla. Calzaba tenis. A la mujer le calcularon 24 años de edad, vestía un pantalón pescador color gris y una blusa negra. Calzaba tenis rosas.

Los dos cuerpos estaban bañados en sangre. El hombre tenía atado a su muñeca un mecate, el rostro desfigurado con huellas de tortura y dos disparos de arma de fuego en la sien, el tiro de gracia. Estaba tirado boca arriba con los brazos abiertos.

La mujer tenía atadas las manos hacia atrás. Se le notaban heridas en el rostro, tres disparos en la espalda y dos más en el estómago. Quedó en los pies del varón, tirada boca arriba.


Los policías comenzaron a acordonar la escena de intervención, al tiempo que informaban a la autoridad ministerial.

A los pocos minutos llegaron paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, quienes fueron llamados para atender a los jóvenes.

Apenas vieron el área acordonada y observaron la escena, desistieron de entrar. “No amigo, ya están sin vida”, dijeron antes de retirarse del lugar.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones que llegaron casi al mismo tiempo, al ver la zona de acordonamiento, le pidieron a los policías que la ampliaran un poco más, así que enseguida, se cerró la circulación y comenzaron a desviar los vehículos.

Horas más tarde, al lugar llegaron peritos de la Fiscalía General del Estado e integrantes de la FEDAI, quienes participaron en la inspección ocular.

Tras algunas horas en el lugar, se encargaron de que los cadáveres fueran llevados al anfiteatro de la ciudad, donde permanecen en calidad de desconocidos, en espera de que sus familiares los reclamen legalmente.

Se logró establecer que al joven le encontraron una identificación del Instituto Federal Electoral a nombre de Luis Gabriel, vecino de la colonia Niños Héroes, Santa Lucía del Camino.