Inteligencia artificial y educación
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Pegatinas Reivindicativas

Inteligencia artificial y educación

 


El futuro nos alcanzó… y parece que no estamos listos para ello. Uno de los encabezados más llamativos esta semana fue la presentación de Chat GPT-4. ¿Qué es? Pues bien, se trata de un tipo de inteligencia artificial basada en algoritmos y texto predictivo para generar nuevos textos originales. Es decir, una inteligencia artificial que escribe. 

El revuelo de esta semana se debió a que no se trata de la primera versión de esta inteligencia, pero sí la más actualizada, una que -en comparación a sus versiones previas- ya es capaz de escribir párrafos completos con oraciones coherentes y mayor precisión en el uso de sus fuentes.

¿Es perfecta? No, pero seguro que no tarda en mejorar de manera sustancial en pocos meses.

Uno de los grandes logros del Chat GPT-4 es haber aprobado exámenes que son aplicados en Estados Unidos para autorizar a las personas egresadas de las Universidades el ejercicio de su profesión, en diversas disciplinas como en derecho, materia en a que no solo aprobó, sino que registró resultados que lo equiparan con el 10 por ciento mejor calificado de la prueba.

¿Qué nos dice todo esto? Que los objetivos principales para los que nos prepara la educación actual ya pueden ser resueltos por una inteligencia artificial que no hará otra cosa que mejorar y mejorar.

Este avance tecnológico también devela que las estrategias de enseñanza de nuestro sistema educativo son decimonónicas y preponderantemente memorísticas.

No es sorpresa que, en una carrera como el derecho, esta inteligencia artificial haya destacado. Incluso en la mejor facultad de derecho de México -de la cual, la que suscribe es egresada- sigue cánones que en el siglo XIX tenían sentido al carecer de reproducción de textos de manera masiva que permitiera conocer las normas y prácticas del derecho. Se hacía necesario memorizar los textos y recitarlos con precisión para ser una buena p buen abogado. 

A pesar de los avances de imprenta, de reproducción y difusión de información así como en materia pedagógica, las prácticas en el aula se siguen apegando a la tradición de hace más de un siglo. 

La aparición de Chat GPT 4, nos obliga a replantear las estrategias, métodos y objetivos de la educación, pues los que actualmente prevalecen han sido superados en su vasta mayoría incluso antes de la llegada de la inteligencia artificial.

Más que recordar nombres, fechas, lugares y recitaciones, requerimos de una educación transformadora, que se centre en la comprensión de las realidades, narrativas y contextos; que dote a las personas de habilidades de razonar en lugar de memorizar fórmulas; que brinde herramientas para solucionar problemas y que, al final, aumente la libertad de las personas y las comunidades.

Para todo lo demás, tenemos Internet y Chat GPT 4.

@GalateaSwanson

 

PlayOn Content