Sigue sin aparecer joven empresario de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Sigue sin aparecer joven empresario de Oaxaca

El joven empresario fue visto por última vez en inmediaciones de la colonia Volcanes, a pesar de que su familia no cesa en la búsqueda, su paradero aún es incierto


Sigue sin aparecer joven empresario de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Jorge Pérez

El joven empresario Enrique Valle Mena fue visto por última vez el 25 de abril en inmediaciones de la colonia Volcanes, en la ciudad de Oaxaca. Su desaparición fue notificada de inmediato a la Fiscalía General del Estado, sin embargo, hasta el momento no hay datos acerca de su paradero.

“Desde aquel momento en que lo retuvieron (a mi hijo Enrique Valle Mena), yo observo dos mundos alternos, uno donde están los que aún son felices y el mío que es gris y muy cruento”, escribe el papá del empresario desaparecido el 25 de abril pasado.

El joven fue visto por última vez en la colonia Volcanes y aunque la familia informó de la desaparición a la Fiscalía General del Estado, esta recomendó no buscarlo de inmediato.

Fue hasta el 14 de junio que comenzó la búsqueda de Enrique Valle Mena con ayuda de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas.

Hasta el momento, nadie ha dado información que pueda ayudar a dar con el paradero de Enrique. Su familia ruega misericordia a sus captores para que lo dejen en libertad.

Aumentan desapariciones

Según la Unidad de Atención a Personas No Localizadas (Dnol) se ha demostrado que en casos de secuestro la denuncia de manera inmediata es más eficaz, sin embargo con el caso de Enrique no sucedió así.

En otros casos se ha logrado obtener éxito cuando la búsqueda comienza de inmediato, ya que las primeras 48 horas son vitales para evitar que la víctima sea sacada de su localidad e incluso del país.

Cuando se percatan que la persona desaparecida fue víctima de un delito, se canaliza a las distintas áreas de la Fiscalía para que inicie la averiguación previa respectiva, a la SADAI en caso de secuestro, al departamento de averiguaciones previas cuando es privación ilegal de la libertad y la Fiscalía de Delitos contra la Mujer por razón de Género cuando se trata de delitos sexuales.

Tan solo del 1 de enero al 31 de marzo de 2019, la Fiscalía General del Estado ha contabilizado 81 personas reportadas como no localizadas, de las cuales 74 fueron recuperadas y siete permanecen desaparecidas.

Durante el año 2018, la Fiscalía reportó 212 personas no localizadas, ese año fueron localizadas 205, permanecen desaparecidos tres mujeres adolescentes y cuatro hombres adultos.

En el año 2017 se tuvo el registro de 295 personas reportadas como no localizadas, de las cuales recuperaron 293, todas con vida, solo 2 personas no fueron localizadas, un hombre y una mujer.

La dependencia informa que la mayoría de desaparecidos tienen de 12 a 17 años de edad, el 76 por ciento son adolescentes, dos terceras partes son mujeres y se tiene un 96.6 por ciento de efectividad en localizarlos.

Sólo en caso de que al indagar estas desapariciones, se tenga la presunción, así sea mínima, de que podría estar cometiéndose un delito, se inicia de inmediato averiguación previa.

Misteriosa desaparición

Enrique consiguió el éxito profesional a pulso y las dificultades a las que se enfrentó en el camino las superó trabajando a diario.

Estudiaba una licenciatura, pero tuvo que dejar sus estudios momentáneamente y dedicarse de lleno al trabajo.

Logró entrar a trabajar al Centro de Tecnología del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, como técnico operativo en el área de redes.

Después, logra concluir su carrera universitaria y al desarrollarse con éxito en su trabajo, lo ascienden a jefe de departamento.

Sin embargo, decidió no ser burócrata toda su vida y emprendió un negocio propio. Trabajador desde niño, perseveró hasta consolidar su empresa, por lo que creó fuentes de empleo.

“Desde muy pequeño trabaja. Trabajó para poder salir adelante, pagar su escuela, ayudar a su familia porque para él eso es lo más importante.

(Enrique es) una persona que todos los días se despierta y busca la manera de salir adelante, por su inteligencia y su gran capacidad es lo que es hoy día, nadie le ha regalado nada, quienes tenemos la fortuna de conocerlo sabemos el gran ser humano que es, no merece estar en esta situación, no merece tanto dolor y sufrimiento”, asevera su hermano.

Aunque su sueño era ser jugador de futbol profesional, dejó el deporte que tanto amaba y se dedicó a fortalecer su negocio, así como a su familia.

Esa mañana, el contador de su empresa recibió una llamada. Enrique le dio instrucciones precisas para entregar cierta cantidad de dinero en un centro comercial.

No le extrañó. Comúnmente hacían ese tipo de operaciones. Sin embargo, ya no pudieron comunicarse con él y desde entonces, no lo han vuelto a ver.

“Creemos que lo secuestraron y él mismo negoció su rescate, pero los plagiarios no cumplieron. No sabemos en realidad qué ocurrió. No se recibió ninguna llamada”, cuenta su prima.

