Burlan a la Fiscalía en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Burlan a la Fiscalía en Oaxaca

A cinco meses de que asesinaran a un joven automovilista, casi en las narices de las oficinas de la agencia investigadora, nada se sabe de la IDENTIDAD de los criminales


Burlan  a la  Fiscalía en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Dicen las creencias en el interior de la Fiscalía General del Estado que si la víctima del homicidio cae boca abajo, significa que capturarán a su asesino.
Roberto quedó en esta posición luego de ser baleado el pasado 15 de febrero en la calle que conduce a las instalaciones de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), en La Experimental, San Antonio de la Cal. Los agresores siguen libres.
Sin importar la concurrida hora del ataque, a las 15:20 horas, cámaras de seguridad, comerciantes de la zona y agentes investigadores, el automovilista fue asesinado a escasos metros de las oficinas de la AEI.
Vecinos contaron que el automovilista, identificado posteriormente como Roberto, conducía un vehículo Pointer, de color blanco, con placa de circulación de Michoacán, cuando fue alcanzado por dos personas en una motocicleta y lo encararon.
Practicaron bajaron al automovilista. Al parecer discutieron varios minutos, después los ánimos se calentaron y el joven fue lesionado con la cacha de un arma, enseguida se escuchó una serie de disparos.
Los comerciantes vieron al joven automovilista correr. Aproximadamente a 200 metros del vehículo fue rematado por los agresores, quedando tirado boca abajo en la banqueta de la calle Luis Echeverría.
Agentes estatales corrieron al lugar del ataque, pero los motociclistas ya habían escapado.
Limpiaparabrisas que laboran en la zona aseveraron que los motociclistas, luego de disparar, escaparon tranquilamente, sin que nadie los persiguiera.
La zona fue acordonada 500 metros alrededor por elementos de la Policía Municipal de San Antonio de la Cal, en tanto agentes investigadores del Grupo de Homicidios llegaron arribaban a la zona acompañados de peritos para la inspección ocular.
Hallaron siete casquillos percutidos calibre 9 mm, mismos que fueron levantados y embalados en la cadena de custodia.
En el interior del auto se localizados dos cascos para motocicleta, los cuales fueron embalados al igual que dos teléfonos celulares que portaba el finado.
Recibió dos impactos de bala. Se estableció que un impacto le atravesó el brazo y le perforó el tórax y el otro lo tiene en la palma de la mano y penetró en el abdomen.
Su hermana, quien realizó la penosa identificación, contó que era originario de La Crucecita, Huatulco.
En la investigación resalta que hace dos años salió de Bahías y se fue a Minatitlán, Veracruz, al parecer por problemas con una novia. Seis meses antes volvió a la capital oaxaqueña.
Pese a las cámaras de seguridad y a testigos que presenciaron el ataque, no se ha logrado llevar ante el juez una petición para que conceda la orden de aprehensión, al no tener la certeza de la identidad de los sicarios.
Sin embargo, según el mito, éste no será uno de los cientos de casos sin resolver, aún cuando no se tengan avances sólidos al respecto.