Médicos de la clínica San Juanito en Oaxaca, enfrentarán proceso por homicidio | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Médicos de la clínica San Juanito en Oaxaca, enfrentarán proceso por homicidio

Se les acusa del delito de homicidio culposo con la agravante de responsabilidad médica por omisión en agravio de un ama de casa


Médicos de la clínica San Juanito en Oaxaca, enfrentarán proceso por homicidio | El Imparcial de Oaxaca

Los médicos cirujanos, Jaime y Óscar Enrique, fueron notificados del auto de formal prisión en su contra que dictó el Juez Segundo Penal, por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de homicidio culposo con la agravante de responsabilidad médica por omisión en agravio de un ama de casa.

Trascendió que luego del vencimiento del término constitucional, el juez valoró las pruebas y resolvió que ambos médicos tendrán que enfrentar un proceso penal.

La acusación

En el expediente penal 72/2017 se establece que, luego de un padecimiento a partir de enero de 2015, el ama de casa se realizó diversos exámenes clínicos y tuvo varias opiniones médicas.

Es por ello que, el 11 de febrero el señor Ismael y su esposa se trasladaron a la clínica San Juanito, donde fueron atendidos por el doctor Jaime, quien le refirió que solamente padecía colitis, por lo que le recetó medicamento y un nuevo ultrasonido.
El 13 de febrero del mismo año, tras realizarse dicho ultrasonido, el doctor César le diagnosticó un tumor a nivel suprarrenal derecho.

El 14 de febrero, en una nueva cita con el doctor Jaime, le dijo que: “a su experiencia, era un tumor benigno, pero que era necesaria una intervención, que no se preocuparan, que sería a través de una endoscopía, que no había riesgo, que la operación era muy sencilla”.

El señor Ismael dijo que el médico Jaime le refirió que “por la intervención le cobraría 25 mil pesos que no se preocupara, que la operación era tan sencilla que por la mañana su esposa entraría a quirófano y por la tarde saldría caminando”.

Debido a ello, la agraviada se animó, por ello el 17 febrero entró a un estudio pre-operatorio que el mismo doctor Ismael le había solicitado se realizara en la clínica San Juanito.

Dijo el señor Ismael, que el 19 febrero, a las 08:00 horas su esposa ingresó al quirófano. Él en ese momento no estaba, pero sus hijos y familiares sí.

Alrededor de las 09:00 horas llegó, pero aún las enfermeras no les daban informes.

Eran las 12:00 horas, nadie salía del quirófano, dijo el hombre.

Alrededor de las 13:00 horas, del quirófano salió una enfermera, quien alteradamente les indicó que: “consiguieran sangre”.
Además, ella les preguntó “qué tipo de sangre era la paciente”.

Esto molestó al esposo de la agraviada, quien le reclamó por los supuestos estudios que le habían realizado pre-operatorios y de los cuales les habían cobrado.

Debido a que la enfermera les indicó que “a su esposa le habían perforado una arteria y que urgentemente necesitaban sangre”, los familiares del ama de casa salieron de inmediato, por lo que media hora después, regresaron con 16 unidades de sangre.
En ese momento, dijo vio que el doctor Jaime ingresó corriendo al quirófano.

A las 14:30 horas, salió el mismo doctor Jaime, quien le refirió que “al momento extraerle el tumor, en medio del mismo estaba la arteria aorta, por eso abrieron a su esposa para poder taponear el sangrado”, luego Jaime regresó al quirófano.

Eran las 16:30 horas cuando el doctor Jaime salió de la operación, le dijo a él y a su familia que la operación se había complicado, que además le habían extraído el riñón, pues el tumor este estaba pegado a él.

Les dijo también que: “dependía mucho de su esposa la recuperación, que la llevarían a un área de Unidad de Cuidados Intensivos, que esperarían una evolución de 48 horas y además, le dejarían abierta la herida, pues si había una complicación, la intervendrían de nueva cuenta”.

15:30 horas arribó un perito médico del Instituto de Servicios Periciales y un representante social, quienes ingresaron a la habitación donde se encontraba su esposa y certificaron su estado de salud.

A las 17:05 horas, desafortunadamente el ama de casa murió, pero después de casi 35 minutos avisaron de la situación a la familia.

Al sitio arribaron elementos de las policías Estatal y Municipal, así como elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), quienes tomaron conocimiento del caso.

Horas después, el agente del Ministerio Público ordenó el levantamiento y traslado del cuerpo al anfiteatro Doctor Luis Mendoza Canseco.

Realizada la necrocirugía de ley, un perito médico confirmó que el ama de casa, originaria de San Dionisio, Ocotlán, murió a causa de una hemorragia interna intensa secundaria a laceración de paquete vascular abdominal en paciente sometido a tratamiento médico quirúrgico.

Del caso, se dio inicio una averiguación previa, y posteriormente el Juez Segundo Penal libró las respectivas órdenes de aprehensión.

Actualmente, los médicos cirujanos están en libertad debido a que se presentaron bajo los efectos de un amparo.