Enseguida, dieron aviso a la Fiscalía General del Estado, en la dependencia consideraron que no era prudente boletinar que estaba desaparecido. Se fueron por la línea de investigación del secuestro.

No obstante, al no tener indicios de que se tratara de un plagio, fue remitido el caso a la Unidad de Atención a Personas No Localizadas, donde se difundió el foto volante.

Entonces comenzó la búsqueda a través de las redes sociales. “Tú a lo mejor no me conoces, yo a ti quizá igual; pero, en el fondo no se trata de eso. Hoy te pido a ti, que usas el Facebook, que me ayudes a compartir este boletín para localizar a mi hijo. Yo sé que lo harás, porque tú eres una persona de bien, que anhela un mundo sin dolor. Gracias, de corazón gracias. Ustedes también hacen milagros, hagámoslo por aquellos que nos necesitan. Hoy es mi hijo Enrique”, escribió su papá a través de la red social Facebook.

Su hermano, también pidió apoyo, “a las autoridades les pido hagan su trabajo, apiádense no de nosotros su familia, apiádense de él”.

“No hay nada más inhumano que el dolor de una madre, un padre, una esposa, hijos, hermanos, no hay nada más horrible que ver a una familia sufrir por el dolor de no saber dónde estás. Enrique, la fe y la esperanza es lo que nos mantiene de pie, creer que en cualquier momento te voy a volver a ver, la vida de una persona honrada, trabajadora y quien no lo conoce puede pensar que él lo tiene todo y no, no es así”, escribió desesperado.

Le pide a Dios que donde quiera que esté lo proteja y lo fortalezca, “Resiste, toda tu familia, incluidos amigos y conocidos te estamos buscando y no vamos a parar”, concluye.

Su madre, desesperada, aseguró que la Fiscalía no ha dado avances en la investigación y lo único que les pide, es que tengan paciencia.

“No es posible (…) que la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca nos siga diciendo lo mismo, estamos trabajando”

Señala que no es cosa de risa, porque no es posible que no tengan nada. “Es una burla que te digan así son las cosas, deben tener paciencia”.

Su papá, no se cansa de publicar, día a día, la fotografía de su hijo y hace súplicas a los captores. “A quien te retiene le pido misericordia, para él, para ti hijo mío y para mí. Le pido un poco de humanidad, no se puede ser tan cruel e inhumano. Sé que lo liberaras porque en el fondo de ti aún hay algo de humanidad”.

La búsqueda se sumó a cartelones, espectaculares, pantallas móviles y seguir publicando, en las distintas redes sociales, la súplica de que se difunda la fotografía para encontrarlo.

Casado, no ha tenido la oportunidad de conocer a su segundo hijo, quien nació a las pocas semanas de que él desapareció.

Es necesaria la búsqueda inmediata

El Departamento de Personas No Localizadas es enfático al señalar que una vez que se tiene el reporte de desaparición, se inicia una búsqueda inmediata entre amigos, familiares, profesores, médicos y lugares asiduos de la persona a localizar.

“Mientras más rápido se avise de una desaparición, es mejor, pues dentro de las primeras 48 horas pueden sustraer a un menor del Estado o del país”, precisan.

Apuntan que nunca existió un reglamento que dijera que el reporte debía ser 48 o 72 horas después.

“No sé de dónde salió ese “mito” que argumentaban los Ministerios Públicos cuando acudían los familiares de los desaparecidos, porque nunca tuvo sustento, ni está escrito; lo cierto es que mientras más rápido se informe de la desaparición, es mejor”.

Actualmente se trabaja con un grupo especial de la Agencia Estatal de Investigaciones abocados a la búsqueda, que por lo general tardan un promedio de dos días a una semana en localizar a la persona extraviada, y quienes tienen el apoyo del rastreo telefónico.

Además, se tiene la coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública y otras instancias policiacas.

La gran mayoría de los desaparecidos son mujeres, gran parte mayores de edad, quienes ante la ausencia del padre, ven en su novio la figura paterna y deciden iniciar una vida con él.

Una minoría, casi el ocho por ciento, lo ocupan los adultos mayores, quienes al conocer sólo un campo muy limitado alrededor de su casa, una vez que traspasan ese límite, no saben dónde están y optan por caminar sin rumbo fijo.

“Es importante localizar a estas personas de inmediato, ya que al ser de avanzada edad, tienen a deshidratarse con rapidez”, abundo.

Y mención aparte merecen los adolescentes, quienes en su mayoría escapan de casa por los problemas con sus padres o quienes están encargados de su tutela.

Por tanto, la desaparición de Enrique es un caso atípico. No encaja dentro de los perfiles de los no localizados. Su familia no pierde la esperanza. Está segura de que lo encontrará vivo y no deja de publicar su rostro, para que la sociedad no lo olvide.

“No me dejen solo. Aún no lo encontramos. Familiares, amigos, y gente buena, ayúdenme a buscarlo, compartan mi boletín. Mi gratitud por siempre. Hijo, tu mamá y yo no dejaremos de buscarte”, son las palabras de dolor que salen de la boca de un padre desesperado.

 


 

Relacionadas